Las vacunas y la menor incidencia logran reducir las restricciones en residencias

Los familiares de los usuarios celebran la adopción de las nuevas medidas que permitirán realizar visitas sin limitación en el número de visitantes ni del tiempo de duración, aunque recelan sobre si los centros de personas mayores cumplirán con la normativa

san pedro gaillos residencia los san pedro sala visitas
Una de las salas de visitas que las residencias tienen habilitadas para los encuentros entre familiares y usuarios.

Los familiares de los usuarios celebraron la adopción de las nuevas medidas que permitirán realizar visitas de un mayor número de personas y durante más tiempo. De esta forma, esperan que las direcciones de los centros de mayores implementen la nueva normativa cuanto antes.

Las residencias de mayores han representado uno de los puntos más sensibles desde el inicio de la pandemia, ya que el coronavirus era especialmente mortífero en personas de avanzada edad y con patologías previas, un patrón muy común entre los usuarios de estos espacios.

Ante ello, la Junta de Castilla y León decidió formar un ‘muro’ que hiciera casi imposible la entrada del patógeno dentro de las residencias, un aislante que provocó también que los usuarios que vivían en estos espacios pudieran tener poco o ningún contacto con sus familiares del exterior.

Sobre su eficacia, hay que destacar que este ‘muro normativo’ tejido por Sanidad ha conseguido que las residencias hayan permanecido mejor defendidas ante el patógeno. De esta forma, las medidas han evitado la entrada generalizada del virus en los centros de mayores, algo que ha evitado que se vuelva a producir la dramática situación que se dio en muchos centros durante los meses de marzo y abril.

La implantación de estas restricciones en los centros ha provocado numerosos conflictos entre las direcciones de los centros y los familiares de los usuarios

La implantación de estas restricciones en los centros ha provocado numerosos conflictos entre las direcciones de los centros y los familiares de los usuarios, situación que se perpetúa en la actualidad.

Ahora, tras la llegada de las vacunas inmunizadoras y la rebaja de la incidencia, la Junta ha abierto la mano con las visitas, permitiendo que se desarrollen sin limitación específica en cuanto al número de visitantes ni al tiempo de duración. Recordar, que antes de esta última actualización de la ‘Guía de actuaciones en Residencias de mayores’, estos centros tenían limitadas las visitas a una persona y a una hora con cita previa.

Respecto a las salidas al exterior, la actual Guía aclara que se permiten “las salidas al exterior de las personas residentes negativas en Covid-19 y sin sospecha de contagio, que residan en centros de servicios sociales”. “Estas salidas al exterior, teniendo en consideración la situación epidemiológica y el nivel de alerta de cada momento, estarán coordinadas con la dirección del centro para asegurar las medidas de seguridad necesarias tanto para el propio usuario como para evitar la propagación de la pandemia en el centro”, señala.

Optimismo en residencias

Desde las residencias de mayores, las directoras de los centros señalan que aunque se mantiene las medidas “hay menos preocupación a que el virus entre” gracias a las vacunas. “Se va viendo más luz, pero no queremos dar pasos muy grandes”, resume una de las responsables.

La situación es mejor, pero el miedo sigue ahí

Otra directora confirma esta visión, al señalar que ahora “se respira mejor” al poder contar con “más tranquilidad”. “La situación es mejor, pero el miedo sigue ahí”, reconoce.

Sobre las nuevas medidas, las directoras consultadas señalan que se van a acatar sin contratiempos, hasta el punto de admitir que los usuarios “necesitan salir y ver gente”, ya que tras mucho tiempo es “hora de que por fin disfruten”.

Sobre la relación con las familias en estos últimos meses, reconocen que no ha sido fácil compatibilizar el cumplimiento de las normas con dar respuesta a las demandas de los parientes. “Ahora vamos a permitir a más personas la entrada y por más tiempo, pero tampoco puede ser unas jornadas de puertas abiertas”, relata otra directora.

Esta responsable señala que aunque no nos guste “todos tenemos que vivir con esta situación”, pero que tras la llegada de las vacunas “no podemos quitar a los abuelos el calor de las familias”.

Precisamente estas familias muestran su satisfacción ante la relajación de las medidas sobre las visitas, aunque se muestran cautelosas por la posibilidad de que las direcciones de los centros decidan no dar cumplimiento a las mismas.

Visión de las familias

La portavoz de la Plataforma de Afectados por la Gestión de las Residencias en Castilla y León, Ana Redondo, señala que de manera sistemática se han incumplido las pautas marcadas por la Junta desde el inicio de la pandemia en las residencias. “No se cumplió en diciembre, ni en enero, así que pensamos que tampoco se acatará en febrero”, añade sobre la Guía.

Preguntada sobre las razones aportadas por los centros, Redondo señala que se han puesto todo tipo de “excusas” que siempre giran en torno a cuidar la salud de los usuarios, pero reivindica que los mayores “no pueden estar aislados de sus familiares” y afirma rotundamente que en las residencias están “muy cómodos con las familias fuera de los centros”.

Es importante para los usuarios estar con sus familiares, es muy duro para ellos esta ausencia

También señala a la Junta, a la que acusa de no velar por el cumplimiento de las medidas a pesar de saber que lo establecido en la Guía no se estaba aplicando en muchas residencias. “Es importante para los usuarios estar con sus familiares, es muy duro para ellos esta ausencia”, aclara.

“Tenemos la esperanza de que se cumplan las medidas, otra cosa es que confiemos”, indica Redondo a la vez que recuerda que “el tiempo perdido no se va a poder recuperar”. “El problema, por desgracia, no ha terminado”, remarca.

Estos incumplimientos son refutados por algunos de los familiares con los que ha contactado este periódico. Todas las declaraciones critican que las residencias “han hecho de su casa un cortijo”. Reclaman que los familiares están en su derecho de revisar el trabajo desarrollado por el personal en las residencias, así como el deber de atender las posibles necesidades que tengan sus parientes. “Algunas situaciones han sido deshumanizadoras”, relata una de las familiares con indignación.

Cambios de la nueva Guía

Sobre las visitas*. Las personas que viven en los centros residenciales, podrán recibir visitas sin limitación específica ni del número de visitantes, ni del tiempo de duración de cada visita. Cada centro en todo caso, en función de sus posibilidades organizativas, deberá gestionar y coordinar esas visitas para que las mismas puedan ser realizadas con todas las medidas de seguridad necesarias.
Sobre las salidas de los residentes*. Las salidas de los residentes se continuarán realizando en los mismos términos y requisitos de seguridad a los que se venían efectuando hasta la fecha. Como medida general, se permiten las salidas al exterior de las personas residentes negativas en COVID-19 y sin sospecha de contagio, que residan en centros de servicios sociales.
Sobre la zonificación de centros. Se suprime la obligación de reserva del 5% de plazas para alojar a posibles residentes que precisen vigilancia especial.
Sobre las medidas de vigilancia y control de la pandemia. Se actualiza la información técnica de acuerdo a los criterios establecidos por las autoridades sanitarias.
* La sospecha o detección de un brote en un centro residencial conducirá de forma automática al cierre del centro a visitas y salidas al exterior de los residentes, en tanto el brote no se considere epidemiológicamente controlado por parte de la autoridad competente.