La consejera Isabel Blanco atiende las explicaciones sobre la remodelación de la Residencia Mixta. /ICAL
La consejera Isabel Blanco atiende las explicaciones sobre la remodelación de la Residencia Mixta. /ICAL

La Residencia Mixta para personas mayores de Segovia avanza en su proceso de transformación en un centro de unidades de convivencia, modelo asistencial por el que apuesta y está implantando la Junta de Castilla y León.

La proyección de la Consejería  de Familia e Igualdad de Oportunidades es que los trabajos de transformación de espacios, para crear una comunidad de hogares, concluyan a finales de 2023. Antes, para el otoño del presente año  está previsto que la Mixta cuente con las primeras cuatro unidades de convivencia.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, visitaba ayer las obras que se están llevando a cabo en la Residencia Mixta para personas mayores de Segovia con el objetivo de adaptarla en su totalidad al nuevo modelo de atención residencial basado en unidades de convivencia que impulsa la Junta de Castilla y León.

Blanco mostró su satisfacción al comprobar el buen ritmo de las mejoras a pesar del difícil contexto actual, tanto a nivel nacional como internacional, marcado por la crisis económica y los problemas de suministro de material y destacó que “en ningún momento hemos interrumpido nuestro compromiso de ejecución de las inversiones en centros de personas mayores, financiadas con cargo a los fondos europeos”.

Con un presupuesto previsto de 5,3 millones de euros, las obras en marcha incrementarán en 60 el número de plazas para personas dependientes y permitirán la implantación de cuatro unidades de convivencia, así como mejorar otras estancias comunes.

Los trabajos se iniciaron a finales de octubre de 2021 con un plazo de ejecución de dos años en distintas etapas,—un año por fase—, sin que haya dejado de prestar los servicios a las personas mayores en ningún momento. El proyecto  en ejecución, correspondiente a la primera fase de la reforma integral, afecta principalmente a las plantas primera y segunda. En la primera, se crearán dos unidades de convivencia –una con capacidad para 16 residentes y otra para 12– y se integrarán el área asistencial y de enfermería. En la segunda planta se habilitarán otras dos unidades de convivencia, cada una con espacio para 16 personas.

Las unidades de convivencia se conciben como pequeños hogares dentro de los centros residenciales. Son espacios similares a los domésticos, pensados para favorecer que el usuario siga manteniendo su intimidad y el control de su vida y se encuentre como en su propia casa. En el caso de la residencia segoviana, estos módulos estarán compuestos por las habitaciones, una sala de estar-comedor con oficio y con una dependencia para el personal y un baño apto para camillas.

En la planta semisótano se reorganiza la unidad de estancias diurnas, mejorando los espacios y dotándola con dos unidades de 16 plazas cada una. Además, se remodelará la zona de vestuarios y la antigua zona de fisioterapia.

Asimismo, está prevista una intervención en la planta baja que implicará el remozado de la zona de administración, vestíbulo, comedor y centro social y la finalización de la sustitución de las cubiertas, iniciada en una fase anterior de obras. La rehabilitación también conllevará la sustitución de ascensores en el conjunto del complejo por razones de funcionalidad y seguridad. La actuación alcanza a una superficie de más de 4.100 metros cuadrados para que todos los espacios puedan ser usados con comodidad y funcionalidad por las personas dependientes.

Una vez culminada esta intervención, se continuará con la implantación progresiva de nuevas unidades de convivencia en las plantas tercera y cuarta donde se ubican las 84 plazas para personas dependientes que ya fueron objeto de reconversión. La pretensión de futuro es que todo el centro funcione bajo el nuevo modelo de atención residencial con unidades de convivencia.

Estas obras tienen como finalidad la modernización y adaptación arquitectónica y funcional al nuevo modelo de atención residencial que sitúan a la persona en el centro mismo de su actividad, de su organización y de su arquitectura.

Dicho modelo incorpora mejoras cuyo objetivo último es incrementar la protección de las personas más vulnerables, como son las que por su edad o patologías viven en las residencias, convirtiendo así a estos centros en un lugar lo más parecido a un hogar.

La consejera, además, señaló que las actuaciones previstas en los centros dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales, por un importe cercano a los 100 millones de euros, abarcan tanto la construcción de nuevos centros como la mejora, modernización y equipamiento de los ya existentes, financiadas gran parte de ellas con cargo a los Fondos Europeos de Resiliencia, REACT EU o PIREP. En este sentido, ha afirmado que, en el momento actual, el 100 % de las 15 actuaciones en residencias de personas mayores financiadas con cargo a estos fondos están ya iniciadas, ya sea en proceso de licitación de proyectos o de contratación de obra.

Asimismo, Blanco recordó que este modelo de atención se trasladará a todas las residencias de la Comunidad a través de la futura Ley reguladora del modelo de atención residencial para cuidados de larga duración en Castilla y León, que continuará su tramitación en esta nueva legislatura.

A licitación los trabajos de la Asistida

En su visita, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades también anunció que las obras de la Residencia Asistida están en proceso de licitación. De los 9,8 millones de euros de inversión previstos, 8 están destinados a la reforma de los comedores de planta y a una intervención integral de mejora del edificio que afectará a la fachada, carpinterías y a la cubierta.

Además, en paralelo se remodelará el centro para la implantación de cuatro unidades de convivencia en el ala suroeste de las plantas primera a cuarta, con una financiación estimada de casi 2 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses. Una obra que está previsto que se ejecute en dos fases. Una vez que acaben estas actuaciones, “está previsto continuar el proceso de remodelación y adaptación de la estructura de la Residencia Asistida para que también este centro funcione íntegramente bajo el nuevo modelo de atención residencial”. De acuerdo a las explicaciones de Isabel Blanco, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades invierte 15,1 millones de euros en las residencias Mixta y Asistida de Segovia para adaptarlas al nuevo modelo de atención que impulsa la Junta.

Los socialistas califican de ‘mero postureo’ la visita a Segovia de Isabel Blanco

Los procuradores socialistas José Luis Vázquez y Alicia Palomo señalan que la visita de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, a la Residencia Mixta de Segovia es “mero postureo” y lamentan que “la señora Blanco venga ahora a visitar unas obras de remodelación después de haber votado en contra de que se realizaran cuando desde el Grupo Socialista en las Cortes insistimos en que estas actuaciones no podían demorarse”.

“Sólo ahora, que gracias a los 20 millones de euros que el Gobierno de Pedro Sánchez ha transferido a la Junta provenientes de los fondos europeos, se van a realizar las obras de acondicionamiento tan necesarias en los centros de mayores dependientes de la Junta, la consejera se digna venir a hacerse una foto”, reprochan los socialistas.

Vázquez y Palomo instan a la consejera de Familia  “a ser honrada” y explicar a las segovianas y segovianos que las reformas se están llevando a cabo “única y exclusivamente” gracias a los fondos transferidos desde el Gobierno de España. “Una inversión proveniente de esos fondos europeos que el PP intentó boicotear hasta la saciedad y que hoy sirven a la señora Blanco para hacerse una foto en un centro que la Junta lleva años abandonando a su suerte”, señalan los procuradores socialistas.