5 2nerea WEB
Marga coloca algunos de los productos que vende en su tienda La Gloria. / NEREA LLORENTE

El aumento de los contagios por Covid-19 en la provincia ha repercutido en los planes navideños de los segovianos. Los grandes banquetes previstos por muchas familias han dejado paso a unas celebraciones más íntimas, lo que ha beneficiado a las tiendas de barrio. “En Nochebuena tenemos los pedidos solo de los clientes que son habituales o, por otro lado, los que van a cenar en familia o en pequeños grupos”, indica Margarita, propietaria de La Gloria, una pequeña tienda gourmet en el barrio segoviano de Santa Eulalia. “Cuando se van a juntar muchos, la gente generalmente va a los grandes almacenes a hacer grandes compras”, sostiene.

Sin embargo, sin previo aviso, la pandemia ha provocado que las cenas familiares con muchos comensales se paren en seco. De este modo, Marga ha notificado el aumento de los pedidos y las ventas en su tienda en los últimos días, un hecho que también se extiende a otros pequeños comercios y que de modo parecido sucedió el pasado año: “En la Navidad de 2020, como no se podían juntar muchos, la gente compraba aquí las cosas de la cena”, recuerda Marga.

Por otra parte, también hace referencia a una mayor apuesta por la calidad de los productos: “Ya que van a cenar pocos, prefieren mejores productos, lo hemos visto mucho en las gambas y vinos de mayor calidad”, detalla. “Es más caro lógicamente que comprarlo en un gran almacén porque la cantidad que nosotros manejamos no tiene nada que ver”, asevera.

En suma a ello, hace hincapié en el producto segoviano, “al que llevamos por bandera desde hace siete años”. Pero también pone en valor las compras navideñas en las tiendas de barrio: “Aquí se conocen las historias de la gente, damos el trato que se ha dado siempre”, concluye.