Las terrazas de la Plaza Mayor y de otras lugares de la capital y de la provincia han estado frecuentadas por madrileños las últimas semanas. / Kamarero

Nueve medidas y dos recomendaciones serán a partir de hoy viernes por la noche de obligado cumplimiento en Madrid capital y otros nueve municipios de la Comunidad vecina. Sus ciudadanos no podrán salir de su localidad salvo desplazamientos justificados. En una provincia limítrofe como Segovia se observa con temor todo lo que ocurre en Madrid en relación con la pandemia y, sin duda, las restricciones a la movilidad afectarán a la economía segoviana y especialmente a la actividad hostelera.

Las medidas afectan, además de a la capital madrileña, a los municipios de Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Parla. En total son 4.786.948 los residentes en estas diez ciudades que superan la tasa de 500 contagios de coronavirus por 100.000 habitantes en 14 días, tienen un porcentaje de positividad en los test superior al 10 % y una ocupación en UCI superior al 35 % en su región.

A partir de la entrada en vigor, ¿qué pueden y qué no hacer? En cuanto a lo que afecta a los madrileños que tenían pensado visitar Segovia en los próximos días, en general se pueden ir olvidando porque con el documento de Sanidad se restringe la entrada y salida de esos municipios salvo que el desplazamiento esté “justificado” y sea para alguno de los siguientes motivos: asistir al centro de salud, al trabajo, a los centros escolares y universidades, volver a la residencia habitual, asistir a mayores, menores y dependientes; y desplazarse a bancos, juzgados u otros organismos públicos.

Es decir, podrán venir los madrileños que tengan su puesto de trabajo o lugar de estudio en la provincia de Segovia, al igual que en sentido contrario, las decenas de segovianos que trabajan en la Comunidad vecina podrán acudir a la capital del Estado y a las otras nueve ciudades madrileñas.

También se permitirá esos desplazamientos para renovaciones de permisos y documentación oficial, trámites administrativos inaplazables; realización de exámenes o pruebas oficiales también “inaplazables”; y por causa de fuerza mayor, entre otros.

Los próximos fines de semana no van a ser lo mismo en las terrazas de hostelería de Segovia y otras localidades de la provincia, y no solo por la meteorología desfavorable, sino porque en sector tienen claro que la clientela de la Comunidad vecina es fiel siempre que les dejen moverse.

Recurso

En el pleno de la Asamblea de Madrid de ayer jueves, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, anunció que cumplirá “de manera estricta” la orden del Gobierno central pero ha avisado que la llevará “a los tribunales” para “defender los intereses legítimos de los madrileños”.

Ayuso afirmó que los vecinos de las áreas sanitarias que ya están sometidas a confinamientos perimetrales “pueden estar meses” en esta situación a causa de las medidas aprobadas por el Gobierno de Pedro Sánchez, que “es el primero que les va a restringir la movilidad y encima sin criterios objetivos”.

Reprochó, además, a la izquierda que critique las restricciones de movilidad activadas por la Comunidad en las últimas semanas basándose en una “falsa dicotomía demagógica que no se cree la gente obrera”. Desde el 21 de septiembre pasado 37 áreas sanitarias (ampliadas a 45 una semana después) de la Comunidad de Madrid están sujetas a esas medidas restrictivas, de modo que no se pueden entrar y salir en su perímetro salvo para actividades esenciales como trabajar, ir al médico o al colegio.

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad y una mayoría de Comunidades Autónomas acordaron en el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles 9 medidas para controlar la expansión de la Covid que son de obligado cumplimiento, con las que se restringe las entradas y salidas en municipios de más de 100.000 habitantes con mayor incidencia de contagios.

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, ha acusado al Gobierno de presentar una “resolución discrecional” y “a la carta contra el PP” sin la firma del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para evitar posibles responsabilidades.

Casado ha cuestionado a Sánchez “por qué ahora, sin modificar la legislación y amparado en una resolución administrativa, se puede limitar la movilidad y en mayo no”.

“Porque les da la gana”, ha asegurado el presidente del PP, que ha anunciado que su partido ejercerá, “como siempre”, una oposición firme y responsable cumpliendo la ley porque ahora lo importante son los españoles y la salud está por encima de todo.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha señalado en un mensaje de Twitter que “el Gobierno ha llegado tarde, pero al fin reconoce que es la única salida. Ahora toca colaborar más y pelearnos menos en ruedas de prensa o tribunales para salvar vidas”.

Recuerda en el mismo tuit que Ciudadanos lleva meses “pidiendo unos criterios claros y únicos en toda España para hacer frente a la pandemia”.

Castilla y León

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha sostenido que la Comunidad respaldó el miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud las medidas planteadas por el Ministerio para frenar la Covid “pensando en que era lo mejor para los ciudadanos de la Comunidad y de España”.

En una entrevista en Onda Cero, añadió ayer que nadie de la dirección nacional de su partido, el PP, se dirigió a él o al alguien de su gobierno para indicarle lo que debía votar en ese Consejero Interterritorial de Salud.

Castilla y León, que gobiernan PP y Cs, fue la única comunidad con gobierno popular que secundó las medidas planteadas por el Ministerio.

El titular de la Junta de Castilla y León ha respaldado la postura de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, de Cs, y ha recordado que el mismo a través de las redes sociales ya defendió que era ese Consejo Interterritorial donde se debían tomar las decisiones y buscar soluciones comunes a los problemas.

Precisamente, Casado volvió a insistir “empecinada” al Ministerio de Sanidad en que se deben adoptar medidas en el AVE y autobuses que enlazan con otras autonomías, en especial con Madrid, aunque ello suponga aumentar las frecuencias o el número de trenes.

Castilla y León ya pidió al Gobierno una reducción del aforo del 50 por ciento con asientos enfrentados y que se observen las medidas de distancia de metro y medio, mascarilla e higiene de manos.

Y si eso supone “aumentar las frecuencias y el número de trenes, hágase”, ha zanjado.

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), aseguró que en esta Comunidad y en materia de Sanidad “siempre se ha hecho lo que ha dicho Casado, Verónica Casado”, en referencia a la circunstancia de que la consejera castellanoleonesa tiene el mismo apellido que el líder nacional del PP, Pablo Casado.

Con estas palabras, pronunciadas por Igea en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, se refirió al hecho de que Pablo Casado aludió a que todas las autonomías con consejeros de Sanidad pertenecientes al PP habían votado no en el Consejo Interterritorial de Salud de ayer.

‘Valladolid este’

En Castilla y León sólo el área de salud de ‘Valladolid este’ supera en estos momentos los 500 casos acumulados por 100.000 habitantes en 14 días, aunque en conjunto el dato de la ciudad es de 365, y es una de las dos capitales, junto a León, con 382 casos, con más riesgo de un confinamiento ya que cumplen los otros dos criterios de porcentaje de positivos y ocupación de UCIs.

Así lo destacó ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que explicó que no hay ningún planteamiento para confinar la Comunidad si aumentan los contagios, ya que el virus no sabe de fronteras y si se da el confinamiento sería el de toda España y “todos a nuestras casas”.

Este jueves Castilla y León tenía 375 casos por 100.000 en los últimos 14 días, con 177,5 en los últimos siete, lo que indica que los casos aunque siguen subiendo están reduciendo el ritmo, esto es la curva sigue creciendo pero aplanada.

En cuanto al resto de capitales de provincia, en Ávila ese dato es de 340, con 239 en Burgos, 531,8 en Palencia, que por eso está en este momento con restricciones en los aforos y que no supera los 100.000 habitantes; Salamanca tiene 391, aunque viene de un dato más alto por lo que está reduciendo la incidencia; con 240 en Segovia, 171 en Soria y 354 en Zamora.

Tanto la consejera de Sanidad como el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, han insistido en que el modelo que ha adoptado la Comunidad, siguiendo la recomendación de su grupo de expertos, es confinar por zonas básicas de salud o por el municipio entero en el caso de las ciudades.