FES RP Informe Alerta Pyme KAM2445
Un grupo de empresarios locales conoció los resultados de la encuesta a través de una original dinámica de grupo creada a tal fin por la consultora Tactio. / KAMARERO

Optimismo moderado, cautela e incertidumbre son los tres conceptos que definen el sentimiento común del tejido empresarial segoviano sobre el futuro económico de la provincia y las posibilidades de desarrollo y crecimiento de sus negocios de cara a los próximos meses. Estas conclusiones emanan del informe ‘Alerta pyme’, elaborado por la consultora Tactio en colaboración con la Federación Empresarial Segoviana (FES), que ha testado la opinión de un total de 112 empresas de la provincia –en su mayoría pymes- a través de una encuesta cuyos principales resultados fueron dados a conocer ayer por el director de la empresa consultora Mario Monrós y el presidente de la patronal segoviana Andrés Ortega.

El ‘Tactiómetro’ realizado en la provincia muestra un paisaje en el que el optimismo emanado de la mejora en las condiciones sanitarias de la pandemia y la progresiva recuperación del ritmo laboral y empresarial es sensiblemente mayor al registrado en el mismo periodo del pasado año, cuando la crisis del coronavirus estaba en pleno apogeo.

Así, Monrós señaló que la encuesta ha dejado claro que las pequeñas y medianas empresas de la provincia ven más halagüeño su propio futuro que el del conjunto de la economía. De este modo, cuatro de cada 10 empresas preguntadas sobre sus previsiones acerca de la recuperación económica la sitúan entre finales de este año y el primer trimestre de 2022, pero más de la mitad de las encuestadas se sitúan a sí mismas en ligera o fuerte recuperación. Por sectores, las más optimistas pertenecen al agrícola, y el pesimismo es más común en el comercio o la construcción.

Otro de los detalles de la encuesta señala que la empresa familiar se muestra más precavida en esta materia, ya que sólo el 21% de las pertenecientes a este ámbito consideran que la recuperación se concretará en el primer tercio del próximo año, frente al 26% de las no familiar.

Monrós destacó que esta situación optimista no se traduce a efectos prácticos en la posibilidad de crecimiento en el empleo, ya que dos terceras partes de las empresas encuestadas aseguran que no prevén aumentar sus plantillas en los próximos meses, y sólo una de cada cinco consideran la contratación de nuevos empleados cifrada entre uno y cinco trabajadores. Asimismo, señaló las dificultades expresadas por las empresas para contar con empleo especializado y poder captar talento local para sectores especialmente relacionados con las tecnologías.

GRAFICO 1

También puso de manifiesto la oportunidad que supone el pequeño tamaño de las empresas en la provincia –el 95% del total en la provincia-, así como su carácter eminentemente familiar, que permiten aplicar con mayor agilidad las medidas de corrección necesarias para adaptarse a las demandas del cliente.

Es la organización una de las principales preocupaciones expresadas en el estudio realizado por Tactio. Así, en sus conclusiones se constata la flexibilización de las estrategias de crecimiento y expansión a largo plazo, optando por mejorar la organización interna “para disponer de la agilidad suficiente a la hora de tomar decisiones en esta era tan incierta”, aseguró el director de la consultora.

En el apartado de preocupaciones, las empresas segovianas señalan la transformación digital como uno de los principales quebraderos de cabeza para el tejido empresarial, ya que la pandemia ha acelerado la aplicación de las nuevas tecnologías tanto en la gestión como en la comercialización de los productos; y de manera más singular en las empresas familiares. La competencia es la segunda gran preocupación que evidencia la encuesta, donde los empresarios señalan que los costes de producción han hecho aumentar la presión en determinados sectores, con precios a la baja pese al encarecimiento de las materias primas que penalizan mucho a todos los sectores por aspectos coyunturales como la subida de aranceles o el ‘brexit’. Pese a esta preocupación, las empresas segovianas señalan que no disponen de red comercial propia y no hay “cultura de pago con grandes incentivos en esta área”, y tan sólo el 20 por ciento del total disponen de proyectos de desarrollo comercial y marketing, lo que en opinión de Mario Monrós cuestiona que las pymes “estén haciendo todo lo que está en su mano para vender mejor”.

En este sentido, indicó que Segovia “debe alejarse de estereotipos locales y saber vender sus propios ecosistemas, que los tiene”. “El reto es crecer de forma digital y sostenible, atraer talento y explotar sus puntos fuertes para acelerar la recuperación”, concluyó.

Aprovechar la capacidad interna, asignatura pendiente

GRAFICO 2

La encuesta dedica uno de sus principales bloques a establecer un análisis crítico con respecto al aprovechamiento de la capacidad interna de desarrollo de las empresas, donde se detecta una de las principales debilidades del tejido empresarial en la provincia. Así, la encuesta señala que una de cada cuatro empresas reconoce estar por debajo del 60 por ciento de aprovechamiento de su capacidad, y en función de la tipología de las empresas se aprecia una tendencia clara, en la que a menor tamaño de empresa, más porcentaje de empresas con un menor grado de aprovechamiento de su capacidad interna.

Analizando los datos por sectores, comercio y hostelería son con claridad los que menos dicen estar aprovechando sus recursos internos, y en el grupo focal que ha complementado el análisis del informe los empresarios del sector hostelero aseguran que “estábamos trabajando tanto antes de la pandemia que no se analizaba el rendimiento, y ahora se hace semana a semana y se observa que antes no se aprovechaban bien los recursos“. También se achaca este bajo aprovechamiento de los recursos internos al aumento de los costes, lo que provoca que para aumentar la rentabilidad las empresas se vean obligadas a reducir su capacidad productiva; con menos volumen pero más rentabilidad”.

En cuanto a la posibilidad de crear una red comercial, casi la mitad de las encuestadas afirman carecer de este recurso al considerar que no la necesitan sobre todo en las empresas más pequeñas, lo que contrasta con la opinión de las de mayor volumen de negocio, que aseguran que “hoy no se concibe una empresa sin una estructura comercial”.

La llegada de los fondos europeos, una incertidumbre más

GRAFICO 3

La llegada de los fondos europeos Next Generation que la Unión Europea ha habilitado para la recuperación y transformación económica tras la crisis sanitaria supone una oportunidad real para consolidar los proyectos empresariales generados durante este tiempo. Los 140.000 millones que recibirá España en los próximos seis años son valorados con un cierto escepticismo por las empresas segovianas, que ponen en cuestión el reparto de los fondos así como los problemas burocráticos que pueda suponer su gestión.

Así, una de cada cinco empresas asegura no haber oído hablar de los mencionados fondos, mientras que el 72,3 asegura conocerlos, y los sectores de construcción, metal, maquinaria y servicios financieros son los que se sitúan en los primeros lugares del nivel de conocimiento.

En cuanto a su destino, la mayoría expresa su desconfianza en que puedan llegar a las pymes, y sólo el 15 por ciento de las encuestadas creen que alcanzarán a este sector. La mayor parte señala que estos recursos se quedarán en las grandes empresas o en las administraciones públicas, pero se pone de manifiesto que las pymes deberían implantar los proyectos subvencionables al margen de la existencia de los citados fondos.