Algunos trabajos continuaban esta semana en la zona de acceso al edificio. / Nerea LLorente
Publicidad

Las obras de finalización del edificio del Centro de Innovación y Desarrollo (CIDE), que se ejecutan en el espacio del CAT (Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia), deberían finalizar dentro de un mes, concretamente el 9 de enero, según figura en el contrato firmado entre el Ayuntamiento de Segovia y la empresa adjudicataria, Rogasa Construcciones y Contratas.

Así lo ha confirmado el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora, quien ha reconocido que todavía están pendientes “algunos remates”, así como el mobiliario de las zonas comunes, que corresponde al Ayuntamiento, ya que las empresas que se incorporen a los diferentes espacios del mismo los amueblarán y equiparán de acuerdo a sus necesidades.

Como se recordará, La Junta de Gobierno Local del consistorio segoviano propuso en octubre de 2018 la formalización del contrato de obras de finalización de este inmueble con Rogasa, al considerar la Mesa de Contratación que su oferta era la más ventajosa. El coste económico se fijó entonces en una cifra cercana a los tres millones (2.991.734 euros).

La planificación inicial para el desarrollo de las actuaciones pendientes contemplaba entonces su inicio en la primera semana del mes de noviembre de 2018 y su finalización en la cuarta semana de abril de este año, aunque el acta de recepción y la certificación final se posponía hasta mayo/junio. La alcaldesa, Clara Luquero, ya advirtió antes de las elecciones municipales de mayo que todo indicaba que podían prolongarse al menos hasta el mes de agosto.

Un mes después, en septiembre, el Gobierno municipal anunció la necesidad de modificar el contrato para hacer frente a “circunstancias sobrevenidas que han ido apareciendo durante la ejecución de las obras”.

En este sentido, el 31 de octubre se formalizó la modificación del contrato, lo que supuso un incremento del coste en 248.481 euros (con impuestos) hasta alcanzar la cifra total de 3.868.479,63 euros.

Se fijó entonces un plazo de ejecución de dos meses para la terminación de los nuevos trabajos desde el inicio de los mismos.

Los responsables municipales han señalado que las circunstancias que motivaron estas obras a mayores actualmente todavía en ejecución “fueron imprevisibles”, ya que durante la redacción del proyecto “no se pudo detectar el estado defectuoso” de las instalaciones debido a la falta de uso y las inclemencias meteorológicas durante el prolongado periodo de tiempo en que el edificio permaneció inconcluso y sin obras.

En el caso de que la empresa no termine las obras para el 9 de enero, sin causa suficientemente justificada, el Ayuntamiento podría imponer penalidades económicas, 0,60 euros por cada 1.000 euros del precio del contrato (sin incluir IVA), según establece el pliego de condiciones administrativas particulares en las que se basa el contrato. El documento incide además en que este edificio “albergará diferentes empresas que han mostrado interés en radicarse en el mismo por lo que es necesario ser rigurosos con los plazos”.