El centro se ubicará en una parcela muy próxima a la Biblioteca Pública del Estado, en el barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra. / Kamarero
Publicidad

Las obras del Centro de Alzheimer de Segovia comenzarán el próximo mes de septiembre. Al menos esa es la previsión de AFA, asociación que promueve este edificio asistencial, con el apoyo de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Segovia. En estos días se ha procedido a la apertura de los sobres con las ofertas de las empresas interesadas en la construcción del edificio en una parcela del barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

La presidenta de AFA Segovia (Asociación de familiares de enfermos de alzheimer), Isabel Miranda, ha explicado a El Adelantado que fueron invitadas varias empresas de Segovia y su entorno y, antes de dar a conocer a la que finalmente ha sido elegida, conforme a las prescripciones de un pliego técnico, quiere ponerse en contacto con los responsables de la media docena, aproximadamente, que finalmente ha presentado ofertas.

Como se recordará, la intención inicial de AFA era que las obras comenzaran antes de que finalizara 2019 pero, una serie de tramitaciones administrativas, en relación con la ampliación de la cesión de la parcela municipañ, y la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria de la Covid-19, lo han retrasado.

Miranda explica, sin embargo, que en este momento “todo está muy avanzado” y el viernes 31 de julio se formalizó ya la segregación y la cesión de 300 metros cuadrados adicionales a la parcela inicial, por lo que destaca el apoyo recibido desde el gobierno municipal para hacer realidad este proyecto.

Una vez “salvados todos los escollos”, que no han sido pocos, ya que la idea fue lanzada a las administraciones públicas y a la sociedad segoviana desde AFA en el año 2008, como bien recuerda su presidenta, esta confía ahora en que se cumplan los plazos de ejecución de un edificio multiservicios que ocupará una parcela de 1.200 metros cuadrados, muy próxima a la Biblioteca Pública del Estado.

Características

El presupuesto inicial de las obras de ejecución de este Centro de Día con Unidades de Estancias Diurnas y Centro Multiservicios asciende a 1.350.000 euros, de los que el 70% se corresponden con una subvención de la Junta de Castilla y León, que en mayo de 2019 aprobó la transferencia a esta asociación por importe de 945.000 euros, y se materializará a lo largo de tres ejercicios, conforme al plazo de ejecución del proyecto.

La inversión restante correrá a cargo de AFA; es decir 410.000 euros. Son muchas las iniciativas solidarias que se han sucedido en Segovia y otras localidades de la provincia para contribuir a la financiación de un centro muy necesario, ya que es la única capital de provincia de Castilla y León que no cuenta con un centro específico de estas características.

La Unidad de Estancias Diurnas ofrecerá un servicio similar al que AFA ofrece actualmente en las dependencias que utiliza en el Centro Integral de Servicios Sociales (CISS) de La Albuera, un edificio municipal que gestiona la Concejalía de Servicios Sociales, aunque el número de usuarios podrá ampliarse sensiblemente.

Unidades de convivencia

La atención pasará a prestarse en tres unidades de convivencia para un máximo de 16 personas cada una. Están concebidas en el proyecto como un hogar con salón, comedor con office y dos baños geriátricos.

En cuanto a su función como centro multiservicios, está previsto que incorpore los talleres de promoción de la autonomía personal que la asociación está lleva a cabo en el CISS y además podrían acreditarse otros dos más para ofrecer mayor cobertura a las personas afectadas por demencia.

El año pasado, la Asociación de familiares de enfermos de alzheimer dio servicio a 90 personas en el CISS y en los domicilios familiares. Resolvió, además, en torno a 250 peticiones de información y asesoramiento.

Además de la Unidad de Estancias Diurnas, que hasta la pandemia daba servicio a unas 30 personas, y los talleres de estimulación cognitiva, que suman en torno a 40, hay un servicio de ayuda a domicilio. AFA cuenta, por otra parte, con un programa de apoyo a los familiares que cuidan de enfermos para ayudarles a convivir con el nivel de carga psicológica y emocional derivado de los cuidados continuados.

El número de socios supera actualmente los cuatro centenares y los trabajadores se acercan a la veintena. Mantiene también un programa de voluntariado.

642.840 euros

La alcaldesa, Clara Luquero, acompañada por el entonces concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, firmó en mayo de 2019 la concesión del uso de la parcela de titularidad municipal a la Asociación de familiares y enfermos de alzheimer (AFA), representada en ese acto oficial y ante notario por su presidenta, Isabel Miranda.

Aunque posteriormente se ha producido la incorporación de 300 metros cuadrados más para poder ejecutar el proyecto completo, ya que de lo contrario la normativa urbanística, debido al espacio obligado para aparcamiento, lo limitaba, en ese momento ya se concretó la cesión para un periodo de 75 años.

El Ayuntamiento de Segovia ha informado de que el terreno está valorado en 642.840 euros y cuenta con 1.200 metros cuadrados, superficie que ocupará un edificio a construir con servicios de estancias diurnas y promoción de la autonomía personal para enfermos de alzheimer de Segovia.

El Consistorio, que ya viene colaborando desde hace más de una década con AFA, con la cesión de un espacio en el Centro Integral de Servicios Sociales de La Albuera, señala que con la puesta a disposición de la parcela “completa su compromiso con la finalidad de que se pueda prestar la atención adecuada y en las condiciones que se merecen, a estos enfermos y a sus familias”.

Confinamiento

Cuenta Isabel Miranda, que algunos usuarios son “irrecuperables”. Nada es igual desde que apareció la Covid-19 en los servicios que ofrece esta entidad en un espacio municipal, el Centro Integral de Servicios Sociales (CISS), ubicado en el barrio de La Albuera.

“Lo hemos pasado muy mal durante el confinamiento”, sostiene la responsable de una asociación que poco antes de que se decretara el estado de alarma tuvo que suspender la atención presencial como medida de precaución tras conocer que uno de sus usuarios estaba afectado por la Covid-19 e ingresó en el Hospital el 9 de marzo.

Elementos utilizados por AFA para sus talleres de estimulación temprana con enfermos de Alzheimer. / E. A.

Vuelta a la actividad

Miranda comenta que la asociación tuvo que acogerse a un ERTE (expediente de regulación de empleo temporal) para los empleados de sus servicios asistenciales, que desde el día 1 ya se han incorporado a la actividad pero no ha quedado más remedio que limitar a veinte el número de usuarios que acuden al CISS.

“Es muy triste tener que decir a diez que no pueden venir” pero, aunque los responsables municipales, han hecho todo los posible por ampliar el espacio destinado a la asociación, “no ha podido ser”. “Cuando tengamos el centro propio, si fuera necesario se podrá habilitar el gimnasio u otras estancias pero ahora no ha habido más remedio”, añade.

En cualquier caso, aunque el número de plazas podrá incrementarse en el centro todavía por construir, Miranda señala que “hay que ser realistas y empezaremos con un máximo de 45 para estancias diurnas”, 15 más que lo que venía ofreciendo hasta la crisis sanitaria.

AFA quiere potenciar los talleres de estimulación temprana que ya estaba impartiendo, “con muy buenos resultados”, según la presidenta, para ejercitar capacidades cognitivas y físicas, potenciar la autonomía personal y favorecer las relaciones sociales y la participación.