FEMUR RP Premios KAM4097
La presidenta y la secretaria general de FEMUR el Día Internacional de la Mujer Rural./ KAMARERO

La presidenta nacional de la Federación de Mujeres Rurales (FEMUR), Juana Borrego, reclama formación en igualdad y servicios que garanticen una respuesta rápida y cercana frente a la violencia de género que se ensaña con las habitantes de los pueblos.

Seguimos con pocos servicios cercanos donde las mujeres pueden acudir rápidamente, en situaciones urgentes, cuando sufren maltrato”, ha denunciado Juana Borrego. Así FEMUR urge que los servicios que existen en los pueblos pequeños, que en muchas ocasiones son “mínimos”, como las farmacias, puedan prestar este tipo de asistencia para las mujeres que sufren violencia. Juana Borrego ha hecho estas declaraciones con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Rural, celebrado el 15 de octubre.

No queremos ni una víctima más y seguiremos luchando con programas innovadores y de sensibilización para la población general” proclama la presidenta de la Federación que cumple 30 años de trabajando por la defensa y promoción de las mujeres rurales. Esta organización considera que es necesario trazar una nueva estrategia, con más recursos, en la lucha contra la violencia de género porque nopodemos perder más vidas”.

Juana Borrego afirma de forma contundente que “las mujeres quieren vivir en los pueblos” pero requieren acciones eficaces y reales por parte de los gobiernos para garantizar su seguridad, su empleabilidad y el acceso a servicios básicos de calidad, como educación o sanidad. Cree que son el pilar de la lucha para frenar la despoblación del medio rural y están demostrando su capacidad para abrirse a nuevos nichos de empleo y producción. Para Juana Borrego “ellas prosperan” y lo que se necesita ahora es que las administraciones e instituciones también lo hagan y se impliquen más con ellas.

La representante del colectivo llama la atención sobre la educación, al señalar que los profesores que trabajan en las escuelas del medio rural son a menudo interinos, que nunca permanecen una etapa completa de la enseñanza en el mismo centro. En el tema sanitario reprocha que los centros de salud del medio rural normalmente se encuentran a grandes distancias de sus habitantes y que, en muchas localidades, no hay consultas médicas, un problema especialmente grave para las personas mayores, con mayores dificultades para desplazarse.

En sus declaraciones Juana Borrego insiste en “la posibilidad” de que “los gobiernos” cuenten en sus presupuestos con “verdaderas inversiones para realizar grandes empresas en distintas partes del medio rural”, con el fin de que “los jóvenes puedan trabajar”.

La pandemia del coronavirus ha sido una época particularmente difícil para las mujeres rurales, debido a la “carga” que estas han tenido que soportar, según ha detectado FEMUR. “Además de tener un trabajo diario en el campo, en la agricultura y la ganadería, también han tenido que llevar la salud física y emocional de toda la familia”, remarca Juana Borrego. En su opinión, ha quedado demostrado que las mujeres rurales son “luchadoras innatas” que, durante muchos años, han sido “invisibles” pero que, poco a poco, están ganando más visibilidad.