Las medidas de desescalada que se decreten en marzo permanecerán vigentes durante la Semana Santa

Semana Santa Procesion Pasos KAM1602
La Junta pretende evitar las aglomeraciones en Semana Santa. / KAMARERO

La Junta de Castilla y León aseguró que considerará a la Semana Santa como una semana más a la hora de aplicar los criterios establecidos para afrontar la desescalada.

De esta forma, la Semana Santa no contaría con medidas concretas adicionales y tan solo se limitaría a mantener las limitaciones vigentes durante las semanas anteriores. “Desde la Junta se pretende que la Semana Santa sea una semana normal”, añadieron fuentes cercanas a la Consejería de Sanidad.

Tal y como manifestó la consejera en la rueda de prensa del lunes, estas fuentes admiten que la Junta espera que el Gobierno central marque unos criterios homogéneos en todo el territorio nacional, unas “medidas uniformes” que establezcan unos criterios comunes. En este sentido, aclararon que desde la Junta se espera que en el Consejo Interterritorial, que reúne a los consejeros de Sanidad y el Ministerio, se pueda imponer una “unidad de acción” que permita hacer un frente común contra el virus.

En este punto, desde la Consejería se matizó que estas directrices serían aplicables siempre que la situación epidemiológica fuera favorable, por lo que detallaron que la normativa se endurecería de inmediato de registrarse repuntes.

Sobre la intención de Madrid de abrir el cierre perimetral durante el periodo festivo, la Junta manifestó ayer que adoptar decisiones distintas según el territorio autonómico “no contribuye en nada, sino todo lo contrario, a poder paliar la expansión del virus”.

Al respecto, el consejero de Presidencia del Gobierno autonómico, Ángel Ibáñez indicó que se debería haber aprendido de lo ocurrido en Navidad, cuando a su juicio los “errores” del Gobierno de la nación al permitir 17 navidades distintas ocasionaron “una movilidad excepcional” que contribuyó al repunte de casos de Covid-19 en la última ola.