Cuadros cambio climático.

El año 1975 el científico de la Universidad de Columbia, Wallace Broecker, popularizó el concepto de calentamiento global en un artículo que escribió para la revista Investigación y Ciencia y que tituló ‘¿Estamos al borde de un calentamiento global pronunciado?‘ En él ya alertaba de una subida de las temperaturas debido al efecto invernadero producido por los gases que el desarrollo industrial estaba lanzando a la atmósfera, especialmente el dióxido de carbono.

Treinta años después, durante el curso 2006-07, siendo profesor de Física y química en el IES ‘Giner de los Ríos’ de Segovia, inicié con los alumnos de 4º de ESO estudios relacionados con el calentamiento global. El curso siguiente 2007-08, un grupo de ellos presentó un trabajo sobre el cambio climático en Poitiers (Francia) en una reunión con otros jóvenes europeos. Para el estudio climático usamos datos del Observatorio de Navacerrada, inaugurado en 1951. La conclusión más importante del estudio fue que la temperatura media en el periodo 1951-2007 había subido en el alto de Navacerrada en 1,6 ºC. Pero no podemos decir que nuestra aportación despertase especial interés: todavía sonaba ‘a chino’ el asunto del calentamiento global.

Hace unos días, y gracias al Departamento de Física y Química del ‘Instituto Giner de los Ríos’, he podido disponer de los datos actualizados que incluyen el año 2020. Los datos ‘recién cocinados’ me permiten presentar los resultados que pueden ver a continuación.

Analizaremos tanto la evolución de las temperaturas como de las precipitaciones con los datos aportados por el Observatorio de Navacerrada a lo largo de estos últimos 70 años, desde 1951 a 2020. También compararemos las temperaturas medias registradas en el Puerto de Navacerrada con las registradas en el observatorio de la ciudad de Segovia y sacaremos interesantes conclusiones.

A) Temperaturas

1. Temperatura media anual. (Cuadro 1)

Esta gráfica recoge la evolución de la temperatura media anual en Navacerrada (expresada en décimas de grado centígrado, tal como la facilita el Observatorio) desde el año 1951 hasta el año 2020. Lo primero a destacar es que, a pesar de la ‘locura de tiempo’ que se traduce en la gran dispersión de los datos anuales, se observa una clara tendencia al alza y podemos afirmar que en 70 años, desde el año 1951 hasta el 2020 inclusive, la temperatura media anual en el puerto Navacerrada ha subido en 2,3 ºC.

Sobre ‘la línea de tendencia’, estábamos con una temperatura media de 5,4ºC en 1950 y estamos en 7,7ºC en 2020. La propia recta de tendencia nos dice que la temperatura anual ha subido, por término medio, 0,34 décimas de ºC cada año.

2. La última década

Una ojeada a la gráfica nos dice que el ritmo de crecimiento de la temperatura no ha sido uniforme. En realidad, se ha ido afianzando a partir de finales de la década de los años 70 y cada vez parecen subir las temperaturas a un ritmo mayor. (Cuadro 2)

Esto se ve confirmado en la siguiente gráfica. En ella se superponen dos líneas de tendencia: la que representa la evolución de las temperaturas desde 1951 hasta 2010 y, en color rojo, la que representa la evolución de las temperaturas durante los últimos 10 años.

Aunque no se pueden sacar conclusiones con periodos tan cortos como una década, la visión comparativa de ambas gráficas produce ‘escalofrío’. La línea de tendencia de la última década nos dice que el ritmo de incremento de la temperatura ha sido de 1,2 décimas de ºC por año y de seguir la tendencia de la última década cada 10 años subiría la temperatura media anual en más de 1 ºC.

Las subida de las temperaturas medias anuales en todo el periodo de estudio han sido muy determinantes en la evolución de los valores de otros parámetros, como vamos a ver enseguida.

3. Días de cada año en que la temperatura en Navacerrada ha sido superior a 25 ºC.

Superar en Navacerrada los 25ºC supone superar en Segovia los 30ºC. Como se ve en el gráfico, durante estos 70 años la tendencia es claramente al alza: sobre la ´línea de tendencia’ hemos pasado de 4 días en los años 50 del siglo pasado a 30 días en la actualidad con un incremento del 750%. (Cuadro 3)

Observar que en los últimos 6 años se han superado los 25ºC en el puerto de Navacerrada más de 20 días. Eso implica que más de veinte días, durante los veranos de estos últimos 6 años, en Segovia hemos tenido más de 30 ºC. ¡Tórridos veranos que no han hecho más que comenzar!

4. Días en que la temperatura en Navacerrada ha sido inferior a 0 ºC.

Equivale a anotar los días de cada año, desde 1951 hasta el año 2020, en que ha helado en Navacerrada. Como se ve en el gráfico, la tendencia es claramente a la baja. Sobre la ´línea de tendencia’, hemos pasado de 160 días en los años 1950 a 120 días en la actualidad, con una disminución del 25%. (Cuadro 4)

5. Días en que la temperatura en Navacerrada ha sido inferior a -5 ºC.

Son días en que las bajas temperaturas se mantienen con alta probabilidad durante la mayor parte del día y la cantidad de nieve que pueda haber apenas se funde.
(Cuadro 5)

Como puede observarse en el gráfico, desde los años 50 del siglo pasado la tendencia a la baja es contundente y hemos pasado de 52 días al año a 32 días al año con una disminución del 40%.

Creo que los datos hablan por sí solos: en el centro de España se está produciendo un incremento ‘acelerado’ de las temperaturas; es decir, una subida de las temperaturas en que su propio ritmo de crecimiento está aumentando. Esto ha cambiado ya el aspecto de nuestras montañas y lo hará más en el inmediato futuro. Es muy probable que en pocos años (una decena no más), habrá inviernos en los que no tengamos nieve en Peñalara. Estas son dos fotos del macizo de Peñalara; la de la izquierda del año 1.956 y la de abajo del año 2011. Se observa cómo la vegetación ‘se estira’ hacia las alturas. (Mapa 1 y 2)
Los datos son contundentes, y la realidad… tozuda.

Las huellas del cambio climático
Cuadros cambio climático.

B) Precipitaciones

1.Precipitación media anual. (Cuadro 6)

Esta es la gráfica de la evoluciones de las precipitaciones registradas en el Observatorio del Puerto de Navacerrada en el periodo de estudio: se recogen los valores en decilitros/m2 cada año, tal como lo facilita el Observatorio.

Se aprecia una gran variabilidad anual y una tendencia a la baja. Globalmente, sobre la línea de tendencia la disminución de las precipitaciones es del 19% en todo el periodo, pasando de 1.518 L/m2 a 1.224 L/m2 al año, al principio y final del periodo. El año 1.961 fue especialmente lluvioso. Aquel año cayeron en Navacerrada 3.000 L/m2 y por el contrario hay, en la década de los años 90, seis años consecutivos en los que no se superaron los 1000 L/m2.

Una mirada atenta a la gráfica nos permite ver una diferencia muy notable con la gráfica de las temperaturas medias anuales: la tendencia a la disminución de precipitaciones no se consolida en los últimos años; más bien lo contrario.

2. Precipitaciones en la última década.

Esta gráfica recoge por separado las tendencias de las precipitaciones anuales en dos periodos diferentes: desde el año 1951 hasta el 2010 y desde el 2011 hasta el 2020; es decir, en la última década.

La línea del periodo 1951-2010 marca una tendencia ‘a la baja’, pero en la última década las precipitaciones anuales se han incrementado, como señala la correspondiente línea roja.

No deja de suponer un cierto alivio este ‘sostenimiento’ de las lluvias a pesar del notable incremento de las temperaturas. (Cuadro 7)

3. Días de nieve en el suelo. (Cuadro 8)

Por último presentamos la gráfica que nos permite ver cómo ha evolucionado a lo largo de estos 70 años el número de días en que el suelo en el puerto de Navacerrada estaba cubierto de nieve.

Como se observa en el gráfico, la tendencia en estos 70 años ha sido claramente a la baja con una disminución del 26%. Hemos pasado de tener nieve en el suelo 149 días al año a 111 días. Un resultado coherente con todo lo que se ha visto. El agua que cae ‘del cielo’ cada vez lo hace más en forma líquida. O la nieve que cae no permanece mucho tiempo sin fundirse.

C) Diferencia entre temperaturas

Todos sabemos que, excepto los días en que se produce inversión térmica, la temperatura en Segovia es mayor que el Puerto de Navacerrada. Pero cuántos son los grados de diferencia.

Con datos de temperaturas aportados por el Observatorio Meteorológico de Segovia se pueden comparar las temperaturas medias anuales de Segovia y Navacerrada. Del análisis matemático de esa comparación se deduce que, por término medio, la temperatura de Segovia es 5,5 +- 0,4 ºC superior a la del Puerto de Navacerrada.

Tomemos el valor 5,5ºC como valor de esa diferencia. Como la altitud de Segovia es 1.010 m. sobre el nivel del mar y la del puerto 1.880 m., hay una diferencia de altitud de 870 m. A esa diferencia de altitud le corresponden los 5,5 ºC de diferencia de temperaturas. Por tanto 870 m/5,5 ºC 160 m/ºC. Es decir, según subamos al puerto de Navacerrada, por término medio, cada 160 m que nos elevemos la temperatura desciende 1ºC.

Esto nos lleva a una interesante conclusión: como la temperatura media desde 1951 ha subido 2,3 ºC, para tener los segovianos hoy la misma sensación térmica que se tenía en los años 50 del siglo pasado, había que elevarse hasta donde la temperatura fuese 2,3 ºC menos. Es decir hasta (160 m /ºC x 2,3 ºC): 370 m. Segovia debería estar hoy a 1380 m de altitud para tener la misma sensación térmica que se tenía en los años 1950.

El Puerto de Navacerrada está a 1880 m de altitud. Para elevarnos hasta él solo nos quedan 500 m (1.880-1380). Pero para ‘subir’ 500 m solo hay que elevar la temperatura unos 3º C (500m/160m/ºC). Si la temperatura sigue subiendo al ritmo de la última década lo ‘conseguiríamos’ en apenas 25 años.

Es muy probable que la temperatura media en Segovia suba otros 3 ºC antes del año 2050. En ese caso había que trasladar Segovia al puerto de Navacerrada para tener la misma sensación térmica que se tenía 100 años antes, en 1950.

Año tras año Segovia se está llenando de casas particulares que disponen de aire acondicionado, algo impensable hace unos pocos años. Dentro de un par de décadas será difícil pasar los veranos en esta hoy encantadora ciudad sin protegerse artificialmente del calor bochornoso. Calefacción y aire acondicionado. La vida en una burbuja. El sueño de los imbéciles.