Las ganas de leer no se pierden a pesar del coronavirus

Las bibliotecas de verano en Segovia aumentan su público en comparación con años anteriores y abren sus puertas a los más jóvenes y aficionados a la lectura con un nuevo fondo de libros que ha puesto a disposición la biblioteca municipal

302
Realizando la actividad correspondiente al día de la semana guiada por la monitora Ana Cruz.
Publicidad

El coronavirus no ha podido con las ganas de leer en Segovia.

Las Bibliotecas de verano han vuelto a reunir a niños y lectores incluso en mayor volumen que en años anteriores, como así evidencia la afluencia de personas concentradas en los Jardinillos de San Roque (San Millán) y el Parque de la Dehesa (junto al cuartel de la Guardia Civil). La Concejalía de Cultura y la Biblioteca Municipal de Segovia se han unido para hacer más fácil y mágico el verano a las edades más infantiles.

Las complicaciones causadas por el Covid-19 no ha hecho estragos en estos kioscos, que han seguido desarrollando sus actividades de otros años a pesar de tener que incluir las obligatorias medidas de seguridad para evitar contagios.

Ana Cruz, monitora de la biblioteca de San Millán declara que, “es cierto que hay más actividad que el año pasado y eso que el aforo máximo son 9 niños”. Este aforo máximo es una de las pequeñas limitaciones que se han tenido que incluir ante la nueva realidad que el Covid-19 ha dejado, pero que permite que las actividades se puedan seguir desarrollando, al igual que en el caso de la lectura, ya que a diferencia de otros años nadie puede quedarse a leer en la zona, sino que ahora se tiene que llevar el libro a casa. El ejemplar tiene que ser devuelto en un máximo de 30 días en la misma caseta siempre, para después tener que guardar una cuarentena de tres días.

Para poder pedir el préstamo del libro, se deberá contar con el carné de la Red de Bibliotecas de Castilla y León.

En el caso de no poseer el carné, la solución es sencilla: facilitar los datos a las propias monitoras y en cuestión de días se recibirá. En cuanto a los usuarios infantiles, pueden solicitar su Pasaporte Lector. Para fomentar su lectura, por cada libro leído se estampará un sello y aquellos niños que completen 10 libros, obtendrán un premio, aunque a día de hoy no se ha concretado, ya que, durante los años anteriores se premiaba con un cuaderno y actualmente hay niños con el regalo repetido. “Estamos concretando qué material será pero se va de presupuesto”, declara Cruz. A pesar del distanciamiento social entre niños cuyas edades están comprendidas entre los 3 y 12 años, las actividades creadas por las propias monitoras siguen teniendo el mismo valor y mantienen su ilusión, aunque en esta ocasión se tengan que llevar a cabo sin juguetes ni columpios. Cada lunes, las coordinadoras confeccionan una lista de actividades para cada día de la semana.

“Como no podemos tener juguetes, les relato un cuento de una hora por la tarde”, señalan, además de realizar las actividades diarias correspondientes.

Los juegos que se realizan van ligados a cada día de la semana; así, el lunes se realiza socialización y los más pequeños se presentan entre sí para poder contar sus gustos, aficiones y hobbies en sus tiempos libres, para el martes dar paso a la sesión de expresión corporal con diferentes talleres para que todos aprendan una expresión gestual correcta y puedan jugar con señas. Los miércoles todos bailan y cantan a través de la música que las propias monitoras eligen para la ocasión, mientras los jueves toca creatividad; es decir, la hora de los dibujos. Para terminar la semana, los niños pueden disfrutar el viernes de la ‘hora del lenguaje’. El objetivo de todas estas actividades es tan claro como sencillo: fomentar el crecimiento personal de todos los niños.

LAS MEDIDAS HIGIÉNICAS

Estas medidas se centrarán en que aquel que se acerque al kiosco debe llevar su respectiva mascarilla –incluidos los niños mayores de 6 años- y utilizar gel hidráulico antes de tocar un libro o periódico, aunque la falta de costumbre conlleve a la falta de su realización por parte de muchos usuarios. Al ser complicadas tales instrucciones para los menores de edad, Cruz utiliza sus trucos para mantenerlos seguros. “Es difícil que un niño de cinco años entienda que no puede tocar eso, así que como todo es un juego, pongo una norma y quien no la cumpla, pierde: no tocar nada que haya tocado alguien antes, ni entre ellos mismos. Es eficaz”. Al igual que las sillas y mesas que utilizan los propios niños, siempre que uno se levante se desinfectará de tal manera que el siguiente pueda sentarse y jugar sin salir perjudicado. Además, gracias al fondo que la Biblioteca Municipal de Segovia ha puesto en marcha, los kioscos han obtenido una mayor cantidad de libros.

“Sí que es verdad que tenemos más libros, pero lo más demandado, sin duda, son los periódicos”, asegura la monitora. En cuanto a su lectura, el tiempo máximo es de 30 minutos.

En la biblioteca del Parque de la Dehesa, por el contrario, lo más demandado son los libros y realizan las mismas actividades pero dos veces al día. “Como no podemos hacer manualidades, hacemos el baile del limbo. Así te pones a empatizar con ellos un poco” cuenta Andrea, coordinadora del kiosco.

Las medidas de higiene y aforo son las mismas a pesar de tener más espacio al aire libre y más cantidad de césped para utilizar. En este caso, destaca que todos los libros de este año son nuevos. “Antes teníamos que mirar cada página del libro que se iba a llevar cada niño por si faltaba o estaba rota”, asegura Andrea, quien después de dos años en la misma caseta ve como algo positivo la renovación del material.

Durante este verano, quienes lo deseen podrán acceder a un mayor número de ejemplares a través de estas bibliotecas además de las cuatro restantes situadas en el Parque del Reloj (Nueva Segovia), Parque del Peñascal (La Albuera), Parque de las Delicias (San Lorenzo) y la piscina municipal de Segovia. Su horario de apertura es de lunes a viernes de 11:30 a 13:30 y de 18:30 a 20:30 horas excepto la ubicada en la piscina municipal, que tiene un horario especial. En julio abrirá de lunes a viernes de 17:00 a 21:00 horas y en agosto de 16:30 a 20:30 horas. La realización de estas actividades finalizará el 31 de agosto.