Unas vallas protegen la barandilla afectada por la caída del árbol. / Rocío Pardos
Publicidad

Tal y como había predicho la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las fuertes rachas de viento marcaron el desarrollo de la jornada de este lunes, especialmente durante la primera parte del día. Ya desde la madrugada y hasta mediada la tarde, la capital –en alerta naranja por vientos, los cuales llegaron a superar los 100 kilómetros por hora– registró numerosas incidencias como consecuencia del aire.

La más importante de ellas se produjo aproximadamente a las 6.30 horas, cuando uno de los árboles del entorno del puente del río Ciguiñuela, en Vía Roma. cedió ante el vendaval y se precipitó contra la barandilla de la infraestructura.

Bomberos y Policía Local se vieron obligados a intervenir en la zona para garantizar la seguridad de peatones y vehículos. Durante buena parte del día se mantuvo cortado uno de los carriles de circulación, ya que los daños de la barandilla, que necesito ser reparada, dejaron durante un tiempo libre la caída desde la acera del puente hacía la ribera del río.

Además de esta incidencia, en la que no hubo que lamentar daños personales, se registraron también otras por caídas de ramas, de tejas y de señales en distintos puntos de la ciudad.
En la calle Pintor Herrera, en La Albuera, un vehículo estacionado sufrió también la caída de una persiana, que impacto y perforó la luna trasera del turismo.

Durante toda la jornada, el Ayuntamiento mantuvo acordonados los parques y jardines de la ciudad, así como la advertencia para los ciudadanos de no transitar cerca de cornisas y árboles.

Para este martes, la Agencia Estatal de Meteorología no prevé ningún riesgo ni en la capital ni en la provincia como consecuencia de fenómenos adversos. Se mantendrán, eso sí, las precipitaciones –especialmente a partir del mediodía– y la cota de nieve alcanzará los 2.400 metros.