santiago compostela concentracion accidente tren alvia 33a92
Concentración de víctimas y familiares del Alvia 04155, ayer en Santiago de Compostela. / EFE

Víctimas y familiares del accidente del tren Alvia acudieron ayer a la curva de A Grandeira, en Angrois, para recordar a las 80 personas fallecidas y a las más de 140 heridas en el siniestro ferroviario ocurrido en la proximidad de la estación de Santiago de Compostela hace ocho años. Entre ellos, los padres del joven segoviano Curro García Liras, fallecido en el siniestro ferroviario.

El aniversario ha coincidido este año con el auto del juez de instrucción de Santiago que ha acordado la apertura del juicio oral contra el maquinista y el director de Seguridad en la circulación de Adif en el momento en el que se puso en marcha la línea de alta velocidad.

Sin embargo, la Plataforma de Victimas del Alvia 04155 ha recordado que el fallo humano no es la única causa del accidente “sino la consecuencia de un comportamiento negligente de Adir, Renfe y el entonces Ministerio de Fomento.

Lo que se va a celebrar es un juicio ficticio porque las dos personas que se van a sentar no son las únicas que deberían de estar. La responsabilidad política es tan grande como la del maquinista y el exdirector de Seguridad. Tenéis que seguir peleando, luchando por vosotros y por los que no están”, dijo ayer el presidente de la Asociación de Vecinos de Angrois, Martín Rozas, a los familiares durante el acto en recuerdo de las víctimas.

Dos exministros de Fomento centraron algunos cánticos: “Blanco (por el socialista José Blanco), Pastor (por Ana Pastor, del Partido Popular), nunca dejaréis de oír nuestra voz” y “Pastor, Blanco, responsables cuándo”, antes de que depositaran 80 flores blancas —por cada una de las víctimas del accidente— y una roja —por las víctimas del coronavirus— sobre el crucero situado en este barrio compostelano de Angrois.

En mayo, el fiscal ratificó lo dicho por el juez y la Audiencia, según la citada plataforma: La línea “no era segura” y “existía un riesgo único que la hacían altamente vulnerable y peligrosa ante el fallo humano. El accidente no hubiese sucedido si Adif hubiese gestionado el riesgo de exceso de velocidad. No se realizó el análisis de riesgos preceptivo“.

Además de las responsabilidades penales, durante 8 años se han conocido hechos y conductas “muy graves que jamás se juzgarán en los tribunales, pero que sí tienen una clara responsabilidad política“, reitera.

Entre otras, recuerdan que Blanco “publicitó a bombo y platillo que la nueva línea de alta velocidad contaba con los sistemas de seguridad que hubieran evitado el accidente. Desgraciadamente quedó demostrado que no era verdad“.

Siendo ministro también autorizó el cambio de proyecto original, suprimiendo el sistema de seguridad en el tramo más peligroso, donde aparece la primera curva después de una larga recta. Un proyecto que llevaba años aprobado y en ejecución. Es más, se jactaba de haber adelantado los plazos, indican.

En su afán de llevar la alta velocidad a Galicia, el ministro socialista encomendó la fabricación de “un tren único en el mundo” que salvaba todos los obstáculos. “Un tren cuyo diseño hizo que las consecuencias del accidente fueran posiblemente mucho más graves como insinuó la Agencia Ferroviaria Europea (ERA), que mostró su ‘preocupación’ porque ‘la autorización del tren no hubiera sido conforme a la legislación de la UE'”.

En cuanto a Ana Pastor, las víctimas y familiares consideran que es la persona que más ha trabajado desde las instituciones públicas para ocultar las causas de la tragedia. “Prometió, en privado y en sede parlamentaria, una investigación técnica independiente y plena colaboración con la justicia. Mintió a las víctimas y a la ciudadanía“, sostienen.

Varios autos judiciales han señalado la falta de colaboración de Fomento, Renfe y Adif. Altos cargos, bajo el mando de Pastor en su etapa en Fomento se negaron a declarar y no cesó a nadie; es más, premió a algunos de los responsables. Además, encargó una auditoría interna en Fomento que resolvió que se había cumplido la normativa.

Siendo ministra, según publicaron algunos medios, presionó a la UE para ocultar un informe clave de la ERA. Meses después, sin embargo, la Plataforma consiguió ese demoledor informe de la Agencia Europea de Seguridad Ferroviaria que desmonta la verdad oficial que afirma que se hizo una investigación independiente, que el maquinista era el único responsable y que el accidente no era de Alta Velocidad.

Durante su mandato se desconectó el sistema de seguridad ERTMS – que hubiera alertado al maquinista -porque generaba retrasos y se obvió un aviso por escrito de un jefe de maquinistas del peligro en Angrois

La UE ha abierto procedimientos de sanción a España por incumplir la normativa de seguridad: deficiencias en análisis de riesgos e investigaciones, etc.

Para las víctimas y familiares ambos políticos “optaron por el camino más fácil e indigno. Trataron por todos los medios de contaminar a la opinión pública, culpabilizando al último eslabón de la cadena, el maquinista“.

Han transcurrido casi tres mil días, cuatro gobiernos y cuatro ministros de Fomento (actualmente Mitma) y todavía no hay una investigación técnica independiente como reclama la UE.

A lo largo de estos años víctimas y familiares han tenido que ir a Europa “para ser tratados como verdaderos ciudadanos y luchar mucho para desmontar la verdad oficial, mientras una está de vicepresidenta en el Congreso (Pastor) y otro de consejero de Enagás, empresa controlada por el Estado (Blanco).

santiago compostela concentracion accidente tren alvia 7cd28
El accidente del tren Alvia 04155 ocurrió hace ocho años y dejó 80 víctimas mortales. / EFE