La red provincial de centros educativos cuenta con 50 comedores, de los que 27 tienen cocina propia. / KAMARERO
La red provincial de centros educativos cuenta con 50 comedores, de los que 27 tienen cocina propia. / KAMARERO

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de centros educativos públicos de Segovia (Fedampa) ‘Antonio Machado’ apoya la petición de recuperar la cocina del comedor escolar que han impulsado las familias de Ayllón, y hace suya la defensa de extender de nuevo la ‘línea caliente’ de elaboración de menú a todos o a la mayoría de centros docentes. “Con el tiempo queremos que sea así”, dice Noelia del Barrio, presidenta de la federación provincial, consciente de que su propuesta supone dar un giro a la política de la Consejería de Educación que en esta materia opta por la denominada línea fría y los servicios de cáterin.

La Fedampa, que agrupa a 78 asociaciones y 5.500 familias de alumnos, no renuncia a su propósito entendiendo que actúa en beneficio de los estudiantes, la economía local y el medio ambiente. “Hay que evitar que llegue tanta comida envasada por carretera y hay que hacer que los niños disfruten comiendo nuestros productos y que se les abra el apetito solo con los olores que llegan de la cocina del colegio”, dice Noelia del Barrio proponiendo un conjunto de acciones.

El primer paso es lograr mantener las cocinas escolares existentes y recuperar las que están construidas y en su día se cerraron para ser sustituidas por las bandejas de menú que llegan de catering desde Valladolid.

La Fedampa exige que, como regla general, en los centros docentes de nueva construcción se habiliten cocinas, y de igual forma se actúe cuando se aborden reformas estructurales importantes.

Solo como última opción, para aquellas comunidades o grupos escolares en los que no sea posible, el colectivo de padres abre la posibilidad a recurrir a los servicios de la comida preparada fuera del centro pero con condiciones. Tienen que ser cáterin de ‘kilómetro cero’ con empresas que “estén al lado”, trabajen con productores de la zona y permitan que los niños coman menús preparados en el mismo día. “Defendemos que se contraten a las empresas de catering que tenemos aquí, a poder ser del mismo municipio donde está el comedor escolar, o al bar o restaurante del pueblo; que sea un servicio de proximidad, calidad y elaboración reciente”, dice la directiva de las asociaciones de madres y padres de alumnos de la provincia. Asegura Noelia del Barrio que ahora “lo niños llegan a casa con hambre porque las raciones son pequeñas o ellos comen poco porque la comida no es apetitosa”. “Es que se les está sirviendo bandejas que llegan con una semana o más de antelación al colegio; son menús que pasan muchos días en las cámaras”, señala la portavoz de los padres y madres de alumnos.

Argumentos de Ayllón ante la Junta

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro rural agrupado de Ayllón ha entregado un escrito a la Junta para “retomar la posibilidad de que el servicio de comedor se preste con una cocina in situ en lugar de a través de un servicio de catering, como se viene haciendo desde hace unos años”. La asociación expone ante la administración los datos de la consulta realizada a las familias sobre este asunto, así como la base de su petición.

En la consultan han participado 44 de las 70 familias que forman la comunidad escolar. Todas muestran interés por retomar el servicio de cocina in situ y la queja más generalizada es la baja calidad de la comida. Desde que se instauró el servicio de cocina en diferido se ha perdido el 20% de los usuarios. De hecho, en Campo de San Pedro (el colegio más cercano) hay 36 niños de los cuales 25 van al comedor, el 69%, frente al CRA de Ayllón, donde hay 111 niños y 65 van al comedor, el 58%. “Es muy posible que el hecho de que la comida de se elabore in situ en Campo de San Pedro, tenga que ver con esta diferencia de 11 puntos entre los asistentes en uno y otro centro”, comenta el colectivo en el escrito remitido a la Junta, apostillando que el 35% de las respuestas mencionan lo positivo que sería el cambio de cocina para fomentar puestos de trabajo en la zona, dinamizar la economía local o evitar traslados innecesarios con lo que eso supone para el medioambiente.

“Sabemos que en otras ocasiones han defendido que la comida de cáterin es más segura sanitariamente hablando, sin embargo, más allá de que este punto es rebatible, solo ese hecho no debería justificar que los niños se acostumbren a comer alimentos ultraprocesados”, argumentan desde la AMPA de Ayllón. “Los productos que se les ofrecen—añaden— contienen más azúcares y grasas para asegurar su correcta conservación lo que los hace nocivos para la salud alimentaria de los más pequeños”. Las familias remarcan que, dado que los hábitos saludables en la alimentación se adquieren en las primeras etapas de la vida, enseñar desde el principio a disfrutar de la comida y alimentarse con productos frescos, de calidad y producidos en el ámbito cercano es parte fundamental de la educación de los más pequeños.

“El cambio a la cocina de catering, además de empeorar la dieta del alumnado, ha provocado otros efectos por los que, como representantes de las familias, consideramos que se debe volver a la elaboración de los alimentos en el propio colegio”, consta en el escrito. La petición se apoya en que ya existe una instalación para dar el servicio; se generaría más puestos de trabajo favoreciendo que se fije población en una zona que sufre un grave problema de despoblación; se aumentaría el consumo en las tiendas locales reduciendo el transporte de los alimentos y por tanto se reducirían las emisiones; y “traer la comida desde otros lugares encarece su precio y es menos sostenible ambiental y socialmente”. Los cuatro puntos anteriores van en la línea de aumentar los servicios y las posibilidades en una zona especialmente despoblada además de favorecer el cumplimiento del pacto verde europeo.

Lista de libros para el próximo curso colocada al inicio del verano. / KAMARERO
Lista de libros para el próximo curso colocada al inicio del verano. / KAMARERO

Petición y compra de libros de texto a ciegas

Los profesores han dado a conocer los libros de textos del próximo curso sin tener la certeza de que puedan servir al cien por cien, y las familias están procediendo a comprarlos estos días o buscarlos en los bancos de libro también con muchas dudas.

Tras el cambio de ley educativa aún no se conocen los contenidos de las materias de enseñanza que se impartirán el próximo curso. Hace muy pocos días, el 21 de julio, el Ministerio de Educación y Formación Profesional publicaba en el BOE la orden por la que se establece el currículo y se regula la ordenación de la Educación Primaria. Falta publicar normativa similar para otras etapas y regímenes educativos, como Secundaria y Formación Profesional. Pero también está pendiente que tras las órdenes ministeriales, la Consejería de Educación de Castilla y León haga sus ajustes, dentro del margen que tiene, en los contenidos.

De forma que sin saber los currículos que impartirán, los maestros y profesores se vieron en la obligación de colocar la lista de libros del próximo curso a la vista de las familias tras el inicio de las vacaciones de verano, en los primeros días de julio. Los centros han optado por mantener los textos del pasado año y se preparan para completar, cuando empiecen las clases, los contenidos nuevos que lleguen del Ministerio y de la Junta, con fotocopias, material audiovisuales y recursos informáticos.

Junta de Gobierno de la Diputación Provincial. / EL ADELANTADO
Junta de Gobierno de la Diputación Provincial. / EL ADELANTADO

Los colegios rurales dispondrán de 300.000 euros para mejoras

La Junta de Castilla y León y la Diputación de Segovia, con 120.000 euros cada entidad, más 60.000 euros de los ayuntamientos, suman los 300.000 euros con los que se dota la convocatoria de subvenciones del convenio para incentivar la reparación, conservación y mejora de colegios en el medio rural de la provincia de Segovia para 2022 y 2023.

La convocatoria de esta línea de ayuda ha sido publicada este lunes , 25 de julio, en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Las bases fueron aprobadas por la Junta de Gobierno de la Diputación Provincial de Segovia en su sesión del 13 de julio, para financiar la realización, durante los años 2022 y 2023, de estas obras en centros de Educación Infantil y Primaria.

Los ayuntamientos beneficiarios, aportarán, como mínimo, el 20 por ciento del coste de la inversión.

Podrán solicitar las subvenciones, los ayuntamientos que posean colegios públicos de Educación Infantil y Primaria que quieran acometer: mejoras de instalaciones eléctricas; de eficiencia energética; acondicionamiento de instalaciones.

El importe máximo de la subvención no podrá exceder del 80 por ciento del presupuesto total de la inversión prevista con carácter general.

El plazo de presentación de solicitudes será de 15 días hábiles a contar desde el siguiente a la publicación del extracto de la presente convocatoria en el Boletín Oficial de la Provincia. Se deberán dirigir al presidente de la Diputación Provincial, conforme al modelo de trámites electrónicos denominado ‘Cooperación Local’. Se tienen que presentar de forma exclusivamente telemática a través de la plataforma de la sede electrónica de la Diputación Provincial (https://sede.dipsegovia.es/).

Las inversiones subvencionadas deberán ejecutarse antes del 1 de septiembre del año 2023. El plazo de presentación de documentos para justificar la subvención finalizará el día 15 de septiembre de 2023, y se realizará de forma exclusivamente telemática a través de la plataforma de la sede electrónica de la Diputación Provincial, según ha informado la institución provincial.