Hasta el 1 de octubre la provincia había registrado 25.635 operaciones de exportación a un total de 115 países que, en conjunto, alcanzaron un valor de 474 millones de euros, casi un 15% más que en los nueve primeros meses del año pasado. Aunque las estadísticas, todavía provisionales, que maneja el Instituto de Comercio Exterior (Icex), señalan un descenso en el número de empresas exportadoras segovianas, al pasar de más de medio millar a 465, el ritmo exportador general está siendo bastante homogéneo a lo largo de este año.

Hay que señalar que el Icex, que toma los datos de Aduanas, advierte que, aunque se utiliza el término ‘empresas’, se refiere a operadores de llevan a cabo actividades de comercio declarado, sin que tengan necesariamente la condición jurídica de empresa.

Las evolución mensual indica que el valor económico de las exportaciones de la provincia ha aumentado en relación con 2021 con la única excepción del mes de junio, cuando se produjo un descenso del 15,71%. Sin embargo, durante el verano se recuperó nuevamente el ritmo de crecimiento.

Además, hay que tener en cuenta que junio de 2021 fue un mes excepcionalmente bueno para las ventas al exterior, mientras que en este ejercicio hasta mayo se habían registrado crecimientos muy por encima de la media. El año comenzó con un aumento del 45%, que en febrero y marzo fue superior al 30%, en abril se acercó al 20% y en mayo, del 19,21%.

Tras el ‘bache’ de junio, julio, agosto y septiembre han registrado incrementos por encima del 10% en relación con los mismos meses del año pasado.

Además, se ha duplicado el valor económico de las exportaciones realizadas desde la provincia hace cinco años, en 2017 o 2018, cuando en ningún mes se superaba la barrera de los 40 millones de euros en ventas al exterior.

En el conjunto de Castilla y León, aunque Segovia, por su escaso tejido empresarial, no es una gran provincia exportadora, sí está despuntando en los últimos meses como una de las más dinámicas.

Hay que tener en cuenta el gran peso de la industria de la automoción en las exportaciones de la Comunidad Autónoma, y su mal comportamiento en cuanto a las ventas al exterior este año es un lastre que supone que, a falta del último trimestre, el valor económico conjunto se haya reducido un 3,2%, en contraste con el registrado en el Estado, donde se elevó un 24,7%.

Las exportaciones de Segovia suponen únicamente el 4 % del total de Castilla y León que, según los últimos datos, superan los 11.700 millones de euros. Aun así están por encima de las otras provincias ‘pequeñas’: Ávila, Soria y Zamora.

Por otro lado, este mismo mes, el consejero de Economía y Hacienda, y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, hacía unas previsiones económicas para los próximos, al menos para dos trimestres, en los que ha vaticinado “datos negativos” también para las exportaciones de la Comunidad.

Sin negar “que atravesamos un momento de deterioro claro de expectativas económicas” y afirmar que “es un error que alguna administración minusvalore esta situación, grave para pymes y empresas”, Carriedo ha añadido que “estamos preparados para ver datos negativos, sin paños calientes” pero ha afirmado que, en todo caso, Castilla y León, con una tasa de paro del 9%, superávit comercial entre exportaciones e importaciones y recuperación del 93% del PIB perdido durante la pandemia, no estará “más castigada” que el resto de España, precisamente por esos datos, entre los que ha destacado “mayor capacidad de recuperación y más poder en las exportaciones”.

No coincide en ese diagnóstico el Partido Socialista de Castilla y León que, en palabras de la procuradora Rosa Rubio, critica las previsiones económicas del Gobierno de Castilla y León y un presupuesto para 2023 “que tampoco dinamiza la economía”.

La parlamentaria socialista señala que “cae el IPI (Índice de Producción Industrial), cierran 1.500 empresas en dos meses, las exportaciones están en retroceso y la confianza industrial está a la mitad que en España; somos la segunda autonomía más inflacionista”.

Qué y dónde

Las exportaciones segovianas han crecido en lo que va de año en todos los sectores, a excepción del de bebidas. Destacan los productos industriales y tecnología, por valor superior a los 153 millones de euros, seguidos de bienes de consumo con 143,2 millones, productos agroalimentarios con 115,5 y el de bebidas, 62,2 millones (21,1 menos que en 2021 hasta el 1 de octubre).

Entrando al detalle, encabezan de nuevo el ranking de productos exportados desde la provincia los de higiene personal (toallas y tampones higiénicos, pañales y forros de pañales para lactantes y similares). En cuanto a su valor económico, suponen más del 28,4% del total de las exportaciones segovianas este año, con un fuerte incremento respecto a 2021.

Ese ranking lo completan en las primeras posiciones el whisky ‘made in Segovia’ (39 millones, y caída de ventas respecto al año pasado), la colofonia y derivados de la resina (30 millones y aumento), recipientes de vidrio (20, descenso), barras, varillas y perfiles de aluminio (15,3, duplicando el valor de 2021), plantas y esquejes de fresa y otros (14,2), aislantes eléctricos de vidrio (14,1), licores y bebidas alcohólicas destiladas (14 y fuerte descenso) y maíz dulce (11,17, casi triplicando los datos de año anterior).

La Unión Europea, y sobre todo Francia, a distancia del resto, es el principal destino de los productos de empresas segovianas, aunque entre los países a los que exporta la provincia despuntan otros como Reino Unido, EEUU, Marruecos, México, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Brasil, Cuba, Rusia, Israel, Perú, Chile, Singapur, Guinea Ecuatorial, Nueva Zelanda y Ucrania, todos ellos por ventas superiores al millón de euros.

La balanza comercial arroja un superávit de 230 millones

Las importaciones de la provincia, según la base de datos del Icex (Instituto de Comercio Exterior), ascendieron en los primeros nueve meses de este año a 243,77 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 36,46%.

Segovia presenta, por lo tanto, un superávit comercial de 230 millones, ya que el valor económico de las exportaciones superó los 474 millones de euros, duplicando casi el de las importaciones.

El número de empresas importadoras con sede en la provincia (966) ha descendido por debajo del millar, cifra récord que se alcanzó en 2021, pero todavía está por encima de la cifra de 2020 e incluso de la anterior a la pandemia, ya que en 2019 eran 683.
En cuanto a las operaciones importadoras, han superado las 44.130 (solo con China han ascendido a 14.722), y han movido 17,5 millones de unidades de productos o materias primas con un peso conjunto de 105.445 toneladas.

Segovia ha importado en lo que va de año principalmente productos industriales y tecnología (por valor de 148 millones de euros) y, a distancia, bienes de consumo (66,6 millones), productos agroalimentarios (27,8) y bebidas (1,3). En todos los sectores se registran subidas respecto al año pasado.

En el ranking de productos importados, la maquinaria de construcción ha desbancado en la cabeza, aunque a poca distancia en lo relativo a la facturación, a productos de higiene personal y materiales necesarios para su fabricación (estos últimos por vínculos de las empresas con sede en la provincia con multinacionales europeas). A mayor distancia, se sitúan polímeros acrílicos (plásticos), bayas frescas y colas y adhesivos, entre otros.

La UE, EEUU y China son los principales mercados de suministro para empresas segovianas, y están cobrando cierto auge Turquía, Taiwan, Canadá, Bahréin o Brasil.