‘La tarde de octubre’ es una de las obras que conforman el catálogo de la exposición. / EL ADELANTADO

El centro de arte contemporáneo de Salamanca DA2 ha abierto las puertas a una nueva propuesta expositiva, la muestra ‘Fracturas’ del artista ceutí afincado en Segovia Carlos León, que ha sido comisariada por Fernando Castro Flórez y que ocupa la sala central y las salas 2 y 3. Debido a las restricciones motivadas por el incremento de los contagios por coronavirus, las visitas al centro de arte son por el momento con cita previa.

Entre las más de 80 piezas que componen la exposición, entre las que están algunas de sus creaciones más recientes y otras que recorren su trayectoria, el espectador podrá ver obra bidimensional; acrílico y óleo sobre distintos soportes; y obra tridimensional que el artista denomina “ensamblajes”, una suerte de esculturas a partir de objetos encontrados que completan su obra.

El título elegido para esta muestra, ‘Fracturas’, hace referencia al desarrollo de su obra, presidida por “una voluntad de afrontar la existencia, no ajena al inevitable componente trágico de quien no desconoce el sufrimiento”, tal y como recoge la información de la muestra aportada por el consistorio salmantino.

Avanzando a base de fracturas, rehaciéndose a base de suturas, la trayectoria del artista constituye un claro ejemplo de esa aristotélica forma de existir que conlleva un incesante esculpirse a sí mismo. Carlos León escenifica en la presente muestra su personal regreso a la Ítaca de su fascinación juvenil por un arte concentrado y austero, despojado de toda anécdota o adorno, de un arte esencial en el que lo autobiográfico queda disuelto en el magma de la convulsa y siderante experiencia de nuestra época. La P que le aguarda en su bien amada isla, la de la Penélope de Odiseo, es para él la nunca olvidada inicial de la palabra Pintura.

Explorador incansable de nuevos materiales y soportes sobre los que cimentar las bases físicas de su trabajo, Carlos León nos ofrece en esta exposición una suerte de resumen de su trayectoria, en el que considera su momento de madurez, convertido ya en una especie de Odiseo que regresa a sus orígenes cargado de experiencias intensamente vividas.

La obra de Carlos León forma parte de colecciones de arte como la del Museo Nacional Reina Sofía, la de la Fundación La Caixa, la del Musac, la del Patio Herreriano, la Colección Banco de España, Citibank o de la del Centre of Contemporary Art de Cleveland, entre otros.

Ha recibido el Premio Arte y Mecenazgo de la Fundación La Caixa, en la categoría de artista, en 2016; y el Premio de la Cultura de la Comunidad de Madrid en la modalidad de Artes Plásticas, correspondiente a 2014.