Las denuncias por negligencias médico-sanitarias aumentan un 27% en 2021

La Asociación del Defensor del Paciente registra en la provincia de Segovia un total de 37 reclamaciones, diez más que el año anterior

Hospital General Terrenos Antonio Machado Globo KAM6205
El Hospital General de Segovia no figura entre los complejos de Castilla y León que más quejas por negligencias sanitarias recibieron a lo largo del pasado año. / KAMARERO

La pandemia ha hecho que la Sanidad pública pase (una vez más) al foco de la polémica. En el segundo año de crisis sanitaria, el elevado número de contagios colapsó en más de una ocasión la atención primaria en la provincia de Segovia, llegando a generar situaciones de caos. Es por ello por lo que el descontento de parte de la población con los servicios sanitarios fue en aumento a lo largo de 2021, un año en el que se registraron 37 denuncias por negligencia médica, de manera que estas se incrementaron un 27% con respecto al año anterior, cuando la Asociación del Defensor del Paciente anotó 27 reclamaciones, de acuerdo con la memoria anual publicada este lunes.

De igual forma, en Castilla y León también se produjo un aumento del 27% en comparación con 2020, al contabilizar 702 denuncias por supuestas negligencias, 109 más que el año anterior. Del total de casos, 39 tuvieron resultado de muerte, según el informe de la asociación. En este sentido, fue la sexta comunidad más denunciada de España y el territorio donde más han crecido las cifras, hasta el punto que ha llegado a su máximo histórico al superar los 680 casos contabilizados en 2013.

Con 37 denuncias, Segovia se sitúa justo en la mitad de la tabla, al convertirse en la quinta provincia de la Comunidad por número de reclamaciones, por delante de Ávila (35), Zamora (24), Palencia (22) y Soria (12), que cierran el listado. En el otro extremo se encuentra Valladolid, con 211, León, con 171, Burgos (110) y Salamanca (80).

Los complejos con más quejas por negligencias sanitarias fueron el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, el de Léon, el Clínico de Valladolid, el Universitario de Burgos y el de Salamanca, por lo que no figura entre ellos el Hospital General de Segovia.

Las “vergüenzas” del sistema

A pesar de la huella evidente que ha dejado la pandemia en los servicios de la Sanidad pública, la Asociación del Defensor del Paciente considera que el incremento de las denuncias por negligencias médicas ya no se puede achacar al covid, y critica que el sistema sanitario sigue sin ser “idílico” por la falta de recursos personales y materiales. “La pandemia ha dejado al descubierto las vergüenzas del sistema nacional sanitario”, sentencia la entidad, al tiempo que denuncia que la inversión que las administraciones públicas realizan en la sanidad española “no es la adecuada” lo que, a su juicio, hace que mantenga “su carácter abnegado” y cuente con unos profesionales “que están sobrecargados y mal retribuidos”.

Al hilo de esto, la memoria anual recoge que la lista de espera quirúrgica afecta a 37.319 castellanos y leoneses, con un tiempo medio de 129 días, que son ocho más que en el conjunto de España. Al igual que el pasado ejercicio, las cirugías que mayor retraso acumulan son Traumatología, Oftalmología y Cirugía general, que fue el servicio más denunciado, seguido de Traumatología, Urgencias y Ginecología y Obstetricia. Las listas de espera se colaron en el segundo lugar.

La asociación alerta de que los valores de listas de espera están “muy por encima” de los números anteriores a la pandemia por lo que, para volver a la normalidad, lo idóneo sería 30.000 pacientes en lista estructural con una demora de unos 90 días.

En este sentido, el informe del Defensor del Paciente señala que la Consejería de Sanidad ha elaborado un Plan de Ordenación de Listas de Espera (POLE) con el objetivo de reducir las presiones asistenciales, pero habrá que esperar a finales de 2022 para conocer su eficacia.

Incidencia en el medio rural

Otro de los puntos débiles denunciados es la falta de médicos, lo que ha provocado la anulación de consultas y pruebas diagnósticas ante la carencia de oncólogos, cardiólogos o radiólogos. Un problema que tiene especial incidencia en el mundo rural en la provincia de Segovia.

“Sacyl debe centrarse en llevar facultativos a los pueblos, por lo que es prioritario efectuar una política que facilite la ocupación de plazas de complicada cobertura”, subraya el Defensor del Paciente. De ahí que reclame contratos con mejores retribuciones, más días de descanso y la posibilidad de alternar consulta y hospital.

Además, la asociación advierte de la dificultad para acceder a las consultas de Atención Primaria que ha saturado las Urgencias de gran parte de los hospitales, fruto de la “nefasta” gestión y el “brutal recorte presupuestario” por parte de la Junta de Castilla y León.