Dos ejemplares adultos de cucaracha presiden la plaza de San José desde uno de los muretes de la zona superior. / E. A.
Publicidad

Las temperaturas de los últimos días, más frescas, favorecen el que las cucarachas permanezcan en sus escondites y salgan menos por las noches a hacer sus rondas para buscar comida. Sin embargo, en San José no se fían y están en guardia porque llevan un verano, otro más y sus vecinos ya han perdido la cuenta, en el que estos insectos han campado a sus anchas por los espacios públicos durante la noche, hasta el punto de adueñarse de la plaza principal del barrio.

María, una madre joven con una niña de tres años, explica que ha habido noches el pasado mes de agosto en las que cambiaba el recorrido para no pasar por la plaza de San José –antes de Ramiro Ledesma– “porque eran filas enteras de cucarachas por el pretil y por el suelo, que si te descuidabas las pisabas y oías el crujir asqueroso, que es que se me ponen los pelos de punta solo de acordarme. No hay derecho a esto porque no puedes dejar en el suelo a los críos”.

El Adelantado encontró a un grupo de adolescentes poco antes de medianoche en uno de los bancos de esta plaza y comprobó como a su alrededor era fácil encontrar grupos de tres, cuatro y hasta seis cucarachas en el pavimento, en los pretiles… pero también en la acera de la calle Tomasa de la Iglesia, unos pocos metros más arriba del Centro Cívico donde a diario acuden decenas de personas para realizar actividades o para trámites en el Centro de Acción Social (CEAS) de la zona.

Mientras los adolescentes comentan que lo de las cucarachas ha sido una constante todo el verano, especialmente por las noches y en esta zona en concreto de manera más llamativa, un ejemplar de uno de estos insectos, marrón muy oscuro, y de unos dos centímetros, ha subido por la pernera del pantalón del chándal de uno de ellos que, al percatarse de la presencia de la cucaracha, consigue quitársela de encima dando un salto, mientras alza la voz maldiciendo lo que describe como una plaga “que da mucho asco”.

Mala Imagen

Otros vecinos del barrio prefieren retarlo importancia y apuntan a la proximidad de un nido de contenedores de basura en una de las esquinas de la plaza. Admiten que el problema existe pero no quieren “que salga en los periódicos porque da mala imagen. Son cosas que pasan todos los años y en casi todos los barrios de Segovia”, dice un señor de unos setenta años que prefiere mantenerse en el anonimato.

Helena, una residente de la zona, sostiene, por su parte, que ese argumento no tiene sentido, “porque es un problema con el que los vecinos no podemos solos y tiene que intervenir el Ayuntamiento. Ya se sabe que no es por una cuestión de higiene, no solo por lo menos, porque gente guarra hay en todos los lados, pero por lo que dicen se debe a los huecos que hay, porque este ya es un barrio viejo”.

Coincide este testimonio con las actuaciones llevadas a cabo por los servicios municipales en el verano de 2015, cuando se registró uno de los episodios de ‘plaga’ de cucarachas tanto en este barrio como en San Millán y también en alguna plaza del de Nueva Segovia. En ese momento, además de tratamientos antiplagas en espacios públicos, las cuadrillas de la Concejalía de Obras y Servicios, con personal contratado gracias a programas de empleo cofinanciados por la Junta, realizaron trabajos de rejuntado de los muros de mampostería en varios patios del barrio para intentar paliar este problema eliminando grietas y agujeros.

Inspecciones técnicas

Son varias las llamadas que se han realizado al Ayuntamiento este año para exigir medidas que pusieran freno a la proliferación de estos insectos y algunos vecinos comentan que les consta “que han venido técnicos pero por las mañanas y las cucarachas cuando salen es por la noche”, indican.

El concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, de Izquierda Unida, comenta que tiene conocimiento del problema y tranquiliza al vecindario de San José porque asegura que se han realizado inspecciones técnicas, “y aunque no se hagan por la noche tienen medios para descubrir dónde y por qué hay cucarachas, además de que no hay ningún motivo para desconfiar de lo que dicen los vecinos”.

A finales de esta semana la Concejalía estaba pendiente de un informe de FCC, la empresa concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras.

Nuevo contrato

Se da la circunstancia de que hace casi nueve meses que se inició el procedimiento para licitar este servicio, uno de los más importantes del municipio por su coste económico y por su repercusión en las condiciones de limpieza e higiene de la ciudad. Desde febrero no se ha producido ningún avance administrativo, ya que los servicios técnicos municipales tienen que evaluar la abundante documentación remitida por las empresas interesadas en hacerse con el contrato. Galindo asegura, a pesar de todo, “que es una de las principales prioridades” del gobierno municipal de PSOE-IU.

¿Qué puede esperarse de la nueva contrata en materia de tratamiento de plagas? El pliego de prescripciones técnicas utiliza términos poco concretos al abordar las actuaciones contra “otras plagas”, a parte de las labores de desratización.

Mientras sobre estas últimas sí obliga al licitador a indicar en su oferta el plan de actuación y los elementos necesarios para realizar las campañas oportunas de choque –dos obligatorias al año– y las de mantenimiento entre campañas, así como la elaboración de un plano sanitario de los focos, en el caso del resto de plagas solo indica que “el Ayuntamiento podrá requerir actuaciones necesarias” ante la proliferación de insectos u otros animales “cuando estos puedan afectar a la salud de la población, causen importantes molestias o daños, o por activación del Plan de Protección Civil del municipio”.

Además, en estos casos es el Ayuntamiento el que debe indicar “con el mayor detalle posible” las características de las plagas y su localización y proveer de los medios materiales y humanos necesarios para controlarlas.

La coordinación correrá a los servicios técnicos municipales que también podrán asistir a la empresa adjudicataria.

Controversia ‘histórica’

No parece que haya servido de mucho el último gran episodio de ‘plaga’ de cucarachas ocurrido en el verano de 2015 y que, además de a los barrios de San José y de San Millán, donde es un problema endémico y recurrente casi todos los veranos, afectó a otros puntos de la ciudad como a las plazas del Mester de Juglaría y Mester de Clerecía, en el de Nueva Segovia.

En ese momento se dijo que el problema era el mismo pero las causas tenían connotaciones diferentes. El entonces concejal de Medio Ambiente, Jesús Garcia Zamora, recién llegado al Ayuntamiento y hoy primer teniente de alcalde y portavoz socialista, además de concejal de Hacienda y Desarrollo Económico y Empleo, afirmó que el consistorio segoviano lleva a cabo una labor preventiva durante todo el año y los servicios municipales de manera sistemática y periódica revisan y preparan los espacios públicos para evitar que salgan a la superficie ratas, ratones, cucarachas y otros insectos y animales.

Sin embargo, advertía de que hay años en las que condiciones meteorológicas especiales generan focos puntuales sin que se pueda hablar de plagas generalizadas.

Por otra parte, indicaba que el Ayuntamiento atiende las demandas de ayuda por parte de los vecinos pero recalcaba que no podía actuar en edificios privados, un problema detectado por ejemplo en el subsuelo del conocido como polígono de San Millán, donde incluso se llegó a hablar de subvencionar los tratamientos antiplaga a las comunidades de propietarios.

The problem in the house because of cockroaches living in the kitchen.Cockroach eating whole wheat bread on chopping wood background. Cockroaches are carriers of the disease.

Portadoras de bacterias desde el Pleistoceno

• Hay 4.600 especies de cucarachas. Desde que surgieran en el Pleistoceno, hace más de 300 millones de años, se han catalogado alrededor de 4.600 especies diferentes de cucarachas. Solamente 30 variedades se asocian directamente con ambientes habitados por humanos y son las que se consideran como plagas. Su morfología, como la de otros insectos, es simple: tienen tres pares de patas, grandes ojos compuestos, largas antenas, un tórax dividido en tres segmentos y un abdomen fraccionado en diez partes.

Las comunes en España. Las especies más comunes en España son la periplanetaamericana (color marrón rojizo; 3-4 centímetros; las alas cubren completamente su cuerpo), la blatellagérmanica o alemana (color marrón claro y 1,2-1,5 centímetros) y la blattaorientalis u oriental (color marrón oscuro casi negro; 3-4 centímetros y las hembras tienen las alas menos desarrolladas).

Comportamiento fascinante. Son necrófilas y cuando escasean los alimentos son capaces de nutrirse de los cadáveres de sus semejantes. Al disponer de un exoesqueleto cuentan con una flexibilidad que les faculta para pasar por grietas o espacios imposibles. Son capaces de sobrevivir una semana sin cabeza o estar más de media hora sin respirar. Además, varios estudios científicos han comprobado que son unas grandes aficionadas a la cerveza, ya que se sienten atraídas por los azúcares y el lúpulo.

Riesgo para la salud. Las cucarachas son portadoras de bacterias y pueden llegar a contagiar enfermedades como salmonelosis, disentería o gastroenteritis. Estudios recientes, realizados por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Medioambientales de Estados Unidos, han confirmado que algunos episodios de crisis asmáticas tienen relación con los excrementos de cucarachas. Basta con que una cucaracha se haya paseado por una zona donde se preparan alimentos para que esa superficie se quede contaminada.

Recomendaciones. Para prevenir su aparición hay que realizar un perfecto drenaje en arquetas, sumideros y desagües, manteniendo estos cerrados por las noches; vigilar la aparición de grietas o agujeros que conecten con patinillos o bajantes; limpiar hogares y oficinas de forma regular; almacenar alimentos en recipientes herméticos y no dejar restos por las noches al descubierto; mantener el orden en los espacios para impedir que se creen refugios en los que puedan esconderse; en hostelería es crítico mantener una escrupulosa limpieza en cafeteras, motores de cámaras y grifos dispensadores de cervezas y refrescos; y, por último, eliminar el agua estancada en recipientes pues la humedad las potencia.