Imagen de archivo (2013) del interior de una mezquita de Segovia. / Lara Mazagatos
Publicidad

El lunes pasado, 13 de abril, nacía una iniciativa solidaria desde la Federación de Comunidades Musulmanas de Castilla y León (Fecomcyl). Su presidente, Mohammed El Mizeb, anunciaba poco después en su muro de Facebook que varias asociaciones de la Comunidad Autónoma estan colectando donaciones en diferentes municipios “a favor de la sanidad pública o de los servicios sociales para expresar su apoyo y colaboración como ciudadanos en la lucha contra esta crisis provocada por la pandemia del Covid-19. Que Allah proteja a este país y a todo el mundo”.

Desde su residencia de Segovia, El Mizeb informaba hoy a El Adelantado de que, además de las dos asociaciones de la capital segoviana, contribuyen a la campaña asociaciones de otras localidades de la provincia como Boceguillas, Cantalejo, Cuéllar o Riaza y también desde Ávila, Aranda de Duero, Valladolid, León o Medina del Campo.

El presidente de Fecomcyl, que señala que se trata de aportaciones modestas – “algunos pueden aportar 100 euros o 50, otros otras cantidades porque la gran mayoría son obreros y no disponen de un capital importante”, dice– comenta que la semana que viene ya se pondrán en común las donaciones para aportar su contribución a las necesidades sanitarias o de centros de servicios sociales.

“Se está organizando a través de grupos de WhatsApp de las asociaciones o de conocidos, porque nos sentimos parte de este país y queremos aportar en la medida de nuestras posibilidades”, comenta El Mizeb.

En la provincia hay en torno a 4.000 musulmanes, con datos de 2019, según señala este responsable de la federación que agrupa a las comunidades. El coronavirus también ha entrado en algunos hogares musulmanes de Segovia y, según indica, a través de un matrimonio joven que trabaja en una residencia de ancianos y ambos resultaron contagiados, se transmitió a los padres de la mujer y el más mayor de los varones ha permanecido durante doce días hospitalizado aunque afortunadamente ha podido superar la enfermedad. Peor suerte ha corrido otra mujer musulmana que se encontraba en un centro residencial y ha fallecido.

El Mizeb explica que las dos comunidades musulmanas de Segovia decidieron el cierre de las mezquitas de la ciudad antes de la declaración del estado de alarma y no es partidario de que se relajen las condiciones de aislamiento social por el momento a pesar de que en su propia familia, con tres hijos, la más pequeña “pregunta mañana y tarde ¿se ha ido ya el virus? ¿cuándo puedo salir a la calle? ¿por qué el perro puede salir?”.

El próximo jueves, 23 de abril, comenzará el mes musulmán del Ramadán, en el que además de la práctica religiosa del ayuno, hay celebraciones en la mezquita por la tarde-noche y una actividad social que en esta ocasión tendrá que dejarse para cuando las autoridades lo permitan, recalca el presidente de esta federación de comunidades musulmanas.