Las Ciudades Patrimonio, como Segovia, tienen mucho que enseñar de turismo cultural. / NEREA LLORENTE

El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad ha participado en el pleno de la Organización Mundial de Turismo en Madrid, donde ha ofrecido su experiencia para la recuperación del turismo. El vicepresidente del Grupo, Antonio Rodríguez Osuna, destacó el papel de las 15 ciudades del Grupo como referentes del turismo patrimonial y cultural en España y Europa. Y propuso el desarrollo de un plan estratégico bajo el título ‘El turismo cultural: una oportunidad para superar la crisis Covid19. Patrimonio Sostenible e inteligente’.

En su intervención ante el plenario, el vicepresidente del Grupo planteó la creación de un grupo de trabajo específico dentro de la OMT:Es importante que compartamos las buenas prácticas y éxitos en la gestión y promoción de los destinos culturales de España con el resto de miembros afiliados, a través de seminarios y encuentros presenciales y telemáticos, con la colaboración de otras entidades de Iberoamérica y Europa”.

El vicepresidente del Grupo ofreció la experiencia y colaboración de “las 15 ciudades históricas y patrimoniales más importantes de España y de Europa, que son una referencia internacional de un turismo de excelencia y calidad, con una gran trayectoria de trabajo conjunto con entidades del mundo del turismo y la cultura, tanto nacionales como extranjeras, entre las que destacan las redes que aglutinan a ciudades y bienes declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO de Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y México”.

Antonio Rodríguez Osuna subrayó la importancia estratégica del turismo cultural como motor de reactivación para paliar los efectos de la pandemia: “En todas las crisis nacen nuevas oportunidades y es el momento de que los destinos cercanos de patrimonio y cultura asuman el liderazgo en la recuperación de viajeros, ofreciendo la máxima confianza como viajes seguros y generadores de nuevas experiencias”.

Según Rodríguez Osuna, “los destinos con bienes declarados Patrimonio Mundial en todos los países tienen un gran potencial de crecimiento. La marca UNESCO es una garantía de excelencia, vinculada a la cultura y también a valores como la solidaridad, la sostenibilidad y la cooperación. Se trata de valores que entre todos debemos potenciar”, concluyó.