Las labores de extinción del incendio, controlado desde la tarde del miércoles, continúan con una dotación de la Junta, que indica que en algunos puntos la ceniza alcanza los 40 centímetros de espesor. / EFE
Publicidad

La Junta de Castilla y León, a través de su delegado en Segovia, Javier López-Escobar, y el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso, con su alcalde Samuel Alonso al frente, han comenzado la planificación y coordinación de los trabajos de recuperación en la zona de la Sierra de Guadarrama afectada por el incendio forestal que se declaró el pasado domingo y que permanece activo aunque controlado, según fuentes municipales. El primer paso, de acuerdo con la inspección técnica realizada, es evitar que la ceniza llegue a los cauces debido a lluvia torrencial por una tormenta.

López-Escobar, acompañado por el jefe de la Sección Territorial de Gestión Forestal, Ignacio Quintanilla, se ha reunido con el alcalde del Real Sitio para informarle de la planificación que la Junta quiere llevar a cabo y para coordinar las distintas actuaciones de los agentes de la Comunidad Autónoma y de los voluntarios en las zonas afectadas por el incendio.

La Administración autonómica ya ha abierto en Segovia distintas vías de estudio y análisis de la situación para enfocar las actuaciones y, paralelamente, en Valladolid se trabaja en los planes de restauración ecológica con una planificación a más largo plazo.

Inspección sanitaria

Inspectores de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental del Servicio Territorial de Sanidad han concluido, tras una inspección sobre el terreno, que “no existen riesgos” en las zonas de abastecimiento de agua de los municipios colindantes, así como en las industrias alimentarias, ya que la mayor parte de las localidades cuentan con estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP) y para los que no la tienen “se estudiarán medidas de abastecimiento de agua”.

A través de las redes sociales y los cauces de información municipales, Alonso tranquilizaba a sus vecinos con un escueto “se han llevado a cabo análisis desde Sanidad y todo correcto”.

El delegado territorial expresaba por su parte su confianza en que las ETAP, tanto la de la Mancomunidad de La Atalaya, como la de Segovia capital, “resuelvan cualquier problema que tenga el agua procedente de la zona del incendio”. En el caso del abastecimiento a La Granja, señala que “se están planificando las actuaciones para evitar que ‘El Mar’ –el embalse donde se encuentra la captación ordinaria– se contamine”.

A lo largo de la mañana se desplazaron también a la zona del incendio técnicos del Servicio Territorial de Medio Ambiente para evaluar y planificar, junto a Patrimonio Nacional, Parque Nacional y el Servicio de Agua de la Consejería de Medio Ambiente, las actuaciones de restauración.

Actuaciones planificadas

Quintanilla explicaba a primera hora de la tarde que básicamente esas actuaciones consisten en “ir controlando el río, la erosión, el movimiento de las cenizas… Tenemos buen tiempo pero ahora mismo una tormenta supondría un gran problema”.

En este sentido, se ha estudiado la corrección hidrológica para prevenir que las precipitaciones de una tormenta ocasionen arrastres hacia las zonas de abastecimiento de agua. La Junta analiza dónde planificar albarradas –empalizadas hechas con madera– utilizando materiales del propio terreno incendiado como los árboles quemados y piedras para contener los arrastres.

Se ha acordado actuar en las laderas del Alto del Morete y en el cauce del río en primer lugar porque la repoblación vegetal se abordará en una segunda etapa a medio plazo.

Hay que tener en cuenta que la ceniza alcanza en algunos puntos los 40 centímetros de espesor y el objetivo es que quede retenida y no llegue a los cauces.

Este experto de gestión forestal de la Junta ha indicado que incluso el arbolado, en su estado actual, “protegería la zona frente a una posible escorrentía” y añade que “habrá que esperar aun tiempo a que crezca la incipiente hierba e incidir en el tema de plagas, colocando trampas en la zona”.

Labores de extinción

Dede el Ayuntamiento del Real Sitio, su regidor apuntaba por la tarde que a lo largo del día se había continuado “trabajando con normalidad, con cuatro cuadrillas de tierra, además de vehículos y medios aéreos… Se sigue trabajando en un incendio activo, así que máxima prudencia”.

Por cierto, durante el encuentro institucional, López-Escobar ha aprovechado para agradecer a Alonso, y por extensión a los vecinos y voluntarios, la colaboración ante una tragedia medioambiental como un incendio forestal de estas características, que ha alcanzado al Parque Nacional Sierra de Guadarrama.

Será el Ayuntamiento del Real Sitio el que canalice el voluntariado  y hay más de 500 personas registradas y esperando para participar en las labores de restauración del monte.

Terrenos privados

En cuanto a los propietarios de montes privados afectados, les corresponde planificar las actuaciones en esos terrenos, aunque el responsable de la Junta sostiene que podrán contar con ayudas económicas y apoyo técnico.