La vaca ciega de Tolocirio

‘Marka’ forma parte de una explotación ganadera de vacuno en la que ha logrado adoptar conductas para adaptarse y alimentarse de forma autónoma.

17

Hablar de integración social suele llevar a pensar en humanos con alguna minusvalía. Pero también se dan casos en el mundo ganadero. Es el caso de ‘Marka’, una vaca ciega que convive, come y se ordeña de forma autónoma en una explotación ganadera de leche de la localidad de Tolocirio.

‘Marka III Bolton’ es el nombre de la res número 280 que nació con ceguera hace dos años y medio en la explotación de Rubén Caballero. Allí ha crecido y convive con otras 106 vacas lecheras, donde disponen de dos sistemas de extracción automática de leche, también llamados ‘robots de ordeño’.

El dueño de la explotación, Rubén, que después de estudiar para ingeniero técnico topógrafo, decidió dedicarse a lo que le gusta, la ganadería, trata a ‘Marka’ con especial cariño. Recuerda que percibieron su ceguera porque le costaba más trabajo llegar a los sitios, y tuvo un crecimiento más lento que sus compañeras de explotación. Ha sido revisada por veterinarios y confirmaron que era ciega. Pero hoy ‘Marka’ es un ejemplo de superación y está totalmente integrada en la granja lechera.

Esta novilla ha logrado incluso alcanzar la maternidad y parió un ternero hace cinco meses. Además se ha ganado el respeto del resto de las vacas compañeras de la explotación, que lleva construida doce años.

Al igual que sus congéneres, lleva una vida normal. Cuando la apetece acude al comedero para alimentarse. Y sabe ir a ordeñarse ella sola introduciéndose en el robot VMS con las mismas ganas que las demás. Si cabe, acude con más decisión que otras, pues se ordeña de forma regular con una media de 3,2 veces al día y produce 31 litros de leche.

La vida de Rubén cambió cuando decidió adquirir los robot de ordeño automáticos. La dependencia que él tiene de sus vacas casi ha desaparecido, como también la dependencia que Marka tiene de su dueño.