La tradición oral de Vegas de Matute inicia el Archivo Segoviano de Folklore

Con la venta de los volúmenes sonoros editados por el Instituto ‘Manuel González Herrero’ y el Ayuntamiento de la localidad se contribuirá a restaurar la ermita de la Virgen del Rosario.

17

No es habitual que una rueda de prensa empiece al son de la dulzaina, aunque sea una grabación, y continúe con canciones de ronda, romances y hasta seguidillas cantadas o una jota bailada por dos paisanas. La ocasión lo merecía porque ayer se presentaron en el Palacio Provincial, sede de la Diputación, los tres volúmenes que conforman la primera pieza del Archivo Segoviano de Folklore, dedicados en exclusividad a la tradición oral en Vegas de Matute.

Fueron casi diez minutos, un resumen audiovisual breve si se tiene en cuenta que son más de cuatro horas las que suma este primer trabajo del Archivo que promueve el Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana ‘Manuel González Herrero. En este caso la iniciativa partió de un vecino de Vegas, José María Cubo, presidente de la Asociación Cultural ‘Vegas de Matute’, que lleva más de veinte años investigando el folklore, y ahora ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de la localidad y de la Diputación Provincial.

Cubo aseguró que el de ayer era “un gran día” para él, y “una satisfacción” conseguir un objetivo que llevaba tiempo persiguiendo, con la finalidad de que esa importante riqueza que supone la tradición oral de su tierra no se pierda cuando fallezcan los pocos vecinos, ya de edad avanzada la mayoría, que la han salvaguardado.

Por si fuera poco, el dinero recaudado con la venta de los ochocientos ejemplares que se han editado de ‘La tradición oral en Vegas de Matute’, a un precio de 20 euros los tres volúmenes, servirá para continuar la restauración de la ermita de la Virgen del Rosario, del siglo XVII, en el barrio de Cantarranas de este municipio.

Y es que, con la autorización del Obispado y los permisos correspondientes, un grupo de vecinos se dedica los sábados a trabajar en este patrimonio material del pueblo que, a partir de ahora, gracias a su patrimonio inmaterial tiene más cerca su definitiva recuperación.

La edición en tres discos compactos de la tradición oral de este pequeño municipio situado en la falda de la Sierra de Guadarrama, que no alcanza los tres centenares de vecinos, ha estado coordinada por el etnógrafo Carlos Porro, de la Fundación Joaquín Díaz, quien también se encarga del Archivo Segoviano de Folklore que da su primer fruto con este trabajo. Los responsables señalaron ayer que es imposible valorar económicamente el coste de la iniciativa, porque ha contado con la colaboración desinteresada de muchas personas, empezando por los propios vecinos que han prestado sus voces y sus habilidades con instrumentos tradicionales —hay un cantante con 86 años que conserva buena voz o intérpretes de guitarra septuagenarios, por ejemplo—, o el mismo alcalde de Vegas de Matute, Juan Miguel Martín Useros, que es músico y ha participado tanto con esa faceta artística como cediendo su estudio de grabación, o técnicos de sonido etc. Para el soporte físico en discos compactos, el Ayuntamiento de esta localidad ha aportado 2.000 euros y la Diputación, 1.800 euros.

Buena iniciativa

Porro destacó la importancia de esta iniciativa —son pocas las instituciones que editan grabaciones de la tradición oral en España, sostuvo—, entre otras razones, porque recoge los testimonios directos, con la naturalidad con la que han sido transmitidos de generación en generación, a través de una obra cuidada, seleccionada y perfectamente documentada. Los discos están acompañados de treinta páginas explicativas sobre lo que en definitiva son 400 años de folklore local, pues entre las 75 piezas recopiladas hay desde muy antiguas, del siglo XVI a más contemporáneas, del siglo XX.

La directora del Instituto de la Cultura Tradicional, Sara Dueñas, animó a otros municipios y entidades de la provincia a seguir el ejemplo de Vegas de Matute, cuya Plaza Mayor acogerá el sábado por la tarde una presentación de este trabajo sobre su tradición oral, con la intervención de algunos vecinos que han participado en las grabaciones.