La plaza Ramiro Ledesma ofrece ya un renovado aspecto tras concluir las obras

El Ayuntamiento ha invertido 75.000 euros en el proyecto integral de remodelación

El Ayuntamiento de Segovia, a través de la Concejalía de Obras y Servicios, ha dado ya por finalizadas las obras de remodelación integral de la plaza de Ramiro Ledesma; centro neurálgico del barrio de San José, en los que se han subsanado los desperfectos que existían y que han cambiado totalmente su imagen dotándole de un renovado aspecto.

Según explica el Ayuntamiento en una nota de prensa, Las obras comenzaron en la parte baja de la plaza creando un espacio continuo, sin desniveles, eliminando escalones, colocando una rampa con barandilla, e instalando un banco corrido. Después, la intervención se centró en la parte alta, con la finalidad de reparar y mejorar la zona, dotándole de unidad a todo el recinto.

En concreto, se ha renovado el pavimento, muy deteriorado, sobre el que se ha echado una nueva capa de hormigón coloreado color teja, similar al empleado en el resto de la plaza, de 10 centímetros de espesor. También se ha intervenido en los escalones hundidos y se ha colocado nuevo mobiliario urbano: bancos, papeleras y pasamanos para la zona de las escaleras.

Por último, se ha arreglado la fuente y cambiado los caños fabricados de manera artesanal.

La alcaldesa, Clara Luquero, acompañada de la concejala de Obras, Paloma Maroto, y del presidente de la asociación de vecinos del barrio, Francisco Gil, visitaron la plaza para comprobar el resultado de esta intervención, con la que se ha logrado dignificar, por completo, este espacio público, lugar de encuentro y reunión de los vecinos del barrio. La inversión realizada en todo el proyecto alcanza los 74.500 euros.

El proyecto que se completará en primavera con la plantación de césped y de un Prunus pisardi en una de las zonas ajardinadas, ha cambiado totalmente la imagen de la Plaza Ramiro Ledesma dándole un aire más moderno y acorde a la estética que ha ido adquiriendo, en los últimos años, el barrio de San José. Además, las obras han sido respetuosas con uno de los símbolos de la plaza, el abeto de 12 metros de altura que la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad, titular de la parroquia del barrio, plantó hace 25 años para conmemorar su fundación. Finalmente, los técnicos han conseguido resolver los problemas estructurales que inicialmente hacían inviable su conservación y se mantendrá en el mismo lugar.