La periferia del parque de las Hoces del Duratón alberga 440 parejas de buitre leonado

El naturalista Alberto Tejedor descubre diferencias de comportamiento entre los buitres que anidan en el parque y los que se sitúan fuera de él.

14

Aunque ya es sabido que el parque natural de las Hoces del río Duratón alberga la mayor colonia de buitres leonados de España (652 parejas en 2010), el naturalista segoviano Alberto Tejedor tenía la curiosidad de conocer la cifra de parejas de esa especie existentes en la periferia de dicho espacio protegido, por lo que el pasado año decidió embarcarse en la realización de un censo en la cuenca del Duratón, excluyendo la superficie del parque natural.

El resultado de su estudio ha sido sorprendente: 440 parejas. De esa cifra, 122 se sitúan entre San Miguel de Bernuy y Fuentidueña, 80 en el río San Juan, 77 en Sepúlveda —desde la Virgen de la Peña a Duratón—, 61 en los barrancos de Castrojimeno y Carrascal del Río, 48 en Valle de Tabladillo y el barranco de Castroserracín; 28 en el río Caslilla; 12 en la Hocecilla y otras 12 en Cuevas de Provanco.

Pero, más allá de descubrir la cifra, el trabajo llevado a cabo por Tejedor, uno de los mayores conocedores de la cuenca del Duratón, ha permitido desvelar diversos datos sobre el comportamiento de los buitres leonados.

Según explica Tejedor, mientras que las parejas que anidan en el parque natural se han habituado ya a la presencia humana, los buitres leonados de la periferia del espacio protegido “se muestran mucho más desconfiados”. Uno de los factores que puede contribuir a ese hecho es la ubicación de los nidos. “En el parque natural de las Hoces del río Duratón están los cortados más verticales, casi inaccesibles; fuera del parque, los nidos se sitúan en lugares de más fácil acceso”, señala el naturalista.

Fruto de tales circunstancias, la productividad de las parejas difiere entre el parque y el resto de la cuenca del Duratón. En el primero, consiguen volar cerca del 50% de los pollos. Fuera del parque, el porcentaje baja hasta situarse entre el 25 y el 30%.

En su trabajo, Tejedor hace también referencia al cambio de hábitos alimenticios de los buitres leonados en los últimos años. “Con la prohibición a los ganaderos de tirar al campo los cadáveres de los animales que se morían en los establos desapareció la principal fuente de alimento de los buitres leonados”, recapitula Tejedor. Así, ante una situación de escasez de alimento, se han detectado “comportamientos nuevos”, como comer pequeñas presas (liebres, conejos, ratas…), desplazarse hasta lugares muy lejanos o poco adecuados para comer o, incluso, levantar las tapas de los contenedores donde los ganaderos depositan animales muertos.

Colonias.- Si la mayor colonia de buitres leonados de España es la de las Hoces del Duratón, la segunda se sitúa también en la provincia, en las Hoces del Riaza, donde WWF contabilizó el pasado año 456 parejas, una cifra ligeramente superior a la de la periferia del parque natural del Duratón. La tercera colonia más importante de España, en cuanto a población, es la de los Arribes del río Huebra, en la provincia de Salamanca, donde la Sociedad Española de Ornitología (SEO) contabilizó 349 parejas en 2008.

Ese mismo año, la SEO estimó que, en toda España, había unas 25.000 parejas de la especie. Por autonomías, destacan Castilla y León y Aragón, que acumulan el 24 y 21%, respectivamente, de la población nacional.