La modificación de la ordenanza de carga y descarga no se aprobará antes de octubre

Los hábitos de los turistas orientales llevan a la alcaldesa a descartar un horario específico para hostelería entre 15,30 y 16,30 horas

La modificación de la ordenanza municipal de carga y descarga no será efectiva antes del mes de octubre, según explicó ayer la alcaldesa, Clara Luquero, quien recordó que este asunto, que ha generado el rechazo inicial del sector comercial, apenas ha empezado su tramitación con la reunión que el pasado martes mantuvieron responsables del equipo de gobierno en La Alhóndiga con comerciantes, hosteleros, transportistas y representantes vecinales y de la Escuela de Arte y Superior de Diseño Casa de los Picos.

Luquero sostuvo que “se acaba de iniciar el contacto con todos los sectores interesados —estaban invitados incluso responsables de la Federación de Asociaciones de Vecinos porque el centro histórico y en concreto la Calle Real es una arteria principal que utiliza la práctica totalidad de los ciudadanos, mantuvo— y habrá más”, ya que casi con seguridad se convocará otra reunión en agosto, una vez que los técnicos municipales hayan recabado información directa de los establecimientos afectados.

En cualquier caso, recordó que la modificación de una ordenanza municipal exige una tramitación a medio plazo, de manera que aunque la propuesta se eleve a la comisión informativa y al pleno el mes que viene, para su aprobación inicial, después es requisito indispensable un periodo de información pública y de presentación de alegaciones de un mes, lo que, como mínimo, alarga este proceso hasta octubre, momento en el que volvería a la comisión informativa y nuevamente al pleno para la aprobación definitiva.

Respecto al escrito conjunto de los grupos municipales del PP, Ciudadanos y UPyD, donde reprochaban que no se les haya tenido en cuenta para la reunión con los afectados, Luquero afirmó que “vamos a contar con el resto de formaciones políticas en asuntos estratégicos como el futuro plan estratégico de la ciudad y su área de influencia o en el nuevo Plan de Juventud, por ejemplo, pero, dicho esto, el gobierno diario es responsabilidad nuestra y se toman muchas decisiones”.

“Estamos abiertos a cualquier propuesta o sugerencia pero reitero que es un proceso a medio plazo y los grupos municipales tienen los cauces habituales de participación en las comisiones informativas y en el pleno”, añadió.

La alcaldesa señaló que “este es un problema muy serio y no hay tiempo que perder; a veces me quita el sueño porque cualquier día vamos a tener un accidente”, al tiempo que se mostró dispuesta a escuchar a todos y a tener en cuenta posibles alternativas, manteniendo el criterio inicial de adelantar el horario de carga y descarga para que a las diez de la mañana no haya ningún vehículo en las calles peatonales. Entre las descartadas, la habilitación de un horario de tarde para hostelería, de15,30 a 16,30 horas, porque la Concejalía de Turismo ha advertido de que es el tramo del día utilizado por los turistas orientales para visitar la ciudad, “ya que comen antes que los visitantes occidentales”, según dijo.