«La modernización del poder judicial es la asignatura pendiente de la democracia»

José Luis Concepcion, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

0

El segoviano José Luis Concepción considera que la modernización de la justicia es la asignatura pendiente de la democracia española. En una entrevista concedida a este medio, el presidente del TSJ de Castilla y León demuestra una vez más sus dotes de gran comunicador, mientras no rehuye ninguno de los asuntos que se le plantean. No ve con malos ojos al nuevo ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, quien “nos deja vislumbrar alguna esperanza y una gran imaginación para dotar a la justicia de los recursos económicos en una época de crisis”, y aplaude su propuesta de reformar la elección de miembros del CGPJ.

Nos encontramos en una situación económica grave. Parece que la justicia no va a ser ajena a esa desinversión del Estado en infraestructuras, de las que tan necesitados andan …

Pero algunas declaraciones del nuevo ministro de Justicia parece que nos dejan vislumbrar alguna esperanza y una gran imaginación para dotar a la justicia de recursos económicos en una época de crisis como esta.

¿Cómo ve la situación de la justicia en Segovia?

Los números en los dos últimos años se han elevado tremendamente. La crisis económica ha contribuido a ello no solo en los juzgados civiles, con las ejecuciones, sino en los mercantiles, con los concursos de acreedores, y en los laborales. También en los penales, e incluso en el contencioso-administrativo. La crisis ha aumentado los asuntos judiciales y Segovia no ha sido ajena.

La creación en los cuatro últimos años de dos juzgados de primera instancia e instrucción en la capital ha contribuido a suavizar ese aumento de casos judiciales; salvo en algún juzgado que coyunturalmente puede tener problemas, como el de lo Penal, pero ya se han puesto las medidas adecuadas, pues cuenta desde hace un año con un refuerzo.

Se nos dotó del sexto juzgado de instrucción, pero estamos a la espera de que llegue el segundo de lo penal, pues el actual supera los 500 asuntos anuales.

Debemos remarcar que hace dos años que el Ministerio de Justicia no crea un órgano judicial en España, quizá por esa falta de recursos económicos. Uno de los que se debiera crear con prontitud es el Juzgado de lo Penal número 2 de Segovia, como el de Zamora y Palencia, que son ciudades de población media, pero cuyos números nos hacen pensar que necesitan algún juzgado más de esta naturaleza.

Parece que llegan malos tiempos para el futuro edificio judicial de Segovia en el que se deben agrupar todas las dependencias judiciales de la capital.

Es la lucha que ha tenido este presidente desde hace cinco años. Hay un proyecto que, al parecer, está aprobado, y digo al parecer, pues llevo dos años sin tener noticias de la Subdirección General de Obras y Patrimonio del Ministerio de Justicia. Ahora ya he contactado con el subsecretario del que depende esta Subdirección para tratar de informarme sobre el estado y situación de varios edificios judiciales en nuestra Comunidad.

El poder judicial es el pariente pobre de la democracia. ¿Continúa pendiente de afrontar un diseño nuevo de la administración de justicia, pues el que tenemos, como usted siempre ha dicho, no es de este siglo?

Es la asignatura pendiente de la democracia y espero que el nuevo gobierno haga bien los deberes para que en pocos años nos podamos poner a la altura de los otros dos poderes del Estado. Nosotros siempre hemos reclamado igualdad entre los tres poderes, que pasa por la modernización de la justicia, como se ha reforzado la Agencia Tributaria u otros ámbitos de la administración. E indudablemente los anuncios que ha hecho el nuevo ministro nos han dado cierta esperanza.

Se le ha acusado a la justicia en ocasiones de opacidad, aunque en ciertos aspectos hemos pasado de la opacidad a una excesiva publicidad, e incluso podemos hablar en algunos casos de un circo mediático en torno a algunos procesos.

Que quizá es más peligroso que la opacidad absoluta. Yo siempre he apostado por la transparencia. El esfuerzo que hemos hecho desde este Tribunal Superior de Justicia pone de manifiesto que queremos acercarnos al ciudadano. Que uno de nuestros retos es que no hemos sabido contarles a los ciudadanos la enorme calidad que tienen los jueces españoles. Tenemos una de las mejores carreras judiciales de nuestro entorno, y, sin embargo, la justicia está muy poco valorada, porque hemos fallado en ese proceso de comunicación, que ahora lo estamos aprobando de forma satisfactoria. Pero una cosa es la transparencia informativa y otra los juicios paralelos que tanto daño hacen a los ciudadanos cuando se ven sometidos a la acción de la justicia.