La moción de IU sobre la Cárcel Vieja es calificada de revanchista por UPyD y GMP

La alcaldesa y el portavoz del grupo Centrados en Segovia mantuvieron un ‘rifirrafe’ en el que el segundo reprochó a Luquero alusiones personales a su talante democrático

1

La corporación aprobó que el edificio conocido como Cárcel Vieja, en la Calle Real, que ha sido biblioteca pública durante décadas, disponga de un espacio dedicado a la memoria democrática, en virtud de una moción presentada por Izquierda Unida que persigue que los ciudadanos conozcan, además de la historia y arquitectura del edificio, “la vertiente represiva de los 40 años de dictadura franquista”, ya que este inmueble fue utilizado durante la Guerra Civil y hasta 1948 como centro de detención, como sostuvo el concejal Angel Galindo.

El portavoz de UPyD Centrados en Segovia, Cosme Aranguren, y el concejal del Grupo Municipal Popular (GMP) José Luis Huertas afirmaron que la moción tenía “un sesgo revanchista”, en palabras del primero, mientras el segundo habló de confrontación y arma política fruto “de una política revanchista”.

La propuesta salió adelante gracias al apoyo del Grupo Socialista. La concejala de Cultura Marifé Santiago hizo una pormenorizada relación de los usos que tendrá este inmueble destinado a Casa de la Lectura y comentó que también tendrá cabida, entre muchos otros, un memorial democrático como reivindica la coalición de izquierdas. “Un libro es un guardián de la memoria”, resumió. Por su parte, la alcaldesa, Clara Luquero, intervino en el debate para rebatir las tesis de los opositores a ese espacio promovido por IU, afirmando “la historia reciente hay que conocerla señor Aranguren” y citó el encabezamiento del manifiesto de Amnistía Internacional en 2008 que exigía el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y que dice ‘Para pasar página, primero hay que leerla’. “Algunas cosas que he oído aquí me hacen pensar que ese memorial es más necesario de lo que yo pensaba”, llegó a decir.

Aranguren quiso contestar, por alusiones, pero la regidora no se lo permitió, e incluso le llamó al orden, asegurando que no se trataba de una alusión personal: “le he nombrado para hablar de uno de sus argumentos, me refería a lo que subyace en algunas intervenciones, no solo en la suya”, indicó.