La Junta evalúa la afección del proyecto de recrecimiento de Puente Alta

La Comisión de Patrimonio reclama el control arqueológico de las obras, la documentación de todos los elementos del embalse y el estudio del antiguo camino empedrado.

0

La Comisión de Patrimonio analizó ayer el informe final del estudio arqueológico vinculado al anteproyecto de recrecimiento de la presa de Puente Alta, en el núcleo de Revenga. Los trabajos arqueológicos se han llevado a cabo en la zona afectada por el nuevo vaso previsto para el embalse y según los datos aportados ninguno de los yacimientos inventariados en esta área va a tener incidencia del proyecto.

La nueva cota de agua del embalse proyectado sí que tendrá influencia sobre algunos elementos estructurales que se anegarán total o parcialmente. Es el caso de la Puente Alta sobre el río Frío en la antigua carretera o parte de la Cañada real Soriana Occidental que quedará bajo el agua en la zona de cola. Así, el informe arqueológico ha documentado restos de un antiguo camino empedrado en la zona de cola del embalse actual que también podría verse afectado por el recrecimiento.

A la vista de la memoria final de la prospección, la Comisión Territorial de Patrimonio establece una serie de medidas correctoras que deberán adoptarse si se ejecuta el proyecto.

Las medidas hacen referencia al control arqueológico de los movimientos de tierra durante las obras; la limpieza y documentación específica de todos los elementos de la Puente Alta, desde las cimentaciones hasta el tablero; y el estudio completo de la traza del antiguo camino empedrado.

Por otra parte, la comisión autorizó el estudio de actividad arqueológica vinculada al proyecto de incorporación de Pelayos del Arroyo y Sotosalbos al abastecimiento de agua de la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza.

El trabajo arqueológico propuesto consiste en la prospección de una banda de 50 metros de ancho a lo largo de los 4,5 kilómetros que existen entre la conducción principal y los depósitos de Pelayos del Arroyo y Sotosalbos. La mayor parte del trazado discurre por caminos existentes y los tramos proyectados a campo a través atraviesan pastizales, bosques y fincas ganaderas.

La visibilidad en estas zonas es muy deficiente por el estado de la vegetación en esta época del año, por lo que la Comisión de Patrimonio establece que los trabajos arqueológicos deberán acometerse cuando las condiciones de vegetación y cultivos sean más adecuadas.