La Junta afirma que ahora no hay fondos para ceder travesías al Ayuntamiento

López-Escobar afirma que la prioridad es destinar los recursos “al mantenimiento de los pilares del estado del bienestar”.

0

La Junta de Castilla y León no se plantea en estos momentos la cesión al Ayuntamiento de Segovia de las calles y avenidas que son de titularidad regional, como la avenida de la Constitución o la Cuesta de los Hoyos. Y no se lo plantea porque en las arcas regionales no existe disponibilidad económica para acompañar esta cesión con el dinero que marca la normativa estatal al respecto. “Se cederán las travesías, con el dinero oportuno, pero cuando lo haya, porque, lamentablemente, ahora no tenemos esa disponibilidad económica”, aseguró ayer, en declaraciones a este diario, el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar.

Como se recordará, el alcalde, Pedro Arahuetes, ha vuelto a reclamar a la Junta de Castilla y León la cesión al Ayuntamiento de las travesías de titularidad regional; y, en concreto, la avenida de la Constitución, en evidente estado de deterioro. El propósito municipal pasa por asumir la titularidad de la avenida y, con ello, recabar fondos que permitan transformar esta vía en un moderno bulevar.

López-Escobar recordó ayer que fue la concejala centrista de Urbanismo, Ana Pastor, en el Gobierno PP-CDS que encabezó José Antonio López Arranz, quien en 2002 primero solicitó en nombre del Ayuntamiento la cesión de las travesías a la Junta. Pastor, según dijo el delegado territorial, no admitió las condiciones económicas del traspaso en la cuantía “que viene marcada por la ley”. Fueron las mismas condiciones económicas que, tres años después, si aceptó el Gobierno Arahuetes cuando, en 2005, asumió 10,5 kilómetros de travesías de titularidad estatal (Vía Roma y Conde Sepúlveda, entre ellas) por un importe de 2,5 millones de euros.

“Hubo algún intento más [de asumir las travesías de la Junta], siempre en esas condiciones económicas, las que marca la ley, y por las razones que fuera, al Ayuntamiento no le ha parecido oportuno aceptarlas”, continuó López-Escobar. “Qué más quisiéramos disponer ahora de unos fondos que el Ayuntamiento en su momento no quiso [porque, en su opinión, eran insuficientes] y que, creo, ahora el alcalde querría, pero es que no hay disponibilidad económica”, añadió.

Herencia recibida

El delegado territorial de la Junta aludió a la ‘herencia recibida’ del Gobierno del PSOE para explicar los problemas presupuestarios que padecen las Comunidades Autónomas. “El señor Zapatero se marchó sin hacer el Presupuesto y cargando a las Comunidades Autónomas con una importante deuda con el Estado, al adelantar cantidades con un crecimiento previsto del 3%, que resultó fallido”, subrayó López-Escobar, quien añadió que a los actuales responsables políticos “nos toca gestionar con seriedad y eficacia lo poco que nos han dejado”.

El delegado recalcó que no quería entrar en polémicas y cruces de declaraciones con el alcalde, Pedro Arahuetes, porque “entiendo que él quiere trabajar por los segovianos y yo también”, al tiempo que restó trascendencia a las declaraciones del regidor cuando éste señaló que “era para llevar a la cárcel” a quienes niegan proyectos a Segovia solo por el hecho de que el alcalde de la ciudad no es del PP. “No puedo tomar en serio esas expresiones, son una mera anécdota”, dijo López-Escobar.

El delegado territorial señaló que ante la escasez de recursos “es evidente que hay que priorizar” y que las grandes partidas del presupuesto van destinadas al sostenimiento de los pilares del estado del bienestar; esto es, los servicios sociales, la sanidad y la educación, unos servicios que en Castilla y León se prestan con”una gran calidad”, y que sitúan, según López-Escobar, a esta Comunidad en los primeros puestos de satisfacción de toda España.

“Los funcionarios están haciendo un gran esfuerzo y un buen trabajo”, añadió el delegado, quien, en contra de lo que opina el alcalde, la universidad “dudo que muera de éxito”. Arahuetes señaló que por la “negligente” actuación de la Junta el campus universitario público de Segovia estaba “encorsetado” y no podía ampliar sus plazas por ausencia de instalaciones. “Cuando sea posible, la Junta acometerá la segunda fase del campus, tenemos un compromiso que cumplir y lo haremos cuando podamos”, añadió. “La sanidad, la educación y los servicios sociales no se han puesto en peligro en Castilla y León, solo pido un poco de paciencia y así saldremos todos ganando”, sentenció.