La importancia de llamarse importante

Se cumplió la tradición del día de San Pedro en Segovia con una excelente corrida de toros El Fandi y David Mora cortaron dos orejas y una Francisco Rivera ‘Paquirri’

4

Tres cuartos de aforo registró la plaza en tarde calurosa y con buen ambiente en tendidos y gradas. La alcaldesa de las fiestas y damas de honor, ocuparon sitial en el balconcillo preferente bajo el palco presidencial. Ayer se cumplían 54 años de la despedida de novillero de Andrés Hernando en esta plaza y mañana día 1 también 54 de su alternativa en este entrañable y bicentenario coso taurino segoviano.

La tradición tuvo amable respuesta en un día tan señalado como el 29 de junio, festividad de San Pedro, en Segovia. Corrida de toros con cuatro astados cuatreños y dos cinqueños de la ganadería segoviana de Marqués de Quintanar, correctos de presentación y juego desigual. Realmente magnífico por clase, nobleza y repetidas embestidas, el lidiado en quinto lugar, que mereció a mi juicio la vuelta al ruedo en el arrastre sin que hubiera respuenta positiva por parte presidencial. El usía, Luis de Jesús Villegas, cumplió su cometido con buen criterio y ecuanimidad, excepto, repito, a mi juicio por no ordenar esa merecida vuelta al ruedo del gran toro llamado “Importante”. Primero bueno en conceptos básicos, segundo flojo, tercero, bueno, cuarto, embestida descompuesta y escasamente válido, quinto, extraordinario por el comportamiento en los tres tercios, no muy humillante pero de arrancada pronta, boyante la embestida y repitiendo con codicia. Y sexto, buen toro noblote y dejándose hacer

FRANCISCO RIVERA ORDOÑEZ “PAQUIRRI” De azul cobalto y oro. Presencia mediática del popular diestro que ya tuvo precedentes en esta plaza con éxito también torero. Lances genuflesa la figura y media verónica muy ceñida. Comienza su faena de muleta con pases por alto a media altura. Por el pitón derecho cargó el mayor bagaje, logrando exhibir un acorde toreo fundamental que gustó al respetable. Templando el muletazo repitió por ese lado con vistosidad y esmero. Finalizó con tres logrados circulares que provocaron olés en los tendidos. Estocada y oreja.

Con el cuarto toro de la tarde, ignoró el toreo de capa y con la flámula quiso cumplir con escasa fortuna ante un astado que fue malamente picado y derrotó con estrépito en un burladero. Llegó al último tercio con las fuerzas muy justas. Lo mató mal de tres pinchazos y descabello. Se silenció su labor.

DAVID FANDILA “EL FANDI” Tuvo su momento de gloria con el segundo toro de su lote. Con el primero, fue otro cantar. Vistió de orange y azabache. Decíamos que ante su primer antagonista, tuvo únicamente la capacidad de recibirle de hinojos con dos largas cambiadas y galleando por chicuelinas llevarle al caballo. Tres pares con su exuberante aportación estética y plasticidad inmácula entre ovaciones. Intentó vanamente torear en redondo, pero la cuestión física del astado no permitió más que una pobre embestida carente de energía vital. Gran estocada y ovación.

Armó el lío con el quinto toro de la tarde, de nombre “Importante”, que haciendo honor a su apelativo, pulsó las fibras sensibles del amante del toro bravo, aportando una clase especial del más puro encaste Nuñez, sin rehuir al montado y atacando con codicia, nobleza y repetidas embestidas las telas de los toreros. Tres enormes pares de banderillas pusieron el añadido calor a la calurosa tarde segoviana y taurina. Muletazos por alto de hinojos. Entre olés series cuajadas en redondo yendo a mejor por el temple imprimido y la esencia de la compostura. Superiores los naturales abrochados con los correspondientes pectorales. Las primeras tandas cortas en número de muletazos y las siguientes más logradas y con mayor densidad tuvieron el sello de la calidad y el enervante toreo que gusta al público. Estocada sin puntilla y dos orejas conseguidas con mucha fuerza. El toro mereció mayor premio que los aplausos.

DAVID MORADe rosa y oro. El diestro madrileño es muy estimado en el ámbito segoviano. Eso se deja sentir cuando actúa en una plaza tal como Segovia capital, Riaza, Cantalejo, Cuéllar o Nava de la Asunción, cosos en los que conoció el afecto y consideración del público y el triunfo en forma de corte de orejas.

Magníficos lances a la verónica y quite posterior que se ovaciona. Brindó al propietario de la plaza de toros Manolo Lozano. Excelentes los iniciales muletazos cargando la suerte y llevando a su terreno al noble animal. En redondo bueno el toreo intrumentado en series que se aplauden con fuerza. Ilustró después con renovadas tandas por el mismo pitón para pasar al toreo al natural enhebrando al dictado de la clara embestida del astado el fluído toreo que se valoró en su medida. Pinchazo y estocada para una oreja.

Con el que cerraba plaza, tan sólo acarició el éxito total por la espada. Sintió el toreo, le prendió de la enseña del arte por la senda del medido temple y lo sustancial del porte torero y la armonía y ritmo imprimido. No fue así por el pitón izquierdo por donde se vencía el astado. El retorno al buen pitón tuvo otro formulismo, otra cadencia y mejor cuajo. Pinchazo y estocada. Oreja.

“El Fandi” y David Mora salieron de la plaza en hombros. En conjuto el festejo mereció la pena. Hay que ensalzar la voluntad, el deseo, el valor en forma de torería, del matador de toros segoviano metido a empresario taurino desde hace algún tiempo, de Emilio de Frutos. Él debiera haber compartido esa salida en hombros, ¡ah! Y el toro quinto de la tarde una calurosa y reconocida vuelta el ruedo en el arrastre. Por supuesto, al aficionado que asitió a la corrida, el más sincero aplauso y el público reconocimiento..

EL TROFEO “POSADA DE VIZCAINOS” PARA DAVID MORA El jurado decidió por mayoría conceder el trofeo “Posada de Vizcainos” al diestro David Mora por el cómputo total de su actuación en la corridade toros celebrada ayer en Segovia.