La Iglesia beatificó ayer a los cuatro mártires segovianos en Tarragona

Un grupo de ciudadanos de la provincia asistió a la multitudinaria ceremonia.

13

La Iglesia católica beatificó ayer, en un multitudinario acto en Tarragona, a 522 religiosos asesinados en la Guerra Civil, en una ceremonia en la que el papa Francisco animó, con un mensaje grabado, a salir de egoísmos y perezas y buscar la hermandad siendo cristianos “con obras y no de palabra”. De ellos, tres nacieron en la provincia de Segovia: Sor Martina Vázquez (Cuéllar), Fray Adalberto Vicente (Cuéllar), Pablo de la Cruz (Riaza), y Fray Manuel de la Sagrada Familia, vinculado a la diócesis segoviana. Un grupo de segovianos quiso asistir a la ceremonia, desplazándose hasta Tarragona para vivir el momento.

Con la asistencia de más de 20.000 personas, entre ellas 105 obispos, 1.386 sacerdotes, 2.720 religiosos y casi 4.000 familiares de los mártires, el prefecto de la Congregación por las Causas de los Santos, el cardenal Ángelo Amato, presidió la solemne eucaristía de beatificación, la más masiva en la historia de la Iglesia en España y en la que se prohibieron banderas y pancartas. Amato recordó que la beatificación de los religiosos “no busca culpables”, incidió en que el perdón es “la esencia del cristianismo” y dijo que nada justifica una “guerra fratricida ni la muerte del prójimo”.

En una breve alocución grabada de tres minutos, el papa Francisco se sumó a la celebración con un mensaje en el que pidió imitar a los mártires porque “siempre hay que morir un poco para salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestro bienestar, de nuestras perezas”.

Con el acto de ayer ya son 1.523 los mártires beatificados del siglo XX en España, de los que once ya han sido canonizados. La edad media de los mártires beatificados ayer es de 43,59 años y 131 de ellos tenían 30 años o menos en el momento de ser asesinados.

El beatificado más joven tenía 18 años, el carmelita José Sánchez Rodríguez, y la más anciana, con 86 años, era la monja Aurora López González.