La Iglesia apoya el #trabajodigno

La Hermandad Obrera de Acción Católica cierra su XIII Asamblea General celebrada bajo el lema ‘Construyendo Iglesia en las periferias del mundo obrero’

1

Con el objetivo de decidir los compromisos que guiarán su trabajo durante los próximos seis años, la Hermandad Obrera de Acción Católica ha celebrado durante los últimos días su XIII Asamblea General, bajo el lema ‘Construyendo Iglesia en las periferias del Mundo Obrero. Justicia, trabajo digno y solidaridad’, en la que han participado 950 personas entre militantes, simpatizantes, acompañantes e invitados.

Así, según decidieron en el último plenario de la asamblea, celebrado ayer, “los hombres y mujeres de la HOAC nos hemos puesto de acuerdo para avanzar en vivir en comunión con los trabajadores y las trabajadoras más precarias y excluidas del mundo obrero y del trabajo. Conocemos y padecemos sus sufrimientos. La HOAC está unida a sus vidas y a sus luchas (también con las organizaciones obreras y sociales) para construir conjuntamente una nueva sociedad donde el trabajo sea digno y donde podamos vivir como una verdadera comunidad”.

Destaca la HOAC en sus conclusiones el hecho de que “la injusticia y la solidaridad han ido creciendo”, lo que ha provocado unas consecuencias nefastas para la población “sufrimiento y deshumanización; pérdida de derechos sociales y laborales de las personas, de las familias y de los pueblos; precarización de las condiciones de trabajo y de la vida de los trabajadores; descarte de vidas humanas y negación de la dignidad de la persona desde la lógica del capital que duele, hiere y mata; y recortes de derechos de expresión pública y reivindicación de las personas y colectivos que más están sufriendo esta situación”.

Estas son hoy “las periferias del mundo obrero”, recordaron desde la HOAC, a las que “ahora más que nunca nos sentimos enviados”.

Para ello, señalaron, “vamos a avanzar en vivir la comunión de bienes, vida y acción con las personas empobrecidas”. Idea que materializaron en diversas propuestas, como “acompañar la vida de las personas y colaborar con ellas a que se den las condiciones para que podamos vivir nuestra humanidad de manera plena”; o “colaborar a un cambio de mentalidad”, ya que “hace falta otra comprensión vital de en qué consiste nuestra humanidad y cómo se construye”.

Asimismo, plantearon “colaborar con el cambio de las instituciones para que estén mucho más al servicio de las necesidades de las personas, en particular de las empobrecidas”; y “ayudar a construir experiencias alternativas en la forma de ser y trabajar que expresen y construyan la nueva mentalidad que necesitamos”.

Por otro lado, “fruto del diálogo y el compromiso” de todas aquellas personas de la HOAC que han participado en la XIII Asmablea General, se aprobaron cuatro resoluciones que “quieren ser voz de Iglesia comprometida con estas situaciones y con las personas que las están sufriendo”.

Son: ‘Por una Europa de los trabajadores y trabajadoras’, ya que consideran que la Unión

Europea, en su proceso de construcción, se ha olvidado de la vertiente social; ‘Una renta para vivir con dignidad’, porque creen que “toda persona tiene derecho a los medios necesarios para un adecuado nivel de vida, como son el alimento, el vestido, la vivienda y el descanso”; ‘En favor de las personas migrantes. No a los Centros de Internamiento de Extranjeros CIES’, debido a las malas condiciones de vida que tienen que soportar en algunos casos en dichos centros; y ‘Mujeres con hambre y sed de justicia’, con el que se denuncian las desigualdades que han sufrido y sufren las mujeres por el simple hecho de serlo.

Por otro lado, durante las

eucaristías celebradas, se recolectó dinero entre los asistentes para destinarlo a cuatro proyectos que potencian el empleo digno y la inclusión laboral: Prelar Textil, SL, una empresa de economía social situada en Huelva; la Fundación Tots Units. Reciplana, una empresa de inserción de Castellón; Caja de Resistencia, una subcontrata de trabajadores de Movistar; y Contexto, como expresión de solidaridad con trabajadores y trabajadoras de Bolivia.

Asimismo, otra de las acciones realizadas, en la que participaron también vecinos de Segovia, fue la manifestación en la Plaza Mayor “para reclamar públicamente #trabajodigno y denunciar la precariedad laboral que sufrimos la clase trabajadora en nuestro país y que hoy dificulta la vida personal, familiar y social”.

Y así, tras cuadro días de intenso trabajo, ayer se cerró la XIII Asamblea General, con los objetivos claros y el compromiso de “seguir construyendo esa «casa común», con la alegría que nos da el saber que en esta misión nos sentimos acompañados por Jesucristo, el obrero de Nazaret, y llamados a seguir «Construyendo Iglesia en las periferias del mundo obrero»”.