La ciudad reconoce la labor de la Policía Local en la festividad de su patrón

Una veintena de oficiales y agentes del cuerpo municipal recibieron medallas y diplomas en un acto solemne celebrado en la Plaza Mayor

La Policía Local celebró la festividad de su patrón, el Santo Ángel de la Guarda, con un acto solemne en la Plaza Mayor, donde se escenificó el reconocimiento de la ciudad a su labor cada vez más presente en la vida de los ciudadanos, según recordó la alcaldesa, Clara Luquero, que lo presidió, junto a otros miembros de la corporación, autoridades civiles y militares y personalidades como el Cronista Oficial de la Ciudad o el Defensor del Ciudadano.

El acto comenzó muy puntual. Así, mientras el reloj de la Casa Consistorial daba las doce del mediodía la alcaldesa y el intendente jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja, empezaban a pasar revista a una representación de este cuerpo de seguridad ciudadana que permanecía en formación. Junto a ellos se exponían seis coches policiales, una furgoneta de tráfico y tres motocicletas del parque móvil perteneciente a este servicio.

Con sol y ambiente festivo, y ante un público formado mayoritariamente por familiares de policías municipales, junto a algunos curiosos y turistas que observaban expectantes lo que ocurría desde las terrazas de esta céntrica plaza, se procedió a continuación a la entrega de distinciones a una veintena de oficiales y agentes. Así, recibieron la Medalla al Mérito Profesional el oficial Jesús Mª Serrano Herranz y el agente Luis Miguel Leonor Marugán, por sus 30 años de servicio en el cuerpo; el oficial Ángel González García, por su decidida intervención el pasado mes de junio, cuando consiguió convencer a un joven con tendencias suicidas para que desistiera y se retirara del canal de Acueducto en su parte más elevada, y los agentes Jaime Herranz Sanz y Guillermo Velasco Álvarez, que evacuaron a religiosas clarisas del convento de Corpus Christi el 22 de agosto del año pasado cuando éste sufrió un incendio.

Precisamente, la Policía Local de Segovia quiso reconocer, con el nombramiento de Guardia Urbano de Honor a un empleado de la cafetería La Colonial, próxima al convento, Severiano Marcos Jiménez, que colaboró igualmente en el salvamento de estas monjas. Otros colaboradores del cuerpo que recibieron el mismo nombramiento fueron Mª Paz González Gallego, de la asociación AESLEME, que de forma desinteresada imparte charlas sobre educación vial en centros de enseñanza e institutos de la ciudad; el miembro del Cuerpo Nacional de Policía Manuel Lázaro Sanz, por llevar a cabo funciones de instructor de tiro de la Policía Local “con gran profesionalidad y respeto”; el también policía nacional Álvaro de Pablos Rodríguez, por contribuir a la detención del presunto agresor a una patrulla de la Policía Local el pasado 31 de diciembre; el suboficial del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamente Gabriel A. Barrio García, recientemente jubilado, por su constante colaboración durante más de 38 años de servicio en el Ayuntamiento; y el teniente coronel de la Guardia Civil Fernando Gil Llorente, jefe de la Comandancia de Segovia, por su constante colaboración personal y de los miembros de la benemérita en los años que ha estado destinado en Segovia como capitán, comandante y teniente coronel.

Asimismo, recibieron la Medalla a la Constancia Profesional, por sus 25 años de servicio ininterrumpido en el cuerpo policial municipal, el oficial Francisco José Sánchez Mate y los agentes José Vaca González, Cornado Olmos Gilarranz y Jesús Miguel García.