Publicidad

La fuerza arrolladora y destructiva del nuevo coronavirus está cambiando toda una forma de vivir pero eso no quiere decir que pueda acabar con los pilares de la sociedad actual, como la Educación. Antes de que el virus lo haga,  los colegios están intentando mutar y adaptarse a una nueva realidad, no sin problemas pero con la firme decisión  de no estancarse. Para que no queden ninguna duda de que la vida escolar sigue, los profesores del colegio Agapito Marazuela del Real Sitio de San Ildefonso han colocado esta pancarta en la precisan que aunque las clases presenciales estén suspendidas, maestros y alumnos mantienen la actividad lectiva.