ayuntamiento reunion junta vacunacion pedro delgado 01
Reunión de representantes de la Junta y el Ayuntamiento para concretar el uso del pabellón Pedro Delgado en la nueva campaña de vacunación del Covid-19. / EA

La cesión del pabellón Pedro Delgado ha estado rodeada de tensiones entre la Delegación Territorial de la Junta y el Ayuntamiento. Ha habido acuerdo y al final ha imperado la colaboración administrativa pero se han lanzado dardos en las dos direcciones. La alcaldesa Clara Luquero manifestaba ayer a media mañana la disposición del Ayuntamiento a ceder el pabellón pero “con condiciones”. “Una  vez más— manifestó Clara Luquero—el Ayuntamiento está en la mejor disposición de resolver un problema de la Junta de Castilla y León, de atender a la falta de previsión de la Junta, de compensar la carencia de infraestructuras sanitarias en la ciudad y lo hacemos sin tener competencias en materia de salud porque ponemos por encima de todo la salud de los ciudadanos, de los vecinos y vecinas de Segovia”.

Lo hacemos en una situación excepcional” y de “manera excepcional esta vez” porque si los procesos de vacunación se van a tener que reiterar año tras año “lo que no vamos a hacer es convertir una infraestructura deportiva en una infraestructura sanitaria para paliar la carencia de estas que hay en la ciudad” advirtió la alcaldesa para remarcar que la ‘excepcionalidad’ no puede perpetuarse. Luquero remarcó que con esta cesión de espacios del Pedro Delgado, “la actividad deportiva de la ciudad se va a ver perjudicada” y la Concejalía de Deportes se “va a volver loca”, a la vez que elogió la  sensibilidad de los clubes y de los trabajadores del pabellón.

Uso político

Pocas horas después y ya con el acuerdo de cesión en las manos, el delegado territorial de la Junta, José Mazarías, criticaba las palabras de la alcaldesa de Segovia, sobre la cesión del Pabellón ‘Pedro Delgado’ para la vacunación del Covid-19 con condiciones, argumentando que  la “salud de los segovianos no admite condiciones” al ser un problema “de toda la sociedad”. Para el delegado es “lamentable” que ante una necesidad “imperiosa y urgente”, se “haga crítica política hacia la Junta”.

Mazarías recriminó las declaraciones de Luquero en las que relacionaba la petición del pabellón como vacunódromo con la falta de previsión y la carencia de infraestructuras sanitarias, para recordar que llevamos año y medio viendo que “una respuesta flexible, rápida y coordinada de todas las administraciones es fundamental para hacer frente a la pandemia que evoluciona de una manera imprevisible”.

El delegado territorial defendió que en otras ciudades también se utilizan los mejores espacios que tienen para que sirvan para aplicar vacunas con seguridad y rapidez y no por ello actúan con improvisación o por falta de infraestructuras sanitarias. Así puso como ejemplo el uso del Wanda Metropolitano en Madrid o del centro cultural Miguel Delibes en Valladolid. Lo que se busca en cada ciudad es tener los “espacios más adecuados para que puedan acudir los ciudadanos y puedan trabajar los profesionales ya se trate de estadios, centros culturales o un pabellón”.