Los trabajadores de la empresa Opyser están concluyendo las obras de la acera en la calle de Coronel Rexach. / Nerea Llorente
Publicidad

La Universidad de Valladolid ha asumido el coste de las obras de urbanización del tramo de acera de la calle de Coronel Rexach, el situado junto a los edificios de la segunda fase del Campus María Zambrano, que desde hace unos días ejecuta la empresa Opyser y tienen un presupuesto de 40.000 euros (más el IVA).

Desde la Unidad Técnica de Arquitectura de la UVa, su responsable, Francisco Valbuena, ha informado de que el objetivo era tener acabadas estas obras antes del inicio del curso, algo que no ha sido posible, aunque se encuentran muy avanzadas. Añade, sin embargo, que está pendiente otro proyecto para la urbanización correspondiente en la calle de Caño Grande, donde la superficie afectada es superior porque hace siete años no se llegó a ejecutar la correspondiente urbanización cuando acabaron las obras de la primera fase del campus.

Valbuena ha explicado a El Adelantado que estas urbanizaciones son fruto de las nuevas alineaciones resultantes de la construcción de los edificios del Campus María Zambrano, que no coinciden con las de las vallas del antiguo regimiento.

De hecho, el Ayuntamiento de Segovia aprobó provisionalmente el pasado mes de abril una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad para incluir la nueva definición de estas alineaciones, recogiendo al detalle el trazado y configuración definitivos de aceras y viales en relación con los edificios construidos.

El Gobierno municipal defendió en abril que se trata de ajustes menores justificados por una dotación que garantiza la consolidación del campus en Segovia, así como la regeneración de esta zona del tejido urbano de la ciudad y por la necesidad de retranqueo debido a la topografía del terreno y, sobre todo, necesidades en materia de accesibilidad.

Entienden los responsables municipales que no supone “ningún cambio relevante” de las condiciones de ordenación del PGOU ni del estudio de detalle que las concreta.

Hay que indicar que hasta el 7 de octubre la aprobación inicial de esta modificación del PGOU se encuentra en plazo de información pública pero ambas administraciones han decidido actuar antes en la acera.

Caño grande

Por otro lado, Valbuena señala que el proyecto de urbanización en Caño Grande es más ambicioso porque los espacios públicos son más amplios y la UVa ha tenido en cuenta los requerimientos de varios servicios municipales: Urbanismo, Parques y Jardines (contempla arbolado) y Movilidad. Añade que, en la zona de ensanchamiento, justo inmediatamente después del cruce entre las calles María de Pablos y Caño Grande, inicialmente estaba prevista una actuación “en el terraplén y el planteamiento era juntar esa placita y la calle con el campus, pero al mantenerse las estructuras haremos una intervención con una fachada del campus adecuada porque lo de ahora es una guarrería”, reconoce.

Con las nuevas alineaciones se incorporan a las vías públicas sobrantes, cuñas de terreno, etc. para homogeneizar aceras. El Ayuntamiento gana 548,52 metros cuadrados de espacios públicos que se restan de los 14.301 metros que el Plan Genera reservaba inicialmente para este campus.