Publicidad

“Salimos juntos, volvemos juntos”. El lema de la  Unidad de Servicios de Base (USBA) ‘El Empecinado’ del Ejército de Tierra bien podría servir como  frase motivadora para la ciudadanía en esta crisis sanitaria que pone en valor el esfuerzo solidario de todos y cada uno de los servicios públicos y de quienes los llevan adelante. Esta unidad, con sede en Valladolid se ha incorporado a la Operación ‘Balmes’ con la que las Fuerzas Armadas están colaborando a la lucha contra el coronavirus poniendo todos sus recursos técnicos y humanos en las misiones a las que está siendo encomendada.

Con sede en Valladolid, la USBA  orienta su tarea en este empeño global en llevar a cabo labores de desinfección de residencias y centros de personas mayores en el área de influencia que comprende Ávila, Segovia y Valladolid. Así,  en la provincia ya ha visitado residencias en Carbonero el Mayor y Trescasas, donde ha realizado la desinfección  de los centros que les han sido encomendados.

El teniente coronel Jesús González Laá, jefe de la unidad, explica que la planificación de sus misiones se recibe horas antes de llevarse a cabo, lo que obliga a estar siempre preparados para salir hacia el lugar en el que se requiera su trabajo.  Así, explica que el desplazamiento comprende un equipo de 13/14 personas, que se desplazan a la zona encomendada y tras un análisis previo de los servicios veterinarios y en colaboración con los responsables de los centros  y residencias, se emprende la desinfección de los edificios.

“Nuestra labor se centra en los espacios comunes de las residencias, así como en las zonas exteriores como patios o jardines”, explica González Laá, donde empleamos productos de desinfección en función de las características de la residencia y siempre con la colaboración y el asesoramiento del personal”.

La labor de los militares de la unidad es bien recibida por profesionales y residentes, que incluso aplauden desde las ventanas la llegada de los vehículos militares y su posterior trabajo.  “Para la unidad poder colaborar en esta tarea forma parte de nuestra formación y nuestros valores –señala el teniente coronel Laá-, y aunque nadie esperaba un escenario como éste, lo más importante es la actitud de nuestros hombres y mujeres, porque impresiona ver como se ofrecen constantemente para participar y colaborar pese a cumplir sus turnos”.