exposicion archivos
Los responsables de los archivos municipales e institucionales de la provincia asistieron a la presentación de la exposición. / NEREA LLORENTE

Desde hace siglos, en los archivos, los investigadores buscan los hilos con los que tejer la urdimbre de la historia a través de los millones de legajos y documentos que la actividad humana ha ido generando a lo largo de su devenir. Son los archiveros quienes conservan y preservan este ingente legado que va desde los asuntos más importantes a los más cotidianos, y en el Día Internacional de los Archivos, los responsables de los 12 centros documentales repartidos en Segovia y la provincia han vuelto a sumar sus esfuerzos para divulgar la importancia de su actividad en esta ocasión a través de una exposición que puede verse hasta el próximo 27 de junio en la Sala de La Alhóndiga.

Bajo el titulo ‘¡El espectáculo debe continuar!’, la muestra reúne una selección de documentos procedentes de varios archivos provinciales en los que se recogen eventos y festejos populares que van desde los ‘juegos de cañas’ y los autos sacramentales, hasta funciones de teatro, proyecciones cinematográficas o planos de proyectos vinculados al desarrollo de espectáculos.

En nombre de todos los responsables de archivos de la provincia, la archivera de la Diputación Susana Vilches dio a conocer los detalles de la muestra en el acto inaugural, al que asistió la alcaldesa Clara Luquero y los responsables de los archivos locales y provinciales; en el que no faltó el recuerdo a Pompeyo Martín, archivero bibliotecario de la Diputación, recientemente fallecido.

En su intervención, Vilches señaló que la exposición trata de dar continuidad a la inicialmente programada para 2020 bajo el titulo ‘Comienza el espectáculo’, que no pudo desarrollarse por la pandemia, ya que mantiene en esencia la temática prevista para la muestra.

expo archivos
En las vitrinas pueden verse documentos de distintas épocas. / NEREA LLORENTE

De este modo, el espectador podrá ver documentos de gran valor histórico como los ‘regocijos’ organizados en 1570 con motivo de la boda de Felipe II con Ana de Austria o la ley que regula el tamaño de los hierros de las garrochas que se emplean con los toros en la villa de Cuéllar para sus fiestas de toros. Más recientes son los documentos que podrán verse como programas de mano, carteles, entradas y fotografías de espectáculos en el Teatro Juan Bravo, el Bretón de Sepúlveda o en el Real Sitio de San Ildefonso, así como proyectos arquitectónicos como el realizado por Odriozola para cubrir los palcos de la bicentenaria plaza de toros.

Por su parte, la alcaldesa resaltó la esencial labor de los archivos y el ingente trabajo de conservación y cuidado de los documentos, en los que se encuentra “la esencia de la sociedad que los creó y utilizó y que hizo de ellos un testimonio que el paso del tiempo ha convertido en histórico”.