Imagen de archivo de un grupo de estudiantes en la Hemeroteca del Campus María Zambrano de la UVa. / KAMARERO
Publicidad

La Universidad de Valladolid ha lanzado el programa de alojamientos compartidos que ofrece para el curso académico 2020-2021 en sus cuatro campus. Esta iniciativa consiste en la permanencia del estudiante en el domicilio de una persona mayor a la que hace compañía a cambio de no tener que pagar renta por el alojamiento. Las personas mayores van a poder percibir una cantidad económica como compensación por los gastos corrientes generados por el estudiante en su domicilio (agua, electricidad, gas, teléfono y comida), mientras que los universitarios recibirán un reconocimiento académico por el apoyo prestado a las personas mayores. Como novedad para este curso académico se podrá realizar todo el proceso de selección de manera telemática, evitando tanto a la persona mayor como a estudiantes los desplazamientos.

Desde este lunes 29 de junio hasta el próximo 25 de septiembre estará abierto el plazo de inscripción para aquellas personas mayores y jóvenes universitarios que quieran participar. El primer proceso de selección de los candidatos se realizará en la segunda y tercera semana de julio. El proceso incluye entrevistas con el personal de la Universidad de Valladolid asignado para este programa  que se ocupa de la búsqueda de parejas iniciales, que puedan encajar mejor en la convivencia y acoplar mejor las necesidades y preferencias de ambas partes.

La Universidad de Valladolid apuesta un año más por este programa que lleva en funcionamiento desde 1997 y que se ha convertido en el buque insignia de sus programas de asuntos sociales.  No solo facilita el acceso a la UVa a aquellos estudiantes procedentes de otros lugares, sino que recalca el compromiso de la UVa con la sociedad en la que se inserta, especialmente con el colectivo de las personas mayores. En el curso que acaba se han desarrollado en la UVa un total de 16 convivencias, (2 en Segovia, 2 en Palencia, 1 en Soria y 11 en Valladolid).

Este programa es fruto de un convenio entre la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León, los ayuntamientos de Valladolid, Palencia, Segovia y Soria, y la Universidad de Valladolid.