La tensión política evita una postura común sobre sanidad en la Diputación

El equipo de Gobierno y la oposición presentan sendas mociones para requerir a la Junta y al Gobierno la mejora en la atención a los pacientes y el aumento de medios humanos y materiales

Diputacion Pleno Miguel Angel Vicente Maximo San Macario Jose Antonio Mateo KAM1511
El presidente de la Diputación conversa con varios de los representantes socialistas al inicio del pleno.

A pesar de que los 25 diputados provinciales están de acuerdo en pedir una mejor atención sanitaria pública para los segovianos, las tensiones políticas impidieron que en el pleno de ayer saliera una propuesta común en esta materia.

PSOE y PP con Cs presentaron sendas mociones, ambas instando a las estancias superiores, Junta y Gobierno, a mejorar la atención en materia de salud.

Fue precisamente en este asunto de mociones, donde se produjo ayer el debate más intenso del pleno. El diputado Alberto Peñas, encargado de defender la postura socialista, en la que se pedía la retirada del plan de reordenación sanitaria de Segovia, no aceptó la propuesta del portavoz popular, José María Bravo de “consensuar un texto común, puesto que el objetivo de las dos mociones es el mismo, porque me parece muy triste que sigan jugando con algo tan sensible y de una manera tan torticera, ya que lo único que ustedes quieren es seguir estirando el chicle”.

El portavoz del grupo mixto-Cs, Ángel Jiménez recordó que la Consejería va a destinar cien millones de euros más a inversiones. Y aseguró que la Sanidad es uno de los principales retos de esta legislatura, “pero la raíz del problema radica en la falta de médicos especialistas y, por eso, en nuestra moción instamos tanto a la Junta como al Gobierno sin importar el signo político a aumentar las plazas”.

José María Bravo también recalcó su idea de pedir a la Junta que busque profesionales y que las consultas sean presenciales, así como que se mejore el transporte sanitario, “pero también pedimos al Gobierno que haga una convocatoria extraordinaria de plazas MIR y que hagan su formación en los centros rurales”. Bravo dejó caer que a “algunos” se les ha olvidado que deben volver a la consulta.

Ninguna de las dos mociones encontraron el apoyo de los grupos contrarios. Alberto Peñas aseguró que PP y Cs “tratan a los vecinos como números y, por eso, su moción está impregnada de peticiones por carencias que tenemos en la Sanidad”. José María Bravo le reprochó a Peñas su “falta de altura de miras para realizar una moción conjunta en beneficio de todos, porque nosotros les tendemos la mano, pero ustedes lo que buscan es rédito político”.

El debate transcurrió en un ambiente bronco y con continuas llamadas de atención por el tono usado y por sobrepasar el tiempo marcado. Finalmente, se cerró con hondas insinuaciones de uso incorrecto de las instituciones, como la supuesta presión a alcaldes para que no acudieran a la manifestación del sábado pasado en Segovia, tal como dijo Peñas y que el presidente de la Diputación le invitó a demostrarlo o retractarse.

Por si fuera poco, desde el otro lado, se deslizó la posibilidad de que algunos ayuntamientos hayan sufragado o ayudado a fletar autobuses para incentivar la participación de los vecinos en la manifestación del sábado.