registro de tumores infantiles

Los datos del primer estudio científico sobre la evolución del cáncer infantil en Castilla y León a lo largo de la última década apuntan a que la supervivencia mejora y que a los cinco años el 80% de los niños sigue vivo. Es cierto que entre los menores de un año la cifra se queda en el 64 por ciento, pero en los mayores el dato sí incrementa, en una primera conclusión del informe de la Dirección de Salud Pública al que ha tenido acceso Ical.

El estudio comprende once años sobre la evolución de la incidencia y la supervivencia de los tumores infantiles en la Comunidad, uno de los grupos de enfermedades de mayor importancia en salud pública por la morbilidad, la mortalidad y la carga de enfermedad que origina. Se ciñe al período entre 2010 y 2020, a raíz de datos del Registro Poblacional de Tumores Infantiles de Castilla y León (RPTICYL), y recoge información de menores de 15 años.

En este tiempo, se han notificado 580 tumores infantiles nuevos, 318 en niños y 262 en niñas, con una media de 53 anuales. Del total, 511 fueron neoplasias de comportamiento maligno, con 46,5 casos por año, y la tasa de incidencia bruta por millón de personas y año fue de 189,58 en niños y 165,16 en niñas, ligeramente por encima de las tasas ajustadas a la población europea de 2013, que se cerraron en 185,45 y 147,48 casos, respectivamente. Además, se detectaron 22 tumores de comportamiento benigno y 47 de comportamiento incierto, que suponen el 11,9% del total (69 tumores).

En cuanto a la provincia de residencia, en concordancia con el tamaño de su población, Valladolid concentra el 28% y León el 17% de los diagnósticos, seguidas por Salamanca y Burgos, con un 15% ambas. Palencia sumó el 7%; Ávila, el 6; mientras que Segovia alcanzó el 5, y Zamora y Soria, un 4% cada una.

Por lo que respecta a la edad, la media es de 7 años en el momento del diagnóstico. El 33,4% (194) tenía entre 10 y 14 años con una frecuencia superior en niños. Le sigue el grupo de 5 a 9 años, con el 28,3% de los casos (164), también con predominio en niños. El grupo de edad de 1 a 4 años representa el 23,1% (134), en este caso con mayor frecuencia en niñas, y el 15,2% de los tumores, 88, fue detectado en menores de un año.

Tipos

Si se analizan los tipos de tumores, se observa que las neoplasias más frecuentes en ambos sexos fueron las del sistema sistema nervioso central, con tasas de 51,27 por millón en niños y 47,28 en niñas, seguidas en los niños de los linfomas y las leucemias (42,92 y 39,35 por millón respectivamente) y en las niñas de las leucemias y los linfomas (42,24 y 21,43 por millón).

En todos los grupos de edad, las tasas globales fueron superiores en los niños, excepto en el grupo de uno a cuatro años, con una incidencia de 233,19 casos por millón de habitantes en niñas, muy por encima de los 188,7 casos en niños.

La supervivencia observada global a los 5 años en la cohorte 2010 a 2015 para todos los tumores notificados fue de 79,2 por ciento, ligeramente superior a la encontrada para los tumores de comportamiento maligno (77,2 por ciento), sin observar diferencias estadísticamente significativas entre sexos.

Sí se observaron diferencias en la supervivencia entre menores y mayores de un año de edad, tanto para todos los tumores (64,6 por ciento frente a 81,8) como para los de comportamiento maligno (64,4 frente a 79,6 por ciento). La mayor supervivencia a cinco años se observó en los linfomas (92,6 por ciento), seguidos de las leucemias (77,8 por ciento) y las neoplasias del sistema nervioso central (64,4 por ciento para todos los tumores y 44,4 por ciento para los de comportamiento maligno).

Validación de Europa

Estos datos del Registro Poblacional de Tumores Infantiles de Castilla y León han sido aceptados por la Red Europea de Registros del Cáncer (ENCR), establecida en el marco del Programa Europa contra el Cáncer de la Comisión Europea, que funciona desde 1990. Este registro exige estándares de validación y codificación muy ajustados, que son un marchamo de calidad.

La ENCR promueve la colaboración entre los registros de cáncer, define los estándares de recopilación de datos, brinda capacitación al personal del registro de cáncer y difunde periódicamente información sobre la incidencia y la mortalidad por cáncer en la Unión Europea y Europa.