Locales vacíos, cerrados o en alquiler, en la calle de San Francisco, a pocos metros del Acueducto. / Kamarero

Recientemente, el Gobierno de España aprobó una nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 1.134 euros en 14 pagas. Así mismo, se eleva el mínimo exento del IRPF hasta las nuevas cifras. La portavoz del ejecutivo, Pilar Alegría, alegó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que esta subida “claramente va a mejorar la calidad de vida de 2,5 millones de trabajadores, especialmente de las trabajadoras”.

Un acuerdo que llegó de la mano de los sindicatos pero no de la patronal, quienes lamentaron “el escaso esfuerzo del Gobierno para que pudiéramos entrar en el acuerdo”. Estos plantearon una subida entorno al 3-4% acorde con los incrementos acordados con los sindicatos en el V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).
En concreto, en Castilla y León, 116.700 trabajadores se beneficiarán de la subida del 5 % del SMI. En el resto de España, Andalucía (510.500), Madrid (387.300), Valencia (306.400) y Cataluña (300.100) son las comunidades que agrupan en torno a la mitad de las personas beneficiarias. En términos porcentuales, la subida beneficiará al 14 % de las personas asalariadas, Extremadura (21,7%), Canarias (21,5%) y Murcia (20,1 %) las personas asalariadas superan la media nacional de personas trabajadoras percibiendo el SMI.

SEGOVIA
Más allá de los propios beneficiarios la subida del SMI, otros de los afectados por el incremento de los salarios son las pymes, por ello El Adelantado ha charlado con el presidente de la Agrupación de Fomento de Empresas de Comercio de Segovia (FECOSE), Roberto Manso, para conocer cómo afectará a la provincia este incremento en los salarios.

Este cree que “el tema está en que lógicamente los trabajadores necesitan más sueldo debido a que han subido todos los costes, pero por otro lado, desde Moncloa se nos dan una serie de imposiciones adicionales, no solo es el salario mínimo, sino la reducción de horas, etc. A esto se une toda la subida de impuestos que estamos teniendo los pequeños comercios, la subida de costes, la reducción de los márgenes comerciales, la reducción de ventas, el aumento de la competencia de la venta por Internet y por otros canales, y eso hace que para un comerciante sea imposible asumir todas estas subidas”.

Por ello, desde la Administración Central deberían tener en cuenta que “no se puede exprimir tanto a la gallina de los huevos de oro, porque al final acabas por vender la gallina”, afirma Manso. Además, cree que sobre todo en el caso de los pequeños comercios, con uno o dos empleados, la subida del SMI y la posible reducción de la jornada laboral van a llegar a ser inasumibles, ya que los negocios “dan para lo que dan”, y estas nuevas medidas suponen una traba más para estos sectores.

Señala que “evidentemente es un coste más, por lo tanto habrá que repercutirlo en los precios, con lo cual es la pescadilla que se muerde la cola. Suben los precios, suben los costes de los productos y habría que subir otra vez los sueldos y así no se acaba nunca. Por eso las subidas de sueldos no deberían estar vinculadas a la subida de precios, porque si no es una espiral infinita”.

En el caso concreto de Segovia, cree que lo que ocurrirá es que aquellos negocios que se encuentren en la cuerda floja “se les acelerará el proceso de cierre”, pero sobre todo aquellos que cuenten con empleados, a pesar de la posible reducción de las horas “no van a coger a nuevos trabajadores”. “Al final, pasará lo que lleva pasando tiempo en los comercios, que se quedará solo el autónomo, el que pueda, y se reducirá el empleo dentro del sector comercial”.

El comercio segoviano, según las estadísticas se encuentran en una situación muy delicada, en los últimos diez años han cerrado la mitad de los establecimientos. De cara a la próxima década, los datos no son mucho más alentadores, ya que se espera que de los que ahora quedan sobrevivan solo la mitad. A su vez, el presidente de FECOSE, cree que se debe tener “en cuenta que la mayoría de los autónomos del sector comercial tienen más de 55 años y que no van a dejar el negocio a sus hijos porque los propios autónomos no quieren dejar ese ‘marrón’ a sus hijos. Por ello, lo que va a pasar es que en los próximos diez años va a quedar muy poquito comercio, un poco de alimentación, turístico, de compra por impulso, etc. Pero el comercio en general va a desaparecer en buena parte, quedándose en grandes supermercados, almacenes chinos y venta por internet”.

AUTÓNOMOS
Desde la Intersectorial de Autónomos de la Provincia de Segovia, Mabel Arribas, su presidenta, cree que la subida afectará de forma negativa a los autónomos teniendo que cuenta “la subida de impuestos a la que se han visto sometidos y el aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Esto viene a agravar un poco la situación actual. De hecho, en Segovia estamos teniendo una caída en el número de autónomos significativa”. Provocada, además por el exceso de “burocracia que nos piden las Administraciones para crear y dar de alta una empresa, a lo que se suma que no hay facilidades, no hay ayudas para la nueva generación de empresarios”.

Afirma que no espera que el alza del SMI genere una oleada de despidos, pero sí que “va a fomentar el que no haya nuevas contrataciones, de eso estamos seguros. Esto frena muchísimo las nuevas incorporaciones, porque el empresario se lo plantea y ve que no le salen las cuentas”.

Al mismo tiempo, considera que el hecho de que se haya dado la espalda a la patronal –que proponía una subida entre el 3 y el 4% de los salarios – durante las negociaciones es algo negativo, debido a que “los acuerdos amistosos siempre son mucho más favorables”. “Considero que tiene que haber un diálogo y un acercamiento, deberían sentarse las partes y llegar a acuerdos, es más conveniente que todo sea consensuado”, recalca.

Arribas asegura que en la actualidad desde el Gobierno Central solo se están poniendo trabas a los autónomos, con ayudas mínimas o que no apenas llegan a los solicitantes – como es el caso del kit digital -, ya que “somos un sector importante que suma en esta sociedad, aportamos mucho a la economía del país, y se nos debería tener más en cuenta por que en la actualidad estamos totalmente desamparados”, expresa.