Una vivienda del núcleo de Revenga ha apostado por el autoconsumo de energía solar. /ROCÍO PARDOS
Una vivienda del núcleo de Revenga ha apostado por el autoconsumo de energía solar. /ROCÍO PARDOS

Cada vez es más frecuente ver en edificios comunitarios, industrias o viviendas unifamiliares placas solares destinadas al autoconsumo y a la producción de energía. La brutal subida de los precios de la electricidad y el gas ha impulsado el uso de energías renovables, como la solar, que ya se estaba desarrollando en los últimos años en macro estaciones solares en grandes superficies del medio rural y que ya se está produciendo a pequeña escala, a nivel familiar o industrial.

Empresarios del sector reconocen que en estos momentos se está viviendo un “boom” en cuanto a proyectos de instalaciones solares, ya sea para autoconsumo o para producción. Así lo explica Antonio González Llorente, de la empresa de energías renovables Lantra, de Valverde del Majano. “Estamos notando un mayor interés por este tipo de energía desde hace unos años, gracias a las bonificaciones por su uso, así como a la reducción de las numerosas trabas burocráticas que había antes, como el impuesto al sol”. Hay que recordar que el impuesto al sol era una tasa que obligaba a los usuarios del autoconsumo a pagar por estar conectado a la red eléctrica. Es decir, un ciudadano con una instalación de autoconsumo debía abonar una tasa para contribuir a mantener el sistema eléctrico.

Tras su desaparición y con el desmesurado incremento del precio de la factura de la luz de los últimos meses, se han visto favorecidas las nuevas energías como la fotovoltaica. Antonio González señala que “hay de todo”, aquellos que han apostado por esa energía para el autoconsumo de su vivienda, fábrica o industria, y por otro lado, las grandes plantas solares en suelo cuyo objetivo es la pura producción de energía. De hecho, en la provincia de Segovia está prevista la ejecución de una nueva subestación en Abades (400 kV-220 kV) y las líneas de 200 kV, Abades-Otero y Tordesillas-Las Arroyadas, ya en Valladolid.

Uno de los principales hándicaps de las instalaciones fotovoltaicas es la elevada inversión inicial que supone para el comprador. Sin embargo, finalmente la rentabilidad se nota, en el sentido de que el ciudadano ya no está sometido a los vaivenes de las compañías eléctricas y de gas, y además se aboga por una energía limpia.

Sobre la rentabilidad de la energía solar, el responsable de Lantra admite que empieza a ser “aprovechable” para una vivienda o empresa con un recibo actual de la luz a partir de unos 150 euros. Por eso, la amortización de la inversión inicial es “variable”, ya que en una industria de una dimensión media puede estar en cinco o seis años, pero en una vivienda o comunidad de propietarios, depende también de condiciones, como que haya excedentes de energía que se vuelcan a la red eléctrica o que sean edificios con sistemas de calefacción a base de aerotermia o geotermia. “Es muy variable, en general la inversión se amortiza en un periodo de entre cinco y catorce años”, afirma González.

El momento actual es un “buen momento” para estas industrias, ya que existe una importante demanda para la adquisición de placas solares. Y dentro de la zona centro en la que se encuentra Segovia, esta provincia es un territorio propicio para instalaciones de energía solar, sobre todo a nivel de producción, ya que además de que se registran muchos días claros, el frío que hay en Segovia durante muchos meses al año también favorecen la producción de energía solar.

Producción en Segovia

La Consejería de Economía y Hacienda constituyó el 14 de octubre de 2020 la Mesa de Autoconsumo de la Energía Solar Fotovoltaica con el objetivo de impulsar una energía distribuida, renovable y accesible que promueva el ahorro energético y económico de hogares e industrias, así como para facilitar el desarrollo de energías que reduzcan las emisiones de CO2 a la atmósfera. A través del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), la Junta ha convocado subvenciones para fomentar la implantación de instalaciones de autoconsumo energético y de almacenamiento detrás del contador, así como para la renovación de sistemas de climatización con renovables. A través de estas ayudas se puede subvencionar la inversión en equipos y materiales; la obra civil; los equipamientos electromecánicos, hidráulicos, de control y auxiliares; los sistemas de gestión y monitorización; y la redacción de proyectos, memorias técnicas y dirección facultativa, entre otras actuaciones.

La cuantía de las ayudas varía en función del beneficiario y del tipo de instalación: en el caso de la energía solar fotovoltaica, los particulares pueden beneficiarse de ayudas de hasta un 50% del coste subvencionable. En Segovia, hasta el 31 de enero de 2022, se han registrado 466 solicitudes por valor de seis millones de euros. Según los datos facilitados por la Delegación Territorial, en la provincia hay 23.730 kilowatios de generación eléctrica de autoconsumo, con una inversión hasta ahora de 17,4 millones de euros.

En la actualidad, están convocadas subvenciones con plazo de solicitud hasta el 31 de diciembre 2023. Existen diferentes programas de subvenciones para realización de instalaciones de autoconsumo, en el sector servicios, en otros sectores productivos, en el sector residencial, las administraciones públicas y en el tercer sector. Los destinatarios de las ayudas pueden ser, en función del programa, particulares, empresas, entidades del tercer sector o administraciones públicas, siempre que cumplan los requisitos exigidos.

Estas ayudas para el autoconsumo, además de para instalaciones de energía solar fotovoltaica, también son para energía eólica, y la subvención máxima a percibir se corresponderá con los cinco primeros megavatios de potencia de la instalación.

Oficina municipal de energía

El Ayuntamiento de Segovia pondrá en marcha una oficina municipal de energía que funcionará como punto de información, formación y dinamización de acciones en materia energética y sostenibilidad para la ciudad, dirigido a familias, pymes y autónomos segovianos. El último pleno municipal aprobó esta propuesta, planteada por Podemos-Equo, con el apoyo de PSOE e IU, y la abstención de PP y Ciudadanos. A través de esta oficina, se creará un nuevo programa de ayudas dirigido al tejido económico de la ciudad, especialmente a autónomos, pymes y microempresas, para afrontar la actual crisis energética. Este programa contemplará ayudas directas al pago del sobrecoste de suministros y subvenciones para el fomento de la eficiencia energética y la instalación de sistemas de autoconsumo eléctrico. Desde Podemos consideran que estas medidas no serán positivas si no se actúa sobre el precio de la energía de forma decidida. Por ello, Segovia trasladará al Gobierno de España su apoyo para llevar a cabo las iniciativas legislativas que sean necesarias para contener y limitar los precios de la energía y para superar la dependencia de la economía de los combustibles fósiles, apostando por energías limpias y renovables.