La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, el miércoles pasado en el minuto de silencio del Azoguejo. / Kamarero
Publicidad

El paso de la provincia de Segovia a fase 1 ha supuesto esta semana un aumento de la movilidad personal y de las interacciones sociales, cuestiones que, a medida que se avance en el proceso de desescalada, continuarán aliviándose hasta llegar a la nueva normalidad. Llegado a este punto, la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, insiste en la necesidad de no perderle el respeto al virus y no relajar actitudes en cuanto a las medidas de protección personal y distanciamiento social se refiere.

“Hemos conocido en los últimos días la aparición de diferentes rebrotes en otras partes del territorio español como Lleida, Totana (Murcia), Cuenca o Ceuta. Estas situaciones, detectadas precozmente, han podido controlarse gracias al aislamiento de los nuevos contagiados, pero han supuesto un riesgo de retroceso en la desescalada de estas zonas”, señala la Subdelegación en una nota de prensa.

En ese sentido, Lirio Martín añade que “la transición hacia la nueva normalidad no es un proceso lineal que nos lleva de la fase 0 a la fase 3, puede haber retrocesos en los cambios de fase si la situación sanitaria empeora”.

“Estamos comenzando a recuperar poco a poco la actividad comercial que ha estado detenida durante el estado de alarma y un retroceso a fase 0 supondría volver a la situación inicial, al cierre de los comercios, al inicio del proceso, algo que tendría consecuencias negativas para la situación económica de nuestra provincia, ya de por sí golpeada duramente durante esta pandemia”, insiste.

La subdelegada resalta que el comportamiento de la sociedad segoviana ha sido ejemplar durante esta etapa de confinamiento y este llamamiento a no perderle el respeto al virus se hace para evitar un exceso de confianza y que la situación empeore.

Son muy pocos los ciudadanos que de forma irresponsable se han saltado las normas establecidas poniendo en riesgo la salud del resto de la población, admite, y por eso debemos “continuar con actitud preventiva y realizar un último esfuerzo para poder celebrar lo antes posible que hemos vencido al virus, que la pandemia está controlada y centrar todos nuestros esfuerzos en la recuperación económica de nuestra provincia”, añade.

Martín recuerda que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado siguen velando por el cumplimiento de las normas. “Han realizado una labor encomiable durante todo el estado de alarma y nunca podremos agradecérselo lo suficiente”, afirma. “Son, junto a los sanitarios y los trabajadores del sector primario, los héroes de esta situación que nadie deseaba y no han escatimado esfuerzos en su afán por mantener la seguridad ciudadana y ayudar en el cumplimiento de las diferentes restricciones por las que hemos ido pasando siempre pensando en el bien de todos los ciudadanos y ciudadanas”, indica.

“Un rebrote y el consiguiente retroceso en las fases de la desescalada es algo que no nos podemos permitir estando tan cerca del final”, por eso “apelamos a la responsabilidad personal de todos los segovianos para continuar por el buen camino y no poner en peligro la vida de quienes nos rodean”, concluye.

La AIHS pide responsabilidad

El director gerente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), Javier García Crespo, considera que en esta fase 1 que comenzó hace casi una semana “hay que preocuparse de arrancar bien las actividades permitidas, con seguridad y con responsabilidad, algo importantísimo porque al final todo depende de la responsabilidad individual”.

García Crespo, que padeció y superó la Covid-19 y conoce las consecuencias y la facilidad del contagio, recuerda que “esto no se ha acabado. Hay gente que como ya se puede salir más piensa que ya está, y es un error. Puede que un rebrote sea peor”.
El gerente de la AIHS, que opina que la apertura de terrazas por los negocios de hostelería depende de cada caso particular, aboga por la sensatez de empresarios y clientes.

Tanto él como los miembros de la directiva de esta agrupación, recuerdan que la hostelería segoviana no puede vivir solo de los segovianos y, aunque estos son recibidos en sus establecimientos con alegría, la rentabilidad de la mayoría de negocios depende del turismo y de que vuelva a permitirse, al menos, la movilidad entre provincias.

El vicepresidente de la AIHS, ademas, cree que aunque dentro de un tiempo la situación sanitaria sea mejor todavía que la actual e incluso que una vacuna pueda poner fin a la pandemia de este coronavirus, “el miedo se va a quedar en toda una generación” y la hostelería tendrá que convivir con eso garantizando la seguridad higiénico-sanitaria en sus locales y servicios.