La solidaridad hacia los animales sobrevive a la pandemia

5 1nerea WEB 1
En comparación con 2020, las adopciones han aumentado en Segovia y se han llevado a cabo 44 en lo que va de año. / NEREA LLORENTE

La actual crisis sanitaria ha hecho estragos en buena parte de los sectores económicos. La sociedad, en general, no ha logrado escapar de su impacto. Pero hay algo que no parece haberse resentido: la solidaridad de los segovianos hacia los animales. En comparación con 2020, las adopciones han aumentado en Segovia, puesto que se han llevado a cabo 44 en lo que va de año, de acuerdo con los datos proporcionados por la Asociación Protectora de Animales de Segovia, lo que lleva a su presidenta, María Jesús Serrano, a creer que esto es síntoma de que “la gente está más concienciada”.

De las 44 adopciones que se han producido en 2021, 26 han sido de gatos y 18 de perros, siendo estas en su mayoría, de raza pequeña y galgos, lo que indica un cambio de tendencia. “Antes solo tenían galgos los cazadores y a día de hoy hay muchísimos viviendo con familias”, asegura la presidenta de la protectora ‘Animales de Segovia’.

Pese a ello, tampoco se ha detenido el volumen de abandonos, puesto que las cifras de recogida se mantienen: han realizado 91 (56 de perros y 35 de gatos) hasta el mes de noviembre. En muchos casos, ni siquiera el disponer de un microchip identificativo frena el deseo de abandono. Cuando esto sucede, la protectora interpone una denuncia (por el momento, ha interpuesto siete), aunque Serrano lamenta que “muchas veces las multas que ponen a los propietarios no llevan a ningún sitio o les compensan más que tener al animal”.

En Segovia, los animales que más recogen son, “con diferencia”, deshechos de caza, galgos en su mayoría, aunque también podencos, y de ganadería. “Se trata de gente que tiene perros nuevos y los otros no les valen porque no cazan bien o no son rápidos”, denuncia Serrano.

A menudo, la protectora de Segovia recibe llamadas de quienes quieren deshacerse de sus perros o gatos. Pero la asociación no recoge a animales de particulares; les dan la alternativa de intentar ayudarles a buscar un hogar, ya que “el albergue no lo es”. En este lugar, los perros han de hacer frente a bajas temperaturas y heladas, por lo que se convierten en sitios de paso.

Buena parte de los abandonos se producen por ver al animal como un objeto, de ahí que Serrano piense que los abandonos son “una lacra bastante extendida”, que no se producirían si se consideraran parte de la familia.

Aunque subraya que “cada vez son más” los que están concienciados sobre el bienestar animal, la protectora ‘Animales de Segovia’ echa en falta una legislación “más fuerte”, capaz de frenar los abandonos y la utilización de los animales en ganadería, y de ejercer más control en la caza. “Mientras los perros se sigan utilizando para estos usos y se sigan viendo como un objeto, el resultado es que no importe lo que pase con ellos”, declara Serrano.

Así, la red de protección de animales de Segovia no ha cesado en su labor y ha seguido cumpliendo su función pese a las dificultades de la pandemia, con el objetivo de dar segundas oportunidades a perros desvalidos.