San Cristóbal registró un incendio el pasado sábado./ROCÍO PARDOS
Publicidad

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha ampliado la alerta por riesgo meteorológico de incendios forestales en Castilla y León el próximo lunes 10 de agosto. Se mantienen para estos días las mismas restricciones y medidas preventivas ya establecidas esta semana. El jueves se posicionó la continental sahariana, masa de aire caliente en altura, en la Comunidad, generando altas temperaturas y elevados índices de inestabilidad. Esta situación meteorológica motivó la declaración de alerta de incendios forestales para jueves y viernes. Las predicciones de ayer anticipaban la permanencia de la continental sahariana al menos hasta el lunes 10 de agosto. Esta permanencia provocará elevadas temperaturas, generará una gran desecación de los combustibles y un incremento notable del riesgo de ignición, lo que puede llegar a originar incendios y situaciones de gravedad durante dicho periodo.

Además de estos incrementos en las temperaturas, se espera un aumento de la inestabilidad atmosférica, detectado por los índices Canadiense y de Haines, que indican un crecimiento de la probabilidad de fenómenos de propagación de los incendios de tipo convectivo, con mayor incidencia mañana domingo.

Ante esta situación, la Junta declaró ayer, por Resolución del director general de Patrimonio Natural y Política Forestal, la ampliación de la situación de alerta meteorológica hasta el lunes.

Se solicita a la población que, además de extremar las medidas de prudencia, tenga la máxima precaución en sus actividades al aire libre, primando su seguridad y la del monte, y avisando a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales. También se alerta a las empresas e instituciones que realizan trabajos y actividades al aire libre, dentro y fuera de la zona forestal, para que extremen la precaución en la ejecución de los mismos, por la posibilidad de que originen fuegos que alcancen las zonas forestales.

La Resolución mantiene la prohibición del uso de barbacoas y el uso de los ahumadores en la actividad apícola; suspende las autorizaciones de uso del fuego y de fuegos artificiales; y prohíbe el uso de maquinaria que en su funcionamiento habitual despide chispas, como sopletes, soldadores o radiales en el monte y franja de 400 metros de terreno rústico que lo circunda.