Dos personas contemplan una de las obras de la colección, que desde ayer se pueden ver en las salas del Palacio y de las Caballerizas. / nerea llorente
Publicidad

Ya se pueden ver en el Torreón de Lozoya los paisajes de la Colección Agustín de Diego, una selección de más de 60 pinturas, cuyos autores pertenecen al panorama contemporáneo, fundamentalmente español, creadores que trabajan dentro de la figuración, pero con unos intereses muy distintos. Así, se pueden encontrar desde nuevos plenairistas a hiperrealistas, pasando por muestras de realismo metafísico, neoimpresionistas, simbolistas e incluso algún ejemplo de realismo constructivista. Una sección especial de la muestra inaugurada ayer por la tarde está dedicada a la Sierra de Guadarrama, al objeto de sensibilizar sobre la enorme belleza e importancia de estos parajes tras los incendios de Miraflores y La Granja.

No es casualidad, ni anecdótico, que ese territorio entre Madrid y Segovia, marcado por la Sierra de Guadarrama, sea el gran protagonista de la colección de Agustín de Diego. Y no sólo porque desde que este coleccionista tiene uso de razón se ha movido por aquellos valles y montañas, disfrutando de ese infinito laberinto de bosques y roqueros, sino porque ahí fue donde nace y se forja, en buena medida, el género del paisaje contemporáneo en España.

La docena larga de artistas seleccionados en esta sección forma parte de una tradición que comienza con Diego Velázquez, creador que utilizaría una y otra vez estas montañas como telón de fondo de sus retratos; lo mismo que en obras de Goya o de artistas del siglo XIX, se reconocen en aquellas  pinturas los  lejanos  perfiles  de La Maliciosa, de esos ‘Siete Picos’ que algunos conocen como la ‘Sierra del Dragón’, o de la Cuerda Larga -la última en permanecer nevada antes del verano-,  objeto también de inspiración para artistas actuales, presentes en esta colección, como Víctor Bartolomé o David Morago Caro.

La exposición, que podrá visitarse hasta el próximo 24 de noviembre en el Torreón de Lozoya, recupera las visitas guiadas gratuitas a la muestra, que se celebrarán los miércoles y jueves, a las siete de la tarde, sin necesidad de reserva.