Centro de flores, con los colores de la Cofradía del Santo Cristo de la Cruz, en la ermita del Cristo del Mercado. / Nerea Llorente
Publicidad

Para los cofrades y devotos segovianos, esta Semana Santa en confinamiento ha sido especialmente triste, por los muchos fallecidos a causa del Covid-19 y por la imposibilidad de vivir las procesiones y actos litúrgicos en sociedad, confraternizando desde los templos y las calles de Segovia. Por ese motivo han sido especialmente emotivos, y muy valorados en redes sociales, en Youtube y aplicaciones como WhatsApp, las muestras de devoción y de tradición como la protagonizada la tarde del Jueves Santo por Mayte Mañas y su hija, cantando su ‘saeta’ al Cristo del Mercado, el Santo Cristo de la Cruz, desde su ventana; o la generosidad de Floristería Osiria con las cofradías, distribuyendo hermosos centros de flores en los templos donde guardan sus imágenes, así como las numerosas interpretaciones musicales, con dulzaina o con otros instrumentos, a partir de la convocatoria de la Junta de Cofradías: del balcón a todo el barrio.

Más de un centenar de músicos de las cofradías de Semana Santa de Segovia salieron a sus balcones para tocar las marchas el pasado Jueves Santo desde el confinamiento que cumplen los vecinos debido a la crisis del coronavirus.

El acto conmenzó las 19,30 horas bajo la coordinación de la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Segovia y participaron más de cien músicos de todas las hermandades penitentes de la ciudad, según informó a Efe el presidente de la Junta, Víctor García.

La Banda de Cornetas y Tambores Félix Martín de la Cofradía de la Oración en el Huerto del barrio de San Lorenzo, la de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad Dolorosa de la Iglesia de Santa Eulalia o la de la Cofradía de la Flagelación del Señor son algunos de los grupos que participaron.

Decenas de músicos de estas comunidades se asomaron a sus balcones y ventanas con sus cornetas, trompetas, tambores y bombos para tocar diversas marchas típicas de Semana Santa, aunque de forma simplificada debido a las dificultades de armonizar tantos instrumentos en la distancia.

De esta ardua tarea se encargó uno de los coordinadores de las bandas de Segovia, Abel Luca de Tena, quien desde su casa, con su corneta y a través de una retransmisión en directo de Facebook, marcó la referencia para el resto de músicos en sus domicilios y llamado a la oración entre pieza y pieza.

La Junta de Cofradías también convocó a los vecinos de Segovia a celebrar este jueves unos minutos de silencio a las 19,55 horas por los enfermos y fallecidos por coronavirus desde el comienzo de la crisis sanitaria.

Ya a las 20,00 horas, los ciudadanos de la capital participaron del tradicional aplauso en homenaje a los sanitarios y otros profesionales que combaten la pandemia desde sus puestos de trabajo, al que se unieron el jueves los tambores de los músicos de las cofradías.

La interpretación de las marchas de Semana Santa desde las ventanas el jueves tenía el objetivo específico de llegar al público con mayor dificultad para acceder al resto de actividades por Internet y que integran buena parte de los fieles de la Semana Santa, los ancianos.

Según Víctor García, con el concierto del Jueves Santo se ha querido rendir un pequeño homenaje a este colectivo, que aunque puede seguir la programación especial por televisión y radio, de esta forma ha tenido oportunidad de sentir “el calor humano” en sus barrios, “más allá de la pantalla”