El artista, que creció en Segovia antes de convertirse en un referente de una fructífera carrera profesional fuera de España, trabaja en este proyecto que se presentará el día de San Pedro. / E. A.
Publicidad

Gonzalo Borondo, uno de los artistas españoles contemporáneos con mayor proyección internacional y cuya obra en espacios públicos se encuentra repartida por todo el mundo, inicia a partir de la próxima semana la ejecución de su proyecto artístico ‘Insurrecta’, con el que el Ayuntamiento de Segovia conmemora el 500 aniversario del levantamiento comunero en la ciudad.

El artista regresa con este proyecto a Segovia, la ciudad que le vio crecer y donde recientemente ha abierto un espacio de creación y expositivo, ‘Spazio en blanco’, después de una fructífera carrera profesional desarrollada fuera de España, que le ha llevado a exponer en museos, festivales y otras instituciones de todo el mundo.

Culminará así un intenso trabajo creativo que se inició en octubre del pasado año, cuando recibió el encargo de la Concejalía de Cultura, y que estos días se materializará sobre las 32 vallas publicitarias que hay en la ciudad. En la ejecución de las obras se emplean técnicas mixtas: pintura, collage, animación y realidad aumentada, junto con esculturas realizadas sobre paneles de microforjado con las que se desbordan los límites del marco de la obra.

‘Insurrecta’ pretende generar un recorrido urbano; el uso como soporte de las vallas publicitarias convertirá la ciudad en un museo al aire libre. De este modo, Segovia será escenario de un proyecto pionero en nuestro país y también a nivel internacional, por el tipo de soporte utilizado y por su extensión a toda la ciudad, creando una obra que será un importante atractivo cultural y artístico, tanto para los ciudadanos como para los visitantes.

Las 32 obras estarán repartidas en 17 localizaciones, ubicadas en diferentes puntos de la ciudad. A su vez, se dividen en 5 capítulos, que hilarán de forma sugerente los hechos históricos de la rebelión con una lectura personal y crítica del artista hacia la contemporaneidad. Borondo busca conmemorar a los comuneros profundizando en la idea de revuelta y ampliando el análisis de las luchas de poder más allá del marco establecido, aplicándolo a otros frentes como el pulso entre la humanidad y la naturaleza, el diálogo entre lo urbano y el paisaje natural, los efectos de la imposición en la sociedad, y un largo etcétera.

La situación de las localizaciones invita a descubrir un paisaje segoviano menos conocido, impulsando la visibilidad de los denominados ‘No Lugares’. El proyecto servirá también para poner en valor las vallas publicitarias, de cara a su futuro.

Al mismo tiempo, los segovianos podrán ser partícipes y testigos durante el mes de junio del proceso creativo de Borondo.

Está previsto que el proyecto finalice y se presente oficialmente el 29 de junio, día de San Pedro, día festivo en la ciudad, cuya celebración se ha suspendido este año a causa del coronavirus.

El proyecto incluye la edición de un mapa en el que figurará la ubicación de todas las vallas intervenidas por Borondo, para que los ciudadanos puedan recorrer las obras, paseando, en bicicleta o desde el automóvil.

Además, el mapa incorpora un relato de la Revuelta por cada una de las intervenciones, así como unas marcas en cada parada que señalarán la perspectiva ideada por el artista para la contemplación, aunque se invita a que los espectadores observen las obras con la mayor libertad, y generen sus propios recorridos.

La exposición tendrá una duración de diez meses, hasta el 23 de abril de 2021, fecha en la que culminan las conmemoraciones de la rebelión comunera. Su clausura se acompañará con una exposición en la Sala de La Alhóndiga de las obras originales que Borondo ha pintado para la realización de este proyecto.

Asimismo, una de las vallas, la elegida por votación popular, quedará para siempre como testimonio y recuerdo de esta conmemoración y formará parte del paisaje segoviano de forma indefinida. El artista pintará directamente sobre la valla la obra más votada.

Aunque concebida antes de la pandemia, la exposición se ha revelado, por sus características, como especialmente oportuna para el contexto derivado de las medidas de prevención contra el coronavirus, al permitir una visión individualizada, al aire libre, evitando aglomeraciones y cualquier situación de riesgo para los espectadores. ‘Insurrecta’ se presenta como una alternativa expositiva para el periodo de ‘nueva normalidad’.

Borondo, cuyo planteamiento creativo también sufrió una gran transformación tras su experiencia de la situación social provocada por el coronavirus, concibe el proyecto como una iniciativa cultural a disposición de los ciudadanos.

29 de mayo

El 29 de mayo de 1520, hace ahora 500 años, en Segovia se registraban los primeros disturbios populares prendiendo la llama de la rebelión comunera en toda Castilla, con el ajusticiamiento a manos del pueblo de los recaudadores reales y, posteriormente, del procurador Rodrigo de Tordesillas, acusados de traición por apoyar a Carlos I frente a los intereses de la ciudad.

La ciudad, que había desarrollado a lo largo de siglos un especial celo por sus libertades y autogobierno, se levantó indignada contra lo que consideraron una afrenta y se movilizó en una intensa protesta pública.

Este fin de semana, 500 años después, era la fecha prevista por la Concejalía de Cultura para desarrollar las actividades que el Ayuntamiento había programado con motivo del quinto centenario. Las circunstancias actuales solo permiten la realización del proyecto encargado a Gonzalo Borondo.

La fecha ha coincidido además en el tiempo con el periodo de luto oficial declarado por el Gobierno en reconocimiento a las víctimas provocadas por el coronavirus, por lo que se ha evitado cualquier tipo de acto público vinculado a esta presentación.

Trayectoria internacional

Con proyección del arte contemporáneo en espacios públicos, Borondo intenta romper las barreras entre arte y vida, cuestionando los límites de la herencia cultural del contexto, a la vez que le rinde un respetuoso homenaje.

Su obra es fruto de un poderoso diálogo entre su arte y los espacios en los que se ubica.

Entre sus realizaciones más recientes destacan la intervención en el templo de Chartrons, en Burdeos, en el marco del ciclo cultural Liberté! 2019, sus intervenciones en el Museo Contemporáneo de Roma (2018-2019), en el Festival de MusiquesInterdites de Marsella, en Berlín (UrbanNationContemporary Art Museum), y en el Festival Altrove (Italia), entre muchos otros.

Ha protagonizado exposiciones individuales en Madrid, París y Londres y tiene murales en Kiev, Londres o Las Vegas.